Deportes

FÚTBOL

Superliga: fecha 12 con un Boca recuperado pero con Argentinos y Lanús punteros

Este lunes finalizó la fecha con empates entre Central Córdoba de Santiago del Estero ante Vélez y Defensa y Justicia frente el Bicho de La Paternal, ambos sin goles. Triunfo de Lanús en su visita a Huracán.

Martes 5 de noviembre | 00:00

El lunes cerró con cambios en la tabla de posiciones: la victoria del granate en Parque Patricios y el empate en cero de Argentinos en su visita a Florencio Varela, ubica a estos dos equipos primeros, superando a Boca y River como escoltas. Pese a esto, una de las notas salientes de la fecha fue la goleada del equipo de Alfaro en La Bombonera, aunque para su gente todavía no alcanza.

Analizamos lo más importante que dejó la 12va. fecha del Torneo de Primera División.

Boca espanta a los fantasmas con una goleada 5 a 1 contra Arsenal y de local

El Xeneize hizo gala de su poder de fuego y se recuperó de la eliminación ante River por Copa Libertadores y de las derrotas ante Racing y Lanús por el torneo de Primera División

Boca logró espantar los fantasmas que provocaron la eliminación ante River y las derrotas contra Racing y Lanús: goleó 5-1 a Arsenal y se subió a la cima de la tabla del torneo de Primera División, aunque le duró solamente un día; terminada la fecha, volvió al lugar de escolta, que ocupa junto a River.

Fabra (dos), Carlos Tevez, Wanchope Ábila y Mauro Zárate convirtieron los goles para el Xeneize, que tuvo una gran efectividad ante el arco. Gastón Álvarez Suárez, de tiro libre, descontó para los del Viaducto. “Hoy salió todo redondo”, señaló el Apache, y tuvo razón: también contó con la ayuda de un Arsenal que falló varias situaciones.

El Xeneize saltó al campo de juego con el objetivo de quitarse de encima las últimas frustraciones. Ante un Arsenal que propone salir desde el fondo con la pelota al piso, presionó en bloque en tres cuartos del terreno, recuperó rápido la pelota y asfixió a su adversario en los primeros minutos orquestando situaciones claras.

La ambición del local desnudó grietas en un equipo no tan acostumbrado a jugar con la defensa casi en mitad de campo. Con transiciones rápidas, el elenco del Viaducto llegó a fondo dos veces: en una, García pifió el toque cara a cara con Andrada; en la otra, Nico Giménez pateó débil y el arquero envió al córner.

Sin embargo, a los 15, Carlos Tevez firmó el 1-0. Provocó una falta cerca del área, un rechazo tras el centro dejó el balón vivo en el área chica y el Apache, de tijera, puso a Boca en ventaja.

Arsenal sintió el golpe. Y el Xeneize, con la movilidad de Tevez, retrocediendo para ser alternativa en el armado, algunas pinceladas de Bebelo Reynoso y Villa martillando a espaldas de Torrent, pudo ampliar el score, sobre todo en una corrida y remate del delantero colombiano que besó el palo izquierdo de Gagliardo.

Pero la visita sostuvo encendidas las alarmas. Por ejemplo, en el cabezazo de pique al suelo de Soraire a los 21′, que Andrada despejó arrojándose a su derecha. O la mediavuelta de Kaprof en las narices de Andrada que orilló la conquista.

A los 43′, Ramón Ábila despejó las dudas con una acción individual que contó con una dosis de suerte. Wanchope se llevó la pelota entre dos hombres, encaró al portero, que no opuso firme resistencia, y se terminó llevando el balón por delante para depositarlo en la red.

Los dirigidos por Gustavo Alfaro optaron por retroceder en el segundo tiempo, ceder espacios, y apostar a la velocidad en el contragolpe. Aunque continuó sufriendo en defensa, disfrutó del poder de fuego. A los 4, un potente remate sin ángulo de Fabra decretó el 3-0 y el duelo se rompió definitivamente. Arsenal optó por defender mano a mano, Andrada le tapó un remate cruzado a Kaprof, pero cada vez que el Xeneize contraatacó en masa, hubo aroma a gol.

Así, desde el desequilibrio de Reynoso, hubo dos goles más para Boca: uno de Zárate, que definió bien una acción similar a la que dilapidó Ábila en el segundo tiempo, y otro de Fabra, tras una pisada y centro atrás de Salvio. El descuento de Álvarez Suárez de tiro libre resultó anecdótico.

El equipo de Sergio Rondina, por su parte, lleva una racha de cuatro encuentros sin conocer la victoria: el último triunfo fue ante Estudiantes por 3-0, en la jornada 8 de la Superliga. A Boca le bastó para volver a sonreír... Y gritando por quintuplicado.

Racing volvió de Paraná con un punto que le sirvió más a Patronato

El vigente campeón no pasó del empate ante un Patrón necesitado de puntos. Reniero y Díaz marcaron los goles

Patronato recibió a Racing en el Vicente Grella: el vigente campeón viajó a Paraná con el objetivo de sumar 3 puntos y subirse a los primeros puestos de la tabla. Sin embargo, los del Chacho Coudet se encontraron con un planteo firme y apenas pudieron lograr un empate que le terminó sirviendo más a los de Mario Sciaqua.

Nicolás Reniero se estrenó para La Academia en el primer tiempo y Gastón Díaz cumplió con la ley del ex para marcar el 1 a 1. Así, Racing se perdió de meterse en la pelea por la punta.

Con dos goles de Silvio Romero, Independiente venció a San Lorenzo en Avellaneda

El delantero anotó un doblete, el segundo de penal, para el triunfo del Rojo por 2-1; descontó Oscar Romero. Fue un duelo de necesitados y con ambos equipos dirigidos por técnicos interinos

Independiente le ganó a San Lorenzo por 2-1 con un doblete de Silvio Romero, el segundo de penal. El empate transitorio del Ciclón fue obra de Oscar Romero. El flojo presente de ambos los encuentra transitando con técnicos interinos. Sin embargo, el elenco de Avellaneda se adueñó del clásico de necesitados y se acerca a los puestos clasificatorios a las competencias internacionales.

El Rojo, que debe un partido frente a Newell’s, está en la mitad de la tabla de posiciones, con 17 puntos, 7 menos que los líderes River, Boca y Argentinos Juniors, que jugará este lunes. Dirigido por Fernando Berón tras la salida de Sebastián Beccacece, estuvo cerca de ganar la fecha pasada en Santa Fe, pero se quedó en el final de partido y Unión se lo empató tras ir perdiendo 0-2.

Ese partido dejó la baja de Fabricio Bustos, expulsado tras doble amarilla, y la duda de Silvio Romero -autor de los dos goles frente a Unión-, que terminó con una molestia muscular. Sin embargo, el delantero fue de la partida y marcó los dos goles del triunfo ante el Ciclón.

Por el otro lado, el conjunto de Boedo (16) se quedó sin técnico la fecha pasada, ya que tras la derrota como local frente a Defensa y Justicia (3- 1) Juan Antonio Pizzi dio por terminado su segundo ciclo en el club. El ex entrenador de la selección de Chile había comenzado bien el torneo y llegó a pelear en lo más alto de la tabla, pero a partir de la sexta fecha perdió cinco de seis partidos -incluido el clásico con Huracán- y se terminó precipitando su salida.

Por el momento, los dirigentes de San Lorenzo optaron por el interinato de Diego Monarriz, que decidió patear el tablero, con cambio de nombres y de esquema. En el arco volvió el experimentado Sebastián Torrico, en defensa ensayó una línea de cinco -reapareció Santiago Vergini- y en la parte ofensiva apostó por el juvenil Adolfo Gaich, relegado por Pizzi.

El Estadio Libertadores de América fue testigo de este enfrentamiento entre dos grandes del fútbol argentino que se quedaron sin técnico en el transcurso de las dos fechas anteriores, ya que en la décima Sebastián Beccacece dejó su puesto en Independiente y en la undécima lo hizo Juan Antonio Pizzi en San Lorenzo. Por eso, ambas directivas, tras quedar truncos en poco tiempo sus respectivos proyectos con entrenadores en los que había depositadas muchas expectativas, decidieron echar mano nuevamente, con dos técnicos de las divisiones inferiores que ya habían utilizado en situaciones anteriores como Fernando Berón en el Rojo y Diego Monarriz en el Ciclón.

Claro que en el “mientras tanto” las dirigencias no se quedan de brazos cruzados y van por otros entrenadores que esperan les permitan recuperar parte del terreno perdido, aunque en ambos casos habrá pérdidas irreparables comunes, como por ejemplo el hecho de que ninguno de los dos tendrá posibilidades de jugar la Copa Libertadores del año próximo.

Por eso Independiente, luego de circular varios nombres de entrenadores que poco tiempo atrás estuvieron en el club y ahora se encuentran desocupados, tales los casos de Mauricio Pellegrino y el propio Ariel Holan, formalmente fue por otro técnico de muchos pergaminos pero sin apetencias de dirigir clubes del fútbol argentino, ya que aspira a hacerlo en otra selección (Ecuador), como antes lo hizo en Colombia: José Pekerman.

Mientras que en San Lorenzo la cuestión fue diferente, ya que el principal apuntado fue un preferido del vicepresidente, Marcelo Tinelli, como Néstor Gorosito, aunque éste ahora dirige a Tigre en la Primera Nacional y cuando descendió siguió en el cargo prometiéndoles a muchos de sus dirigidos que él continuaría si ellos también lo hacían. Si “Pipo” cumple con su palabra no cumplirá con su anhelo personal de volver a dirigir a San Lorenzo, como ya supo hacerlo y donde es muy querido desde su época de jugador. Si no lo hace, los que dejarán de sentir ese “afecto” de barrio que hoy le profesan serán los de Victoria.

Y todos estos elementos se trasladaron hoy a la cancha de Independiente, donde los hinchas exigieron al máximo a los futbolistas locales pero demostrando fidelidad a sus colores pese a este presente doloroso. Mientras que en la visita, que venía de tres derrotas consecutivas, la inestabilidad pareció unir a sus futbolistas en pos de tratar de dar vuelta una historia que hoy no pudo lograrse, pese a observarse una mejoría respecto de lo que venían haciendo con Pizzi.

Y por eso el Rojo, después de 13 años volvió a ganarle a San Lorenzo en Avellaneda, en una noche de Romeros, donde el que mejor aroma goleador dejó fue Silvio, el de Independiente, con sus tantos, uno en cada tiempo y el segundo de penal, mientras que el ex Racing Club, el paraguayo Óscar, muy denostado por los hinchas de Independiente por esa razón, logró la paridad parcial en el arranque de la etapa final.

Hubo dos Romero por lado, ya que además de los mencionados estuvieron por el local el volante Lucas y por la visita Ángel, hermano gemelo del anterior, y esa “paridad” también se trasladó al juego, donde la superioridad de Independiente en el marcador no se tradujo literalmente en la cancha. Esa igualdad en la medianía futbolística de ambos si se refleja, en cambio, en la tabla de posiciones, donde Independiente se ubica en la duodécima ubicación con 17 puntos, mientras que San Lorenzo está decimoquinto con 16.







Temas relacionados

Boca Juniors   /    Fútbol   /    Deportes

Comentarios

DEJAR COMENTARIO