Sociedad

Sturla y la Virgen María como "modelo femenino"

El cardenal Sturla reafirma sus estereotipos de género y se entromete en las más íntimas decisiones de las mujeres. La libertad de culto y el feminismo.

Karina Rojas

Montevideo

Miércoles 7 de marzo | 21:04

En una entrevista realizada recientemente por el diario El País – y con su crucifijo al cuello – el cardenal Daniel Sturla despotricó y ridiculizó al movimiento de mujeres y al feminismo. El Cardenal - amigo del Papa Francisco y de la esposa de Tabaré Vázquez (este medio no pudo confirmar si de él mismo también) – tiene vía libre para hablar de cualquier tema, y cuando lo hace deja al descubierto las ideas de la Iglesia Católica con respecto a las mujeres.

La intención de la Iglesia de colocar en el barrio montevideano de El Buceo una estatua de la Virgen María había generado el repudio no solamente de las agrupaciones y colectivas feministas sino también de personalidades que defienden la laicidad del Estado Uruguayo. Y fue finalmente rechazada por las autoridades departamentales. En esa ocasión, y en señal de repudio, varias iglesias amanecieron con pintadas alusivas en sus muros. Frente al 8 de Marzo, Sturla se prepara para “defender” sus iglesias y no descarta contratar a guardias de seguridad para ello.

Pero Sturla va más allá y nos dice a las mujeres cuáles deben ser nuestros modelos de mujer y qué figuras debemos resaltar. Y se animó a decir que las feministas deberían defender la instalación de la Virgen en el Buceo. En palabras textuales dijo que “Creo que sí, es algo que toca la vida de muchas mujeres”.

Preparando su viaje a Roma donde participará de un encuentro de la Comisión para América Latina cuyo tema es justamente "la mujer, pilar en la edificación de la Iglesia y la sociedad en América Latina", parece gracioso si no fuera trágico. Allí se reunirán los curas acusados de abuso sexual y de pedofilia, los que se enriquecen con el diezmo de la comunidad católica internacional, los que tienen negocios y financian empresas – tal como demuestran las distintas investigaciones realizadas por la justicia italiana al Banco del Vaticano, conocido por ser la organización destacada por sus operaciones de lavado de dinero, inclusive en una escala superior a los paraísos fiscales.

Aborto: ¿“permiso” o derecho?

Con respecto al aborto – y a fuerza de aceptar la legislación uruguaya – Sturla alerta con que “se está cambiando el espíritu de una ley”. Sin embargo, desde el movimiento de mujeres añoramos que así sea pero sabemos muy bien que eso no sucede por el simple hecho de que la carátula de aborto aún permanece tipificada como delito en el Código Penal Uruguayo, y la ley vigente lo que hace es regular la interrupción del embarazo – tutelado por el Estado – a aquellas mujeres que lo soliciten a través del Sistema Público de Salud. Así, quedan por fuera aquellas mujeres que, por los motivos que sea – íntimos – no quieren o no pueden concurrir a un centro de salud a realizar la interrupción. Así, entonces hay mujeres presas como las que hubo hace unos años en Maldonado.

Sturla está muy preocupado por que las mujeres tomemos al aborto como un derecho y no como un permiso – como parece que es lo que sucede actualmente con el tribunal de profesionales, con los 5 días para “pensar”, con la objeción de conciencia, etc. – que nos otorga el Estado.

El rol de la mujer para Sturla

Frente a la pregunta del periodista de si la Iglesia tiene pensado habilitar a las mujeres a ser sacerdotisas, Sturla contesta que “el rol de la mujer no pasa por el sacerdocio” y quiere recudir esto a una lucha “por el poder”.

El máximo referente de la Iglesia Católica en Uruguay expresó concretamente “En términos históricos la mujer ha tenido una dignidad en la Iglesia que no encontraba afuera. La vida religiosa femenina siempre tuvo su autonomía con sus superioras electas y una vida de realizaciones que en otros sitios no había. Hay que situar las cosas en su contexto”. Estas afirmaciones dejan boquiabierta a más de una. De solo pensar que la mujer se encuentra más reconocida en la Iglesia Católica que en otros espacios sociales genera un escalofrío, aunque luego bronca por el cinismo de estas palabras.

Para Sturla, una buena mujer cristiana es aquella que asume su “mandato natural” de las tareas del hogar, de la crianza de los hijos e hijas, sin cuestionar la ausencia masculina en estas tareas. El rol de la mujer es la de ser una buena compañera del varón – siempre pensando en una familia bajo el modelo hetero-normativo – siéndole fiel y amándolo “hasta que la muerte los separe”.

Por suerte, la realidad es más rica que las ilusiones de Sturla y las mujeres intentamos todos los días romper con estos mandatos, ganar independencia y autonomía económica y social, separarnos de quienes nos violentan y maltratan e intentar vivir una vida plena.

Justamente el movimiento de mujeres quiere transmitir los valores opuestos a los que pregona la iglesia sobre el rol de la mujer. Nosotras queremos “el poder” pero para estar en pie de igualdad con el hombre, para dejar de ser el instrumento de satisfacción sexual masculino, para poder participar en política y en las organizaciones obreras y estudiantiles, para elegir nuestra sexualidad y que nadie nos juzgue.

La libertad de culto y el feminismo

Muchas veces se encasilla al movimiento feminista en un movimiento anti-religioso. Desde nuestra Agrupación Pan y Rosas – que nos reivindicamos feministas socialistas - sabemos que hay muchas mujeres trabajadoras, estudiantes, amas de casa y profesionales que son creyentes, y nosotras respetamos su culto. Lo que no respetamos es la imposición de un culto por encima de nuestros derechos y por eso criticamos a la Iglesia Católica y a otras como los Testigos de Jehová que justifican la violencia doméstica.

En la pelea por nuestros derechos es que chocamos con las posturas más reaccionarias de las distintas iglesias respecto al rol de la mujer en la sociedad.

Tal como sentenció nuestra querida Rosa Luxemburgo, luchamos “por un mundo donde seamos socialmente iguales, humanamente diferentes y totalmente libres”.






Temas relacionados

Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO