Economía

CRÍTICA “ECONOMIA EN COLORS”

TV3 y su apología del capitalismo ultra-liberal

El pasado domingo se estrenó en TV3 en prime time “Economia en colors”. Un programa presentado por Tian Riba y el economista liberal Xavier Sala i Martín. Tuvo una espectacular audiencia de 673.000 espectadores y un 21,2% de cuota de pantalla en Catalunya.

Pere Ametller

@pereametller

Viernes 9 de octubre de 2015

Logotipo de presentación del programa "Economia en colors"

Sala i Martín es un conocido economista de corte liberal que interviene frecuentemente en el programa ’Divendres’ de TV3, en RAC1 y escribe en el diario ARA. El nuevo programa se presenta como un intento de explicar de una manera amena el funcionamiento de la economía.

Esta primera emisión se centró en la innovación. Lo hizo trazando un paralelismo entre el emprendimiento empresarial y la ’invención’ que caracteriza al entrenador de fútbol Pep Guardiola y su jugada del ’falso 9’. Una innovación deportiva en la que el delantero se sitúa más atrás de lo habitual en el terreno de juego. El legendario ex-entrenador del Barça intervino también al final del programa.

Esta “lección” de economía habló también de Ikea, Zara, Starbucks, Circ de Soleil, McDonalds, Apple o Coca-Cola. Se presentaron como grandes ejemplos de innovación y éxito empresarial. Lo cierto es que son empresas que han conseguido arrasar en su sector, qué duda cabe. Han conseguido ser más atractivas en el mercado que su competencia y atraer una demanda descomunal.

Pero los ingentes beneficios no los consiguen, como pretende reducir Sala i Martin, a partir de haber tenido una idea genial. Hay un elemento central sin el que es imposible explicar su “éxito empresarial”. Me refiero a su papel de “campeones” en la explotación del trabajo.

La fuente de sus ganancias es la misma que la de cualquier pequeña o gran empresa: pagar al trabajador menos de lo que genera. Pero estas multinacionales han llevado al extremo la explotación capitalista.

Sala i Martin pasó por alto que no se puede hablar del éxito de Zara y su grupo Inditex sin referirse a los talleres textiles del sudeste asiático con trabajo en semi-esclavitud para miles de trabajadores y trabajadoras. “Olvidó” también los suicidios de los trabajadores de las fábricas de Foxconn en China, que producen para Apple, a causa de sus condiciones de trabajo esclavistas. No podemos referirnos al éxito de Coca-Cola sin mencionar los despidos de masas aún con beneficios millonarios -como en el caso de Fuenlabrada- o su política anti-sindical que en países como Colombia incluyen el asesinato de sindicalistas. O del simpático Ronald McDonalds que oculta jornadas laborales de 12 y 14 horas detrás del mostrador por salarios de miseria., y no en el llamado “tercer mundo” si no también en EEUU y Europa.

El programa se dedicó a venerar estas grandes empresas sin tener en cuenta tampoco otros graves costes sociales de tan magníficos negocios. Por ejemplo la gran idea de Ikea y Zara es hacer productos de bajo coste y poco duraderos con un impacto ecológico brutal. O que Coca-Cola y McDonalds gastan cientos de millones de euros en publicidad para hacer adicta a amplios sectores de la población a su comida basura. Esto no representa ningún tipo de avance para la humanidad. Representa un avance de la obesidad y de las enfermedades que esta genera.
Si una idea quiso imponer este primer programa de “Econocmía en colors” era la de que el triunfo empresarial es siempre un triunfo de la sociedad. Desmenuzando sólo los mismos ejemplos que dieron se comprueba que no es así y la certeza de la frase de Marx de que la burguesía acostumbra a presentar sus intereses como los intereses del conjunto de la sociedad.

El programa ha recibido numerosas críticas en Twitter a causa de lo escandaloso que resulta este silencio sobre las condiciones laborales de las multinacionales alabadas.
En vez de explicarnos todo esto, el programa prefiere centrarse en la mitificación de la figura del “genio solitario”, como Guardiola, que con una idea brillante consigue grandes éxitos. Pero el mismo Guardiola reconocía en su entrevista que la idea del ’falso 9’ no es suya sino que ya había sido inventada y utilizada, y que al final lo que decide los partidos son los jugadores, no él y sus brillantes ideas. La metáfora elegida por el economista liberal quedó así cuestionada en el mismo plató.

TV3 y sobre todo el canal 33, su “hermano pequeño”, emiten habitualmente documentales de calidad e incluso críticos. Muchas veces no por la voluntad de sus directivos y la Generalitat, sino por la presión de sus trabajadores y movimientos sociales, como fue el caso de la emisión de Ciutat Morta. Pero resulta inaceptable que en horario de máxima audiencia se emita un programa sobre economía con un solo relato sobre esta: la visión ultra-liberal y del éxito individual.

Un relato que vende una versión “amena” de la economía presentada como “objetiva y neutral”, ocultando la fuerte ideología conservadora y pro-patronal que hay detrás. Y por supuesto, el programa adopta un relato que niega toda visión alternativa, que haga un análisis científico de la misma y no de “espectáculo” y esté comprometida con los obreros textiles de Bangladesh y no con Amancio Ortega, como la visión marxista.






Temas relacionados

TV3   /   Neoliberalismo   /   Capitalismo   /   Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO