Política Venezuela

CRISIS POLÍTICA

Sin repercusión el “paro” convocado por la oposición contra Maduro

El paro de 12 horas convocado por la oposición no tuvo los resultados esperados, menos aún si el llamado era “¡Venezuela, el 28 que nadie salga de su casa!”.

Sábado 29 de octubre | Edición del día

En sentido estricto no hubo tal “desierto de calles” que esperaba la oposición, aunque en zonas de clase media o municipios controlados por la Mesa de Unidad Democrática (MUD) en Caracas la circulación de autos se redujo y las persianas de algunos negocios no se levantaron.

Ocurre que una cosa es llamar a una movilización, mostrar músculo en las calles y capacidad de activar fuerzas en un contexto de tensión política y otra es paralizar la vida económica del país aunque sea por pocas horas. Con su “paro ciudadano” la oposición demostró este viernes 28 que aún no tiene condiciones de hacerlo, siendo un paro de carácter patronal y aún considerando que dirigentes sindicales como los de la CTV, incluso de Unete, llamaron a apoyarlo.

De esta manera, la “huelga general” que luego pasaron a llamar “paro ciudadano” de 12 horas no tuvo impacto más allá que desde de la oposición se haya declarado que fue “exitoso”. Su tímida incidencia se puede deber, por un lado, a que este llamado al cese de actividades de los partidos patronales aglutinados en la MUD nada tiene que ver con los intereses de los trabajadores, por lo que lo vieron como algo ajeno a ellos, pero también a que tal tipo de iniciativa no cala a fondo aun en el sector empresarial no convencido de tales acciones o temerosos de represalias del gobierno. El presidente Maduro había advertido el jueves que el gobierno haría una inspección a las empresas del sector agroindustrial y farmacéutico del país y que aquella que se sumara al paro de 12 horas convocado por la oposición derechista sería "recuperada". En el mismo sentido se había pronunciado el vicepresidente del PSUV, Diosdado Cabello, al asegurar que las Fuerzas Armadas tomarán el control de las empresas que se sumen al paro.

Sin embargo, lo que se constató es que la oposición aún no está en condiciones similares a la de aquellos meses de finales del 2002 y principios del 2003, donde el sector patronal se lanzó a un lock-out que se fue extendiendo, y si bien hizo mella en la economía no fue condición suficiente para hacer tambalear al entonces presidente Hugo Chávez. Este viernes la oposición quiso hacer un ensayo, incluso aclarando que “no es un paro patronal o comercial, es un paro de todos” para incentivar más a sus seguidores, aunque no alcanzó sus objetivos.

Así lo vieron algunos medios

Para los reporteros de la agencia Reuters, “el paro nacional convocado por la oposición concitaba sólo una tímida acogida el viernes”, agregando que “en Caracas las panaderías, farmacias y supermercados estaban abiertos y con las ya habituales filas de compradores en busca de bienes escasos. En el resto del país, la medida se cumplía a medias”.

Para la agencia Efe, en Caracas las entidades bancarias como varios comercios y oficinas abrieron sus puertas, aunque las principales vías presentaron menos tráfico que un día corriente. Y reportaban que en su recorrido, el “paro ciudadano” en los comercios y oficinas se siguió en mayor medida en la zona este de la ciudad, que es controlada por la oposición y donde se asienta el grueso de su base social, mientras que en los barrios populares prácticamente no se observó”.

En la parte oeste de la ciudad, como es el municipio Libertador (que coincide con el Distrito Capital), un recorrido realizado por La Izquierda Diario no constató paralización de actividades ni “calles desiertas” aunque pudo haber merma en la cantidad de circulación de vehículos en algunas partes de la ciudad. En la zona del barrio Petare, considerado uno de los más populosos de América Latina, la actividad prácticamente no se interrumpió.

Hay que constatar que en el marco de la guerra mediática, si para el gobierno fue “un fracaso”, para la oposición fue “un éxito”. Así lo dijo el vicepresidente ejecutivo, Aristóbulo Istúriz, afirmando que fue un "rotundo fracaso" y aseguró que todas las empresas y comercios del país trabajaron con normalidad. Por su parte, en un comunicado, la MUD declaraba que "La capital y demás estados del país amanecieron con sus calles desiertas y con poco tránsito de vehículos. La ciudadanía no acudió a sus puestos de trabajo”.

La crisis abierta continúa marcando la tensión política

Este “paro ciudadano” de la oposición se realiza dos días después de que la MUD realizara la movilización llamada "Toma de Venezuela", en la que convocó a este cese de actividades y a una nueva marcha que se realizará el próximo jueves 3 de noviembre y que la oposición ha amenazado que llegará hasta el palacio presidencial de Miraflores. Como respuesta, el chavismo también ha convocado a una movilización para ese día y con el mismo destino.

Pero de aquí hasta el próximo jueves mucha agua puede pasar bajo el puente, en el marco de las negociaciones que se realizan por abajo entre el gobierno y la oposición, incluyendo la públicamente anunciada para este próximo domingo 30, al que la oposición ha afirmado que asistirá. La crisis política del país continúa mientras los grandes partidos buscan la confrontación en función de sus intereses, que lejos están del de los trabajadores y el pueblo pobre.

Te puede interesar: Frente a la crisis imperante ¡Por una Asamblea Constituyente Libre y Soberana y un Plan de Emergencia obrero y popular!




Temas relacionados

Política Venezuela   /    Venezuela   /    Henrique Capriles   /    Mesa de Unidad Democrática (MUD)   /    Hugo Chávez   /    Nicolás Maduro   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO