Sociedad

CARTA A CRISTINA FERNANDEZ

Sra. Presidenta: ¿qué le pasa con los extranjeros?

Carta de Dora Franco, empleada doméstica paraguaya residente en Argentina.

Dora Franco

Pan y Rosas Inmigrantes

Miércoles 22 de octubre de 2014 | 01:00

Como inmigrante entré a la Argentina hace más de 40 años a trabajar como empleada doméstica, y no con la intención de robarle a nadie. Pasé por quintas de San Isidro, edificios lujosos de Barrio Norte, la Recoleta y una que otra vez me llevaban a la Costa Atlántica o a Punta del Este a servirles y cuidar de niños y ancianos de patrones ricachones.

Con todos los gobiernos lo mismo, cada vez que había un problema en la economía vuelve la misma canción; que les quitamos el trabajo a los argentinos, que usamos los hospitales y las escuelas, que somos delincuentes ilegales.

Sra. Presidenta: todo me lo gané trabajando, como miles de inmigrantes que día tras día hacemos los peores trabajos, esos que nadie quiere hacer ,nos llaman la servidumbre y los que más informalidad tenemos a la hora de la ley ,no hay ley más que la que al patrón se le antoje.

A duras penas pude ir viendo crecer a mi hijo, porque siempre me encontraba limpiando paraísos ajenos .En esos lugares sí que estaban los ladrones más grandes que vi en mi vida, los de guante blanco.

Ayer me encontraba en mi cama con los dolores de cintura que acarreo de toda la vida y la escuché en la cadena nacional.

Déjeme decirle que estoy muy indignada por su iniciativa de ley de expulsión de los extranjeros con el rótulo de narcos o delincuentes y que seamos el mal de todos los males.

Usted se ataja diciendo que es descendiente de inmigrantes pero parece que se ha olvidado todo lo que hicimos por este país.

No me quiero imaginar lo que se vendrá después de este proyecto de Ley. Ahora los Berni, los patrones tendrán más poder para criminalizarnos por cualquier situación y por portación de cara y de voz distinta vamos a sufrir una indiscriminada cacería y un juicio de valores con su consentimiento. Ahora, el Estado que muchas veces nos persigue y discrimina, podrá expulsarnos inmediatamente, sin derecho a juicio alguno y prohibirnos el retorno por 15 años. ¿Eso piensa hacer con los sin trabajo o sin techo que desesperados cortan una ruta?

Construí toda mi vida aquí y ni siquiera todavía puedo jubilarme a mis 68 años no entro en la moratoria actual, todo por ser extranjera que siempre estuvo en negro. No hay ley que nos ampare, aunque sí la de las otras, las que nos maltraten cada vez mas.







Temas relacionados

Sociedad   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO