Mundo Obrero

OPINIÓN

Solidaridad de clase en el Ministerio de Trabajo

El viernes, en la marcha de los trabajadores y las familias de AGR-Clarín, con los compañeros y compañeras de la Junta Interna y el activismo, ejercimos nuestra solidaridad de clase, dejando en claro que los trabajadores y trabajadoras del Ministerio de Trabajo nos ubicamos del bando correcto de la lucha de clases.

Facundo Aguirre

IG: @hardever // Twitter: @facuaguirre1917

Domingo 5 de febrero de 2017 | 14:27

Mientras el ministro Jorge Triaca se negaba a recibirlos, los trabajadores del Ministerio desplegamos dos gigantescas banderas desde el séptimo piso del edificio de la calle Callao con los lemas "AGR-Clarín Somos Todos" y "ATE Trabajo". Lo hicimos sin especulación de lo que nos pudiera suceder y sin dudar de que era lo que había que hacer.

Codo a codo, trabajadores y delegados del PTS, del PO, dirigentes y activistas del frente Blanco y Negro que conforma la conducción de la Junta Interna.

No estaban los kirchneristas de la Verde y Blanca que hacen gárgaras de odio cotidiano contra Clarín, pero es un detalle que explica el vacío de su relato sobre la resistencia. Fue un nutrido numero de compañeros y compañeras que bancamos literalmente los trapos para decirle a los compañeros de AGR-Clarín que no están solos, que su lucha es la lucha de toda la clase trabajadora.

Ver el impacto de las banderas en la manifestación desde las alturas del Ministerio resulto francamente emotivo. "Unidad de los trabajadores y al que no le gusta se jode, se jode" coreábamos al unisono, mientras un grupo de funcionarios nos miraban de reojo, masticando la bronca de haberse sentido humillados en su propia casa, por sus propios trabajadores.

Solidaridad de clase. Algo me lo presagiaba. En la movilización anterior al Ministerio en la calle Alem, esperando el subte B me había agarrado a los gritos con un típico hombre servil, que culpaba de la demora del subte a los negros de mierda que cortan la calle. En la recorrido por los pisos juntamos poco más de 5000 pesos y concitamos la atención de los compañeros y compañeras. Este mismo viernes en mi oficina, un compañero puso en su lugar a un alcahuete de UPCN, que vino a tirar carne podrida en la discusión colectiva sobre AGR, diciendole que se que se callara, acá se habla de solidaridad de clase y tu lenguaje no tiene cabida.

Solidaridad de clase, conciencia de que nos une un solo y mismo interés, los mismos enemigos, las patronales, el gobierno y su Estado. Conciencia de que hay que romper el cerco mediático y convertir la lucha de AGR en una causa nacional del pueblo trabajador, de que su victoria es la nuestra contra la prepotencia de los patrones y la derecha empresarial en el poder. Conciencia del poder de las mujeres y los hombres de la clase trabajadora.







Temas relacionados

AGR-Clarín   /    Ministerio de Trabajo   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO