Internacional

FRANCIA

Soldados franceses acusados de abusar menores en República Centroafricana

El periódico británico The Guardian reveló este miércoles el caso de un empleado de la ONU, el sueco Anders Kompass, que fue suspendido de sus funciones por haber entregado a las autoridades francesas un informe interno secreto sobre el abuso de menores centroafricanos por parte de soldados franceses.

Jueves 30 de abril de 2015 | Edición del día

Los hechos se habrían producido en un campo de refugiados en la capital centroafricana, Bangui, entre diciembre del 2013 y junio del 2014. Según The Guardian en el informe se encuentran testimonios de los niños, uno de ellos de solo 9 años, abusados. Algunos afirman haber tenido que tener relaciones con los soldados franceses en cambio de dinero o comida, otros afirman haber sido violados por los soldados. No caben dudas que estos casos no recubren en absoluto la totalidad de los casos de abusos sexuales que sufren los menores por parte de las tropas extranjeras en el país.

Anders Kompass declara haber tenido que enviar el informe a las autoridades francesas ante la inacción de la ONU. Su posterior suspensión, más allá del pretexto sobre la violación de los procedimientos, muestra la hipocresía de la ONU y su papel nefasto en el encubrimiento de los crímenes de las tropas de los ejércitos imperialistas y de ocupación en distintos países a través del mundo.

Una consecuencia directa de la política guerrerista de Francia

Pero este escándalo no es simplemente imputable a actos aislados de soldados individuales sino la consecuencia directa de una política guerrerista del imperialismo francés que se aceleró al calor de la crisis económica y de la explosión de los procesos revolucionarios en los países árabes. Y en esto tanto la política de Sarkozy, que llevó a cabo la intervención militar imperialista en Libia, como la de Hollande, que desde que llegó al poder en 2012 intervino militarmente en Mali, en Republica Centroafricana en Siria, no difieren de un pelo.

Esta política militarista por parte de Francia no parece estar a cerca de terminarse. Al contrario. Es una necesidad estratégica para el capitalismo francés asegurar su dominio geopolítico y económico en lo que es tradicionalmente su “patio trasero”, es decir África del norte y del oeste. La explotación de mano de obra barata, de nuevas fuentes de materias primas no exploradas aun e incluso la obtención de nuevos contratos para sus multinacionales como fue el caso en Libia con el gigante petrolero Total son vitales para Francia en un contexto de crisis económica mundial.

Ironía del destino, mientras se revelaba este escándalo involucrando a tropas francesas, Hollande anunciaba un aumento de 3.800 millones de euros para el presupuesto de la Defensa hasta el 2019. Y esto en un momento en donde se recortan los presupuestos de la salud, de la educación y se privatizan servicios públicos fundamentales para la población.

Las potencias imperialistas centrales cuentan con el respaldo y la cubertura de la ONU para camuflar en “misiones humanitarias” la verdadera intención de sus intervenciones militares: controlar aéreas enteras del planeta para asegurar las ganancias de sus multinacionales. Para esto poco les importa violar los derechos más elementales de las poblaciones locales. Este escándalo de abuso sexual encubierto por la ONU no es más que una prueba suplementaria de la arrogancia e impunidad de estas potencias.







Temas relacionados

ONU   /    Francia   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO