Impuesto por alumbrado público

Tarifazo por partida doble en Colonia y campaña por las redes sociales

El pasado viernes 16 de diciembre se llevó a cabo la votación del nuevo impuesto al alumbrado público en el Departamento de Colonia. En la sesión llevada a cabo en la Junta Departamental, la propuesta de la gestión del intendente Carlos Moreira fue acompañada en su totalidad por la bancada de ediles del Partido Nacional y por siete ediles frenteamplistas.

Viernes 23 de diciembre de 2016 | 11:43

El impuesto aprobado implica que los habitantes del Departamento de Colonia pagarán 100, 200, y hasta 300 pesos en concepto de “alumbrado público”, el cual se cobrará en las facturas de UTE. Este impuesto se suma a la suba de 8% en las tarifas del ente público ya anunciadas por el Ministro de Economía y Finanzas, Danilo Astori. La discusión y votación del impuesto causó divisiones y enfrentamientos en la misma bancada del Frente Amplio. Los ediles del Partido Socialista el pasado martes publicaron una carta defendiendo su postura a favor del impuesto en concordancia con el Intendente Carlos Moreira del Partido Nacional.

¿Quién se beneficia y quién es perjudicado?

Con este impuesto no vivirán peor ni los dueños de las empresas de transporte, ni de los hoteles y restaurantes, tampoco los sectores ricos del campo. Los dueños de Colonia seguirán viviendo muy bien y el intendente seguirá cobrando 340 mil pesos de sueldo. La Colonia que se ve afectada con estos nuevos impuestos y sobre la que quieren cargar sus espaldas con el déficit departamental es la Colonia de los trabajadores y sectores populares. Esa Colonia de los trabajadores del rubro hotelero y gastronómico en situación de precarización laboral con salarios mínimos; la de los trabajadores y trabajadoras de las tiendas del Shopping que tienen que realizar cualquier cantidad de horas extras para llegar a fin de mes, o la de madres y padres que en época de clases tienen que optar por cuál de sus hijos mandar a la escuela porque no tienen dinero para el transporte.

Entrevistado por La Izquierda Diario, Luis “Toto” Rivas, trabajador de ABC Coop y activista del movimiento por el boleto escolar gratuito manifestó su desacuerdo con la medida. “Con esta nueva disposición la gente más humilde deberá pagar hasta 300 pesos de más por un servicio de alumbrado que la intendencia ni siquiera se compromete a brindar a todos”, explicó. Y agregó que “Mientras tanto, los habitantes de los barrios residenciales de la rambla en Colonia del Sacramento, por ejemplo, pagarán lo mismo que antes hasta con una reducción de un 30% en la tarifa, lo que el Partido Socialista remarca que es un hecho de solidaridad… ¡con los más ricos!”.
Además de denunciar el doble tarifazo, Rivas remarcó la necesidad de que los trabajadores, las mujeres, y la juventud de todo el departamento se movilicen contra esta medida.

Un impuesto inconstitucional

Algunas de las voces que se levantan contra el impuesto plantean que históricamente la intendencia departamental cobraba una tasa por concepto de alumbrado público junto a la contribución inmobiliaria. A su vez, alegan que la "tasa" se diferencia del "impuesto" en que a cambio del pago de la primera, el contribuyente debe recibir un servicio por parte de la administración, y debe ser divisible; y la recaudación por concepto de la misma debe ser volcada por completo al servicio. En cambio, un impuesto se fundamenta desde el punto de vista legal en el "poder de imperio del Estado, y la administración se reserva el derecho de hacer lo que considere necesario con el dinero recaudado". Así lo manifiesta el Dr. Ricardo Aranda en su publicación levantada por varios medios. El abogado argumenta que al eliminarse la tasa para crearse el impuesto se elimina el vínculo entre quien paga el servicio y quien lo recibe. Además, Aranda hace referencia al artículo 297 de la Constitución de la República, por el cual no sería constitucional la aplicación de este impuesto, ya que el "alumbrado público" no está enumerado entre los ítems de donde la intendencia está en condiciones de recaudar.

En el caso de Colonia es un claro ejemplo de que con este impuesto seguramente la intendencia utilizará la recaudación para tapar algo del gran déficit que vienen acumulando las intendencias blancas que ya en 2015 ascendía a más de 700 millones de pesos.

Organizaciones sociales lanzan campaña en las redes contra el impuesto

En las últimas horas, diversas organizaciones sociales, feministas, y de izquierda comenzaron una campaña vía redes sociales para manifestar su malestar y rechazo al impuesto al alumbrado público. Se creó el grupo de Facebook "NO!!! al tarifazo en Colonia". Los organizadores del mismo llaman a realizar una campaña de fotos en las redes con carteles contra el tarifazo.

La Izquierda Diario pone su plataforma digital al servicio de la más amplia difusión acerca de problemas que afecten a la calidad de vida de los/as trabajadores/as, las mujeres, y la juventud coloniense.




Temas relacionados

Uruguay   /   Tarifazo   /   Impuestos   /   Luz

Comentarios

DEJAR COMENTARIO