Deportes

FÚTBOL

Superclásico: empataron Boca y River en un gran partido y se estira el suspenso

Con goles de “Wanchope” Ábila y Benedetto para Boca y Pratto e Izquierdoz (en contra) para River, el empate en 2 goles deja la definición para la revancha. Leve ventaja para River en una serie en la que puede pasar de todo.

Augusto Dorado

@AugustoDorado

Domingo 11 de noviembre de 2018 | 18:28

Luego de la suspensión por tormenta de ayer, esta vez falló el pronóstico: el futbolístico. Porque por el nivel de nerviosismo en una final de Copa Libertadores de estas características, donde el campeón se define en 180 minutos, y con el agregado de que chocaban los máximos rivales del fútbol argentino, todo hacía presumir que el partido sería trabado y friccionado. Pero Boca y River ofrecieron un muy buen espectáculo y, en un partido abierto, regaron de emoción y goles el encuentro de ida en la Bombonera.

Aunque River dejó una mejor imagen en lo colectivo, Boca destacó individualidades: empezando por el arquero Rossi (que va dejando atrás los fantasmas del cuestionamiento) y culminando sobre todo con sus dos delanteros, los estupendos “Wanchope” Ábila y el “Pipa” Benedetto, que se complementan y despliegan potencia, pincelazos de habilidad y –sobre todo- hambre de gloria.

Pero River pasó una prueba muy difícil y mostrando un atributo clave para este tipo de partidos: carácter y personalidad. Logró empatarlo dos veces, al principio impidiendo incluso que Boca asentara el festejo del 1-0 de “Wanchope” (donde Armani tuvo algo de responsabilidad descubriendo su primer palo). De esa manera River evitó asimilar la ventaja de Boca como un golpe y salió adelante. Y también destacó jugadores como Pratto arriba y Pinola en el fondo.

Antes de que terminara el primer tiempo, Boca volvió a decir “esta copa es mía” con un testazo de Benedetto (que había entrado desde el banco por la lesión de Pavón) ante la mirada impávida de Borré que tenía la tarea –dificilísima para él- de marcar al delantero xeneize que viene más “dulce” con el gol. Pero el equipo de Gallardo (esta tarde impedido de estar en cancha de Boca y de dialogar con su plantel) lo pudo empatar con un tiro libre que ejecutó desde lejos el “Pity” Martínez que elevó una pelota que cayó envenenada en la nuca de Izquierdoz y que terminó en la red del arco de Rossi. Así fue el 2-2.

Pasada la mitad del segundo tiempo, el partido se apagó un poco en intensidad. Pero tuvo una chance Boca de plasmar el triunfo con una contra en la que Tevez habilitó magistralmente a Benedetto que quedó solo mano a mano con Armani, ahogando el arquero de River el grito azul y oro.

Esto todavía no terminó: el campeón de la Libertadores 2018 se definirá en el Monumental recién en el fin de semana del 24 y 25 de noviembre (existe la posibilidad de que CONMEBOL determine el domingo 25 y no el sábado 24 como fecha para la revancha). El resultado pareciera más favorable a los de Núñez (más allá de que en la final no cuenta como ventaja el gol de visitante), pero en un superclásico de estas características es muy relativo hacer especulaciones. Lo que podemos afirmar es que en la primera cita estuvo presente el mayor protagonista: el fútbol. Habla bien de ambos equipos.







Temas relacionados

Bombonera   /    Superclásico   /    River Plate   /    Boca Juniors   /    Fútbol   /    Deportes

Comentarios

DEJAR COMENTARIO