Mundo Obrero

CABA

Subte: el PO se lleva “Laboratorio” directo a marzo

Respuesta a una polémica publicada en Prensa Obrera.

Pablo Peralta

Agrupación Bordó | Línea H

Jueves 6 de octubre | Edición del día

El último número de Prensa Obrera publica una nota titulada “El subte, laboratorio de flexibilización laboral”, con denuncias similares a las que publicamos en La Izquierda Diario el pasado 17 de mayo. Allí hacen un recorrido de algunos de los ataques que hemos sufrido y concluyen que “la agrupación Naranja ha dado la batalla en cada una de estas peleas. No así la Bordó -Violeta, que, integrando la conducción como minoría, no ha sido un factor de denuncia ni resistencia de ningún tipo.” Obvio que no se remiten a ningún hecho, porque en los conflictos que existieron a lo único que se resistieron fue a pelear.

Las dos peleas que tuvieron más impacto en este último año

En primer lugar, la de los compañeros de las empresas de seguridad contra sus condiciones de trabajo, exigiendo que se les reconozca un convenio vigente y pidiendo estabilidad laboral. Esta pelea tuvo múltiples acciones, recorridas, fondo de lucha, discusiones en el sindicato y el plenario de delegados, declaraciones de diputados y legisladores, y finalmente nada más y nada menos que cinco cortes de vías. Aquí la resistencia del PO fue ENORME, no hubo forma de convencerlos de que apoyaran tan sólo en una oportunidad, ningún apoyo al fondo de huelga. En muchas ocasiones estuvimos rodeados de policías, amenazados de desalojo y nada de eso derrotó la terrible resistencia del PO… a apoyar una lucha concreta. Eso sí, para esclarecer a los compañeros no faltó el miembro de ATM que en una reunión de solidaridad les dijera “les ofrecemos pelear por el pase a planta, pero si no toman nuestro programa no vengan después a pedir ayuda”.

En segundo lugar hubo un importante proceso de resistencia a los planes de la empresa en el sector estaciones (boleteros, auxiliares y limpieza). El PO boicoteó toda acción común para resistirlo sosteniendo que el resto de los delegados reivindicaba un acta firmada por la mayoría de la directiva (del 2013, donde la empresa sostenía compromisos que se hallaban incumplidos). Este proceso tuvo varias aperturas de molinetes, al menos tres paros por línea por cortes de vía (impulsados centralmente por delegados identificados con la Violeta) y hasta un plebiscito donde se logró derrotar a la mayoría de la directiva, propuesto por nosotros. Aquí también el PO ofreció una resistencia imposible de derrotar… a sumarse al conflicto.

Estos fueron los dos grandes conflictos que nos atravesaron el último año, nosotros estuvimos siempre junto a los compañeros que peleaban. El PO no.

También en la B hubo resistencia a los ataques. Allí la empresa aprieta a los trabajadores de tráfico para que den una quinta vuelta, que atenta contra la jornada de 6 horas. Se resistió a esta pretensión y se llegó a un paro de 24 horas por los descuentos que Metrovías realizaba en forma compulsiva a los compañeros que no salían a dar “la quinta”. La “resistencia del PO” se vio claramente cada vez que se votaba la medida, venían al cuarto de tráfico de la mano de algún miembro de la mayoría de la directiva para convencer de una nueva reunión y evitar la medida que impulsábamos los compañeros identificados con la minoría… Por suerte, los trabajadores vencieron la resistencia de ATM, la medida se efectuó y consiguió, por ahora, detener la ofensiva de la empresa.

En el único proceso en que el PO tuvo una responsabilidad indelegable se borró. En el marco del proceso electoral, su dirigente Charly Perez, de asistencia perfecta en la campaña, se propuso como delegado paritario y resultó elegido. Como paritario no fue ni a una reunión, no pidió ser reemplazado, no propuso nada, se borró. Claro, si hubiese tomado su responsabilidad como paritario se tendría que haber enfrentado día tras día con la mayoría directiva, pero para eso hay que poner el cuerpo y contra eso el PO tiene una enorme resistencia.

Y he aquí las diferencias que nos llevaron a integrar dos listas en las pasadas elecciones. Desde la agrupación Bordó, PTS, queríamos hacer una lista común de los clasistas y los sectores combativos y antiburocráticos. Con estos compañeros finalmente hicimos la Bordó-Violeta. El PO quería imponerles a Charly Perez, compañero con prestigio pero que había abandonado el activismo en el subte. El tiempo nos dio la razón, fuimos en una lista que engloba a quienes estuvieron al frente de las peleas contra Metrovías y SBASE, enfrentando los ataques que avalaba la mayoría de la directiva. El compañero que proponía el PO, apenas terminadas las elecciones, se volvió a borrar.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO