Politica EE. UU.

ESTADOS UNIDOS

Sin acuerdo en senado estadounidense sobre propuestas para legalizar a dreamers

Eran cuatro las propuestas presentadas, incluyendo una apoyada de Trump que planteaba camino a la soberanía a cambio de 25 mil millones de dólares para militarización de la frontera, incluyendo la construcción del muro.

Viernes 16 de febrero | 15:36

Se acerca el 5 de marzo, fecha límite para definir una protección para los dreamers, y estos jóvenes siguen sin solución.

Tras la aprobación de la ley presupuestaria, en el senado inició el debate sobre la vía a la ciudadanía para los dreamers. Pero ninguno de los tres proyectos presentados logró los 60 votos necesarios para su aprobación. Asimismo, rechazaron una propuesta para quitarle fondos a las ciudades santuario.

Una de las iniciativas rechazadas fue un plan bipartidista que buscaba legalizar a los dreamers a cambio de dinero para la seguridad fronteriza. La propuesta, denominada enmienda Rounds-Collins-King, fue derrotada en un voto de 54 a 45.

Ocho republicanos, siete demócratas y un independiente, habían presentado la medida que contemplaba un camino a la ciudadanía para los dreamers y $25,000 millones en fondos para la seguridad fronteriza. También prohibía que los dreamers pudieran solicitar la ciudadanía para sus padres tras obtener la propia.

Otra propuesta migratoria que fue rechazada en la sesión del jueves 15 de febrero era la enmienda McCain-Coons; también contaba con el apoyo de congresistas de ambos partidos y buscaba legalizar a los dreamers. No incluía fondos para el muro pero sí una evaluación sobre su viabilidad. Perdió por voto de 52-47.

A su vez, fracasaron la iniciativa Toomey (voto 54-45), cuyo objetivo era limitar los fondos federales para las ciudades santuario, y la enmienda Grassley-Cornyn (39-60), que contemplaba la protección de los dreamers a cambio del muro, nuevos límites a la reunificación familiar y el fin de la lotería de visas. Esta última era la que había apoyado el presidente estadounidense.

Trump canceló el Programa de Acción Diferida para Llegados en la Infancia (DACA), que protegía de deportaciones y daba permisos de trabajo a quienes fueron llevados a Estados Unidos en su infancia.

Luego de esta medida inició la incertidumbre en primera persona para estos jóvenes, que suman alrededor de 700 mil, vulnerables ante deportaciones y detenciones. Esto además del clima de odio contra los latinos que fomentó el presidente estadounidense con su xenofobia y racismo.

Como planteamos acá, las y los migrantes son un botín de guerra tanto para republicanos como para demócratas de frente a las elecciones intermedias de 2018. Durante la administración de Barack Obama se batió el récord de deportaciones, mientras con la llegada al poder de Trump se endurecieron las políticas migratorias y priman las detenciones y redadas de inmigrantes. Todo con el objetivo de precarizar aun más las condiciones de vida de los extranjeros.

Para la conquista de plenos derechos para todas y todos los inmigrantes, para el cese de la criminalización, de la persecución y las deportaciones, así como para conquistar el libre paso por los países de la región, es necesario que se tejan alianzas de todos los sectores que se oponen a las políticas reaccionarias de Trump y se pongan en pie un amplio movimiento de lucha por los inmigrantes.







Temas relacionados

dreamers   /    Programa DACA   /    Politica EE. UU.   /    Senado EEUU   /    Donald Trump   /    Inmigrantes   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO