Mundo Obrero

PROVINCIA DE BUENOS AIRES

“Son ellos o nosotros”: hablan despedidas y despedidos del Hospital Posadas

Detrás de cada despedido o despedida hay una historia de vida, única, diferente. Sin embargo en sus relatos hay un hilo común: el desmantelamiento que viene sufriendo el hospital desde hace años y las consecuencias que ello tiene para trabajadores y pacientes.

Martes 23 de enero de 2018 | Edición del día

Fotografía: Angie, Mabel y Daniela, enfermeras despedidas

En defensa de la salud pública

Gisella es enfermera y trabaja en el hospital hace casi tres años, en ese tiempo pudo constatar el desfinanciamiento, la falta de insumos, de personal y la persecución que sufren los trabajadores que se plantan en defensa de la salud pública.

“Trabajo en terapia intensiva de adulto, yo entré hace dos años y medio, casi tres en el hospital. Supuestamente teníamos una terapia nueva, construida, pero todavía no se pudo habilitar. Nuestra terapia se cae a pedazos. Un día entramos y se nos cayó un pedazo de techo al lado” sentencia.

Las pésimas condiciones en las que día a día trabajadores y trabajadoras atienden a los miles de pacientes que pasan por el reconocido nosocomio no son novedad. Quienes sostienen cotidianamente el hospital, basados en el enorme orgullo y amor con el que ejercen su profesión, las denuncian desde hace años.

“Nos faltan insumos. Los monitores no andan, son viejos. A veces no tenemos sábanas para cambiar a los pacientes. En terapia de adultos, de siete enfermeros despidieron a cuatro. El plantel de la noche quedó casi nulo de personal, queda solo un enfermero. Falta gente”, continúa su relato Gisella.

Te puede interesar: “En el Hospital Posadas se puede derrotar el plan del Gobierno”

Angie, también enfermera, no se contiene y agrega: “Soy enfermera del turno noche en pediatría, que es terapia intermedia. Somos 4 enfermeros con 32 camas. Estamos en un piso donde recibimos pacientes que salen de terapia. Trabajamos con pacientes inmunodeprimidos, infectocontagiosos y solo 4 enfermeras”.

Angie respira y Gisella arremete: “La tecnología que manejamos es muy precaria. Los monitores no funcionan. Una vez me pasó que mi paciente estaba muy grave y el monitor se me apagó y no andaba. Y ¿qué hacíamos? Lo de siempre, prender y apagar… hasta que por suerte arrancó nuevamente. Así se trabaja en este hospital”.

Mientras desde el Gobierno los acusan de ñoquis con la intención de instalar la idea de que en el hospital “sobran trabajadores” y así “justificar” los despidos, sus relatos no dan lugar a la duda: aman su trabajo y dan todo por garantizar una atención de calidad a sus pacientes.

“Hace meses que sufrimos descuentos. Cobrábamos $ 20.000 y hace 6 meses que cobramos $ 5.000 y venimos a trabajar igual y tratamos de cubrir la guardia. Porque es lo que nos gusta” cuenta Gisella. Y agrega “hay que luchar y luchar, no va a quedar otra. Son ellos o nosotros. Nosotros somos los que estamos hace años, esta gente está de paso, lo único que hace es achicar gastos públicos y sacarle a la pobre comunidad”.

La pelea contra las 12 horas

La dura lucha que vienen dando desde hace meses las enfermeras del Hospital Posadas es conocida. Hasta lograron un fallo judicial que avala su reclamo: ¡no a las 12 horas!

Las decenas de despidos que se conocieron el pasado lunes son la respuesta que dió la gestión del hospital a quienes sostienen la salud pública y pelean por brindar una atención de calidad a los pacientes.

“Esto arranca hace 6 meses cuando quisieron imponer 12 horas al turno noche de enfermería” explica Ariel, enfermero del hospital. Ante esta decisión que tomó la dirección del hospital, un sector de enfermeras y enfermos presentaron un amparo en la Justicia. “A medida que fue pasando el tiempo empezaron a hacer descuentos en los haberes, cobrando nada mas que el 20% del sueldo” continúa el joven enfermero.

Angie aprovecha el silencio y agrega: “Dijimos no a las 12 horas por que es trabajo insalubre, la gente no da a basto con el horario en el que trabaja, es poner en riesgo al paciente. Esto se lo quisimos dar a conocer a las autoridades y nunca lo entendieron. Directamente no les interesa”.

El mensaje es claro: “Lo único que le quiero aclarar a la gente es que estamos haciendo este reclamo porque realmente es insalubre trabajar más de 6 horas en área cerrada. Yo trabajo en neonatología. Hace 13 años que trabajo en el servicio en el turno de la noche (noche por medio), consideramos que la gente para trabajar ahí a conciencia, con responsabilidad, con compromiso solamente puede hacerlo 10 horas. Ese compromiso asumimos el día que ingresamos al hospital” la que habla ahora es Liliana, otra de las despedidas.

Te puede interesar: Despidos en el Hospital Posadas: “¿Cómo busco laburo estando embarazada?”

Trabajadores y trabajadoras también coinciden en el rol que han jugado en este proceso las direcciones sindicales de UPCN y ATE Morón.

“Los que nos negamos a hacer las 12 horas recurrimos a la Justicia por medio de un amparo, y la jueza falló a favor de enfermería y nos siguen descontando los sueldos. Quienes llevamos esto a la Justicia sufrimos aprietes de los gremios, de la dirección, de supervisores, para que la gente se baje del amparo y hagamos las 12 horas” es el turno de Azucena, enfermera del turno noche en el sector neonatología.

Mabel interrumpe, trabaja en el hospital hace 15 años en hematología pediátrica y tiene mucha bronca: “Con muchos compañeros que todavía pertenecen al gremio de ATE fuimos hasta el chalet para que nos atiendan porque estaba el señor Silva. Darío Silva es el secretario general en éste momento, es una vergüenza como nos agredieron. Sin respetar y pegandole a compañeras, a las mujeres, una falta de respeto total, falta de escucha, falta de empatía de esta gente que está en el gremio y debe defender al laburante, la verdad que es una vergüenza. No existe representatividad”. El relato de ésta enfermera refiere a la agresión que recibieron los trabajadores el pasado martes 16 por parte de la patota de ATE Morón.

Te puede interesar: [Video] Hospital Posadas: patota de ATE Morón agrede a trabajadores que exigían asamblea

Azucena toma aire y continua: “El 16 de enero, nos comunicaron que no nos renuevan el contrato. Con fecha del 31 de diciembre de 2017. Es lamentable lo que está haciendo esta gestión. No les importa nada. Somos solo un número para ellos. Desde que está este Gobierno está todo para abajo”.

Cada relato está cruzado por un hilo común. Son los trabajadores los que han peleado durante todos estos años y lo siguen haciendo en defensa de sostener una salud pública, gratuita y de calidad, contra los ataques de la dirección y los distintos Gobiernos.

Si gana el Posadas, ganamos todos

La asamblea del viernes dejó 2 postales que grafican la situación del hospital. La lucha contra el desmantelamiento del Posadas encuentra nuevamente a todos los trabajadores y las trabajadoras unidos, como tantas otras veces. Pero además del acompañamiento de organizaciones sociales, políticas y de derechos humanos, otra presencia resaltaba sobre las demás: decenas de pacientes, anteriores o actuales, se acercan a respaldar esta pelea que une a toda la comunidad en defensa del hospital público. Contra la idea de instalar que los trabajadores son ñoquis, que son descartables, o un simple número que el Gobierno quiere recortar, una idea fuerza se hizo eco entre todos los trabajadores de la salud, más allá de la función que cumplan, y pacientes: esta pelea es de todos y en esa unidad está la clave para ganar.







Temas relacionados

Sindicato de Trabajadores de la Salud (STS-CTA).   /    Paro en el Hospital Posadas   /    Luis Sucher   /    Cicop   /    Salud pública   /    Crisis de la salud pública   /    Hospital Posadas   /    ATE   /    Despidos   /    Provincia de Buenos Aires   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO