Internacional

LUCHA Y ORGANIZACIÓN

Surge el Movimiento Revolucionario de Trabajadores de Brasil

El 12 de abril se fundó en Brasil el MRT (Movimiento Revolucionario de Trabajadores), una nueva organización que lucha por la revolución socialista, contra el sistema de explotación en el que vivimos actualmente en el capitalismo, y que busca una sociedad sin clases, sin opresiones ni violencia social, sin la soberanía del capital: una sociedad de fraternidad entre los trabajadores libremente asociados. Una sociedad comunista.

Miércoles 15 de abril de 2015 | Edición del día

El MRT surgió a partir del Congreso de la Liga Estrategia Revolucionaria – Cuarta Internacional, que votó en su sesión extraordinaria de su V Congreso el cambio de su nombre. Presidió el Congreso Marcelo Pablito Santos, dirigente del Sindicato de Trabajadores de la Universidad de San Pablo (Sintusp). El debate tuvo inicio con la apertura de Diana Assunção y Marcelo Tupinambá y contó con la presencia de de Val Lisboa, dirigente y fundador de LER-QI:
El Congreso tuvo como mesa honoraria la memoria de Leon Trotsky, los luchadores de la IV Internacional y el pueblo griego en lucha contra los ajustes. También comenzó entre otras, con saludos a la huelga docente, principal lucha en curso en el país, y al camarada Gaëtan, militante francés que se encuentra amenazado de cárcel por haberse movilizado en Francia.

El cambio en el nombre y la formación de una nueva organización expresa un cambio decisivo: el fortalecimiento de la organización con nuevos trabajadores, en la Universidad de San Pablo, en el metro de San Pablo, entre los profesores en huelga, en los correos, en bancarios, en las industrias y en muchos otros sectores, de otros estados como Rio de Janeiro y Minas Gerais, que forman parte activa de la discusión congresual de LER-QI. Esta nueva composición exige una nueva organización, que corresponda a los objetivos y necesidades de la nueva etapa.

El cambio también está relacionado con el enorme avance que la organización pudo ofrecer a los trabajadores con el lanzamiento de Esquerda Diário en Brasil, un instrumento latinoamericano de noticias e ideas que venimos impulsando internacionalmente con el objetivo de forjar las bases para el desarrollo de una alternativa política, inicialmente en el caso de Brasil frente a la crisis del PT, y más desarrollado en otros países, como en Argentina, frente a la crisis del kirchnerismo. Un fuerte instrumento de opinión que ha llegado a centenares de miles, con la perspectiva de sobrepasar el millón en los próximos meses.

El objetivo de crear un partido orientado hacia la revolución socialista, que parecía distante en décadas pasadas, se reactualiza con toda fuerza en el mundo a partir de la gran crisis capitalista iniciada en 2008, y en Brasil, con las masivas jornadas de movilizaciones de junio de 2013, que llevaron las masas a las calles y cambiaron en pocas semanas la historia política del país.

Se abrió una nueva etapa en la lucha de los trabajadores y la juventud, que generó en 2014 la mayor oleada de huelgas obreras de las últimas décadas en el país y ya comenzaron a dar señales a todos de la fuerza del verdadero sujeto de transformación social: la clase trabajadora.

Sin embargo, estas luchas en la nueva etapa evidencian un importante límite de los trabajadores en su lucha por la revolución social: la necesidad de crear un instrumento político, un partido revolucionario que esté verdaderamente enraizado en la clase y que tenga la capacidad de enfrentar el odio de las clases dominantes y las elites del país en la defensa de la población oprimida y el desarrollo de la revolución socialista.

Creemos que un partido como ese debería basarse en la interacción verdadera de las ideas de la revolución social con la masa trabajadora. Algunos partidos de la izquierda internacional han crecido en su influencia, como el Syriza griego o el Podemos del Estado español, siendo muy conocidos mediáticamente (por arriba) pero sin tener una verdadera militancia entre los trabajadores (por abajo). Este proyecto no puede estar a la altura de una revolución, sino de la ilusión y de nuevas derrotas de los trabajadores.

Una alternativa internacional que apunta hacia ese tipo de partido revolucionario que necesitamos ha surgido en Argentina, con la actuación del Partido de Trabajadores Socialistas (PTS) en el movimiento obrero y en la lucha de clases y la composición del Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT), un frente de organizaciones que reivindican la revolución socialista y han ofrecido una alternativa política a los trabajadores.

En este sentido, el movimiento se orienta hacia confluir con jóvenes y trabajadores que avanzan en el combate a la crisis capitalista en la perspectiva de construir u nPartido Revolucionario de los Trabajadores como solución clasista y revolucionaria a la crisis de dirección en el movimiento obrero frente a la confirmación, para nosotros, del paso del PT al bando de los capitalistas y la impotencia de la izquierda existente, que a pesar de muchos años actuando en sindicatos (como el PSTU) y en el parlamento (como el PSOL), fracasaron en construir para millones de trabajadores y jóvenes una alternativa revolucionaria al PT y al reformismo.

Por eso consideramos que el nuevo momento de la clase obrera brasilera plantea el desafío de organizar una unidad en la acción con todos los sectores antigubernamentales y clasistas para frenar los ataques en curso, siendo esta la base para debatir el programa y la estrategia para la construcción de un partido revolucionario de los trabajadores verdaderamente internacionalista, partiendo de las lecciones de la experiencia con el PT en Brasil.

*

Al final del congreso, Esquerda Diario entrevistó a Marcelo Pablito Santos, dirigente del Sintusp, que expresó que “esta nueva organización tiene el desafío de luchar para que la tradición de autoorganización que existe entre los trabajadores de la USP se expanda hacia otros sectores y se desarrolle como una nueva tradición en el movimiento obrero en todo el país”.

Francielton Bananeira, delegado sindical del metro de San Pablo, afirmó que “la necesidad de extender a todo el país la batalla por un movimiento sindical no corporativo, como hacemos actualmente en el metro, ligando las luchas económicas de este sector estratégico con la lucha por la estatización de los transportes bajo control de los trabajadores y usuario como forma de responder a lo que inicialmente fue la principal demanda de las jornadas de junio de 2013”.

Finalmente, Val Lisboa, histórico militante obrero que participó de la fundación del PT, expresó que “el MRT debe estar al servicio de construir un partido que saque hasta el final las lecciones de lo que fue la experiencia como PT, tarea que ni el PSOL ni el PSTU fueron capaces de realizar, ya que vienen mostrando su impotencia para expresar políticamente la oleada de luchas obreras que ha sacudido al país en los últimos años ".







Comentarios

DEJAR COMENTARIO