Política

CORRUPCIÓN

Soterramiento del Sarmiento: un negocio multimillonario para el primo de Macri

Ayer el presidente inauguró las obras que cuentan con un presupuesto de 3.000 millones de dólares. Estarán a cargo del Consorcio Nuevo Sarmiento, donde opera la empresa de Ángelo Calcaterra.

Jueves 13 de octubre | Edición del día

La selfie de Mauricio Macri y María Eugenia Vidal junto a los operarios en la inauguración de las obras de soterramiento del ferrocarril fue promocionada desde la cuenta de Twitter del presidente de la Nación durante el día de ayer. Las sonrisas de ambos acompañaban el anuncio del inicio de la construcción de la primera etapa del túnel entre Haedo y Caballito, y rápidamente los grandes medios de comunicación reprodujeron la noticia contrastándola con los anuncios anteriores que nunca se llevaron a cabo durante el kirchnerismo.

Sin embargo, un dato pasó desapercibido: el Consorcio Nuevo Sarmiento, encargado de llevar adelante las obras que costarán más de 3.000 millones de dólares, está compuesto por distintas empresas contratistas entre las que se encuentra la sociedad IECSA de Ángelo Calcaterra, el primo del presidente. Además completan el consorcio la firma española Comsa, la italiana Ghella y la constructora brasileña Odebretch, implicada de lleno en los escándalos de corrupción de la operación Lava-Jato en el país vecino.

La familia es lo primero

Calcaterra le compró las acciones de IECSA a su tío Franco Macri en el año 2007, y durante los gobiernos kirchneristas de la última década la empresa se convirtió en una de las mayores proveedoras de obra pública del país, ubicándose por detrás de Techint y Electroingeniería y facturando entre 300 y 400 millones de dólares por año.

Meses atrás, Calcaterra anunció que tendría previsto vender su empresa a causa de los cuestionamientos que señalan la incompatibilidad de obtener licitaciones por parte del Ejecutivo, dado sus vínculos familiares con el presidente. De esa forma, podría evitar futuras investigaciones que los impliquen. Sin embargo, las cosas son más complejas de lo que aparentan.

La venta anunciada no sería más que otra maniobra para ocultar los negocios de una familia que hizo su fortuna en base a los negocios millonarios con el Estado. Según una nota publicada en mayo en el portal Nuestras Voces, el 3 de marzo Calcaterra fue autorizado por la Comisión Nacional de Valores para comprar las acciones que Lorenzo Ghella poseía en el Grupo ODS, ni más ni menos que el grupo que controla a la empresa IECSA.

Es decir: el primo "vendería" la empresa pero manejaría el holding al cual esta pertenece. Una verdadera burla.

La relación con Lázaro Báez

Desde que asumió el gobierno, Cambiemos construyó una imagen de "combate contra la corrupción" intentando separarse de los numerosos escándalos que involucraron al kirchnerismo y poniendo el eje en figuras emblemáticas como el empresario Lázaro Báez. Pero no sólo los escándalos de los "Panamá Papers" o los "Bahamas Leaks" atentan contra esa imagen marketinera que el macrismo quiere construir, sino que también contribuye a desterrar esa idea la relación que el clan Macri sostiene con el empresario patagónico.

Como se detalla en la investigación publicada en "Nuestras Voces", Baéz y Calcaterra se presentaron de manera conjunta en por lo menos tres licitaciones en los últimos años, ganando la construcción de un hospital en Formosa y el mantenimiento de la red vial en Entre Ríos, donde la empresa Austral de Báez actuó como subcontratista de IECSA.

Una larga historia de negocios con el Estado

El caso de las obras del Sarmiento no es el único en el que el primo del presidente está involucrado. En el mes de septiembre se conoció que la empresa Creaurban SA, también parte del Grupo ODS, podría quedarse con la licitación para la remodelación del Monumento a la Bandera en Rosario. Anteriormente, IECSA había participado en las obras de la autopista Rosario-Santa Fe y actualmente es adjudicataria en las obras para desarrollar el proyecto de gasoductos en la provincia de Córdoba, entre otros. En este último, nuevamente tiene participación la cuestionada Odebrecht.

Sin embargo, la historia de negocios con el Estado por parte de la familia Macri no es nueva y muy por el contrario, viene de larga data. Basta remontarse a los años de la última dictadura genocida para ver la evolución patrimonial que pasó de 7 empresas en 1976, a 47 empresas en 1983.

Mientras el presidente sigue hablando de la necesidad de un "cambio cultural" en cuanto al trabajo para justificar su política de ajuste y avanzar en una mayor productividad, su historia y la de su familia son el fiel reflejo de una clase parasitaria que amasa fortunas y utiliza la función pública para continuar enriqueciéndose.




Temas relacionados

Ángelo Calcaterra   /    Constructora Odebrecht   /    Lázaro Báez   /    Mauricio Macri   /    Ferrocarril   /    Línea Sarmiento   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO