Política

OPINIÓN

Sr. presidente Macri: Maldita esa maldita costumbre de reprimir

Leónidas Ceruti

Historiador

Viernes 14 de julio | Edición del día

La violencia y la burguesía

Sr Macri, Ud sabe o habrá leído que la violencia suele verse como un ejercicio de fuerza de parte de instituciones, grupos o individuos sobre otros grupos o individuos con el propósito ya sea de obtener algo de quienes padecen el ejercicio de la fuerza o bien poner de manifiesto el poder y las convicciones del ejecutor de la fuerza. El término “violencia” puede tener diferentes sentidos según quienes lo utilizan. Algunos interpretan a la violencia como lo que está fuera del derecho o del orden jurídico. Otros plantean que se la utiliza como medio para vencer la resistencia de las personas.

La clase dominante, de la que Ud. forma parte, utiliza la violencia para perpetuar su dominio, para defender sus intereses, y las clases oprimidas lo hacen para enfrentar la opresión y para liberarse de la condición de explotación en la que viven.

Sr. Presidente Ud., bien sabe y lo aplica, que del Estado emerge una violencia política que se ejerce sobre todos aquellos, incluidos miembros de la misma burguesía.

Esa perturbación puede obedecer a una resistencia instintiva a la dominación, la cual se puede manifestar en diferentes hechos de violación a la legalidad, o a un movimiento consciente de la clase obrera en busca de superar la explotación. En este último caso es cuando la violencia política se vuelve totalmente explícita, pues los aparatos de coerción del Estado y, en muchas ocasiones, las milicias privadas de los sectores dominantes ponen en práctica medidas de fuerza para contener el ascenso de las luchas.

El principal organizador y concentrador de la violencia es el Estado. La violencia es inherente a una organización social injusta, a un orden social basado en la explotación del trabajo por el capital, en la exclusión y marginación económica, social y cultural de vastos sectores de la sociedad.

Ud. y sus Ministros, bien saben que en distintos momentos de la historia del país, las clases dominantes utilizaron todo tipo de métodos violentos para la represión, con el argumento de que estaba en peligro el orden social. Y siempre han apelado a la violencia para resolver y hacer frente a los conflictos y las crisis políticas, económicas y sociales.

De lucha en lucha

Sr. Presidente, a la luz de sus últimas declaraciones, en las cuales continúa atacando a los trabajadores, a los gremios, a los derechos de los trabajadores, y Ud. se ve que desconoce la centenaria lucha de la clase obrera argentina, y se suma a los que aseguran que la historia la hacen “los dirigentes”, “los de arriba”, las clases dominantes, quiero decirle cuán equivocado que está.

Sólo con la lucha los trabajadores conquistaron y defienden sus derechos.

Se ha preguntado, ¿cómo y por qué surgieron las organizaciones obreras? ¿Para qué han servido y sirven las formas de protesta y organización que se ha dado el movimiento obrero desde sus orígenes a la actualidad?

Primero, surgieron de los enfrentamientos con los patrones como Ud, con el capital, en defensa de sus intereses y sus reclamos.

Segundo, fueron creadas por los trabajadores, producto de sus prácticas, son propias de sus experiencias.

Tercero, pasaron de generación en generación y se fueron perfeccionando.
Cuarto, siempre siguen apareciendo nuevas formas organizativas y de lucha.
Macri, disculpe no puedo tutearlo, porque con los hombres como Ud, prefiero mantener distancia, como lo noto que tiene poca lectura de historia, le aviso que la clase obrera ha tenido triunfos y derrotas y, aunque tuvo que retroceder en muchas ocasiones, sus experiencias, sus conquistas organizativas y programáticas no desaparecieron; forman parte del sustrato de su memoria y de su conciencia colectiva. Por ello sigue vigente aquella consigna que “la liberación de los trabajadores será obra de los trabajadores”.

De represión saben los trabajadores

Lo sabe desde joven cuando estaba en las empresas de su padre, que las huelgas, las movilizaciones, las tomas de fábricas, los actos, las concentraciones obreras, les molestan e incomodan tanto a los empresarios o a los gobiernos que gobiernan para ellos.

Uds. los de las clases dominantes, han hecho gala de impunidad para contratar guardias privados, armar bandas propias, alquilar carneros, organizar grupos parapoliciales o actuar en conjunto con las fuerzas de seguridad del estado, incorporar sicarios, mercenarios, como en épocas de la Liga Patriótica, la Triple A o de los comandos policiales y militares que estuvieron involucrados en el genocidio perpetrado por la dictadura cívico-militar del 76.

Uds, los patrones, los empresarios, cuando necesitan proteger sus intereses, recurren de inmediato a todo el aparato del Estado, y si eso no alcanza sancionan leyes anti obreras.

Sepa que el Congreso aprobó la primera ley especial para reprimir al movimiento obrero en 1902: la Ley de Residencia (ley 4144), que autorizaba a expulsar del país a cualquier “extranjero cuya conducta comprometa la seguridad nacional o perturbe el orden público”. Fueron cientos los inmigrantes deportados producto de que su “conducta comprometía la seguridad nacional o perturbaba el orden político”, y fue necesario que pasaran más de cincuenta años para que sea derogada en el año 1958.

Le informo SR. Presidente, que las luchas del movimiento obrero, a pesar de las leyes represivas y del estado de sitio, se extendieron por distintas ciudades. La respuesta fue la represión, que cada vez se hizo más dura y permanente. Desde 1902 hasta 1910 se decretó cinco veces el estado de sitio, con una duración total de 18 meses. La despreocupación de los primeros tiempos, fue tornándose en intranquilidad y represión, cuando se afectaba el normal funcionamiento de las actividades agro exportadoras. Todo culmino con la sanción de una nueva ley represiva, la Ley de Defensa Social (ley 7029) en 1910.

Anote Macri, que desde el conflicto desarrollado en 1901, cuando los obreros de la Refinería Argentina del Azúcar de Rosario declararon la huelga por varios reclamos y, en una manifestación frente a la fábrica, se produjo una salvaje represión, en la cual Cosme Budislavich –trabajador yugoslavo de 34 años- que fue el primer obrero asesinado en el país, es larga la lista de trabajadores/as o asesinados por las fuerzas de seguridad o las bandas parapoliciales.

Macri, Ud como Ingeniero escuchó hablar de los Talleres metalúrgicos de Vasena. ¿Sabe lo que pasó en 1919? Tras una huelga se produjo una de las represiones más grandes, con más de 700 obreros asesinados en lo que se llamó la Semana Trágica. Pero sabe que la lucha siguió, y fue en el sur y vinieron las masacres de los peones rurales en la Patagonia.

A los años, las persecuciones, cárcel, torturas y fusilamientos fueron en la década del 30.

Y que decirle de los fusilamientos y encarcelamientos tras el golpe del 55, las movilizaciones militares de los ferroviarios, la aplicación del represivo Plan Conintes de su admirado Frondizi. Continuaron con los asesinatos de los golpistas del 66, la persecución a los sindicatos combativos en los 70, lo acontecido en Villa Constitución en marzo de 1975, cuando la represión cayó con toda su fuerza sobre la clase obrera, como un anticipo de lo que sucedería durante la dictadura del 76.

Y habrá escuchado de la genocida represión a la clase obrera, antes y después del golpe del 24 de marzo, con los 30.000 desaparecidos.

Y le aviso, ya que Ud estaba ocupado en la presidencia de un club de fútbol que en los últimos años, fueron asesinados entre otros el maestro Carlos Fuentealba y Mariano Ferreyra, y desapareció Julio López. Además se ha reiterado el fenómeno de recurrir a las patotas para atacar a los trabajadores que luchas. Valgan los ejemplos de lo sucedido en los casos del Hospital Francés, Casino, Subterráneos, Indiel, IKA-Renault, Thompson Ramco, Rigolleau, Grafa, FATE, Ford, Wobron, Silvania, Atlántida, Alba y Codex, Astarsa, Tandanor, FATE electrónica, Eveready, Fitam, Cormasa, Atilra Rosario, los ferroviarios tercerizados, docentes en Santa Cruz, etc.

Y todo continuo con la sanción de leyes represivas como la Ley Antiterrorista, y debemos sumar a ese clima de persecución al Proyecto X, cuyo objetivo era hacer “inteligencia” en las protestas y actividades de las organizaciones gremiales, sociales, políticas y de derechos humanos. Y ahora le sumamos su Protocolo Antipiquete.

¿Y Ud. sabe muy bien qué pasó cuando la clase obrera no resistió? Las consecuencias fueron desde la pérdida de los derechos conquistados hasta el exterminio, sometidos a la superexplotación y a la degradación física.

Por eso, hoy quieren más productividad, que es más explotación, quieren disciplina al interior de las fabricas, en las oficinas, en los lugares de trabajo. Por eso ataca con tanta saña las leyes obreras.

Pero los obreros saben de luchas

Lamentablemente para Ud. y los empresarios, a pesar de todas esas represiones, de todos los planes económicos anti obreros, esta clase obrera sabe luchar y lo ha demostrado a lo largo de más de cien años.

En sus mochilas tiene huelgas históricas, vale la pena mencionar las luchas por las 8 horas de trabajo, la huelga de los inquilinos, las mencionada Semana Trágica, la Patagonia Rebelde, las huelga de la construcción en el 35-36, los paros en los dos primeros gobiernos de Perón, la Resistencia en las fábricas y barrios obreros luego del golpe del 55; las importantes huelgas y conflictos durante el gobierno de Frondizi, el Plan de Lucha de la CGT entre mayo de 1963 y julio de 1965, que incluyo la ocupación simultáneamente de miles de fábricas en una jornada, el surgimiento de la “CGT de los Argentinos” con su Programa del 1º de Mayo de 1968, el Cordobazo y el II Rosariazo, el Viborazo, las puebladas en Villa Ocampo (Santa Fe), Gral. Roca, Casilda, Malargue, pasando por el surgimiento de las Ligas Agrarias, la huelga en El Chocón, las posiciones antidictatoriales, el accionar de los gremios combativos de Córdoba, como Luz y Fuerza y SMATA, las experiencias de los gremios de la Zona Norte del Gran Rosario, como el SOEPU y la Intersindical de San Lorenzo, el nacimiento de los gremios clasistas, las luchas del SITRAC-SITRAM, el Viborazo, el Villazo del 74, la CGT clasista de Salta, el poder creciente de las comisiones internas, las tomas de fábricas con control obrero de la producción, las Coordinadoras de Gremios en Lucha que surgieron durante el “Rodrigazo” en el 75 que derrotaron el Plan de Rodrigo, Isabelita y el proyecto de López Rega, etc. Luego la resistencia a la dictadura del 76. Y las inumerables luchas del 83 a la actualidad.

Presidente Macri, como Ud verá, y sabe bien, el choque entre los intereses de la burguesía y la clase obrera, se fueron dando con distintos tonos, variadas formas de enfrentarse, con negociaciones, acuerdos, rupturas, represiones, consensos pasivos, insurrecciones populares, puebladas, congelamientos salariales, distribución populista, pacto social, paritarias acordadas, otras no homologadas, planes represivos, movilizaciones militares de los trabajadores, leyes anti obreras, paros “materos” y paros activos, etc.

Por todo esto es que la Lucha continuará, a pesar de la represión, de su Ministro de Trabajo, que es de los empresarios, de sus ataques a los trabajadores.






Temas relacionados

Mauricio Macri   /    Represión   /    Movimiento obrero   /    Opinión   /    Historia   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO