Mundo Obrero

ENTREVISTA

Silvio Egüez: “Delegados y asambleas para que las bases definamos nuestros destinos”

En está edición, La Izquierda Diario pública la segunda parte de la entrevista realizada a Silvio "Chopper" Egüez, obrero de Trapiche de La Esperanza, referente de los azucareros y dirigente del PTS.

Sábado 6 de junio de 2015 | Edición del día

¿Qué rol tienen los delegados y la asamblea de base en las secciones?

Nosotros desde el 99 tenemos la experiencia de la base que pasó por encima de las directivas gremiales burocráticas, porque para desgracia de los trabajadores, los que llegaron al gremio prometiendo que se iba a luchar por las reivindicaciones de los compañeros, no lo hicieron, y así traicionaron a los trabajadores. Entonces desde las bases empujamos la lucha por nuestras reivindicaciones, que no las vamos a perder, esté quien esté en la administración del ingenio y en la dirección del sindicato. Los que tenemos años de lucha sabemos que cuando se enojan los compañeros este ingenio no se mueve, o sea en pocas palabras, sabemos que somos nosotros los que movemos esta fábrica, los que generamos plata y divisa a esta gente que sólo administra, que nos roba. Y ahora vamos a seguir la lucha porque nuestras reivindicaciones todavía están en pie y hay que terminar de ganarlas.

Sabemos que es una pelea contra el gobierno que nos roba, pero también contra una dirección que nos viene traicionando, no poniéndose a la cabeza de la lucha, y empujando siempre contra las medidas de fuerza que votamos en las bases de las secciones. Nosotros en cada sección tenemos compañeros con experiencia de lucha y jóvenes que quieren pelear, algunos delegados, otros sólo luchadores, por eso es que hacemos paros por sección cuando tenemos algunas demandas insatisfechas. Como ser, nosotros en la sección trapiche somos lo más rebelde que hay, por eso la administración nos tiene marcados, pero ¿qué es lo que les molesta?, que definamos en asamblea petitorios, voceros para presentar las reivindicaciones a la administración y dar a conocer el petitorio a la directiva del sindicato, y que si no hay respuesta positiva, lancemos la huelga en la sección. Ya les dijimos que si nos dicen rebeldes por no permitir que toquen a un compañero, no vamos a tolerar que suspendan o dejen sin trabajo a un obrero, entonces somos rebeldes con honra, porque defendemos la fuente de trabajo y el derecho a la protesta de todos los compañeros. No todos pensamos lo mismo, pero en asamblea nosotros hemos aprendido a discutir a fondo, y a luchar por lo que vota la mayoría. Nosotros decimos “nos tocan a uno, salimos todos a la lucha”. Y los delegados tienen que hacer lo que la base dice, si traiciona por mandato de la empresa o la directiva sindical burocrática, ahí mismo la base se planta, y vota revocarle el mandato al delegado. Nosotros en nuestra sección tenemos experiencia, cuando el delegado dejó solo a la base por irse con el secretario general del gremio y admitir todo el discurso de la administración del ingenio, y no luchó por los compañeros que exigíamos sean reincorporados, a pocos meses de elegido este delegado, presentamos una nota al sindicato donde con la firma de cuarenta compañeros les dijimos que nosotros a ese delegado lo queríamos cambiar.

Esto sirve para demostrar que el delegado no debe venderse, y que nosotros somos orgullosos de ser trabajadores, queremos vivir como trabajadores y pensar como trabajadores, no vivir como burócrata o empresario, pensar cómo joder a los trabajadores, con el solo fin de aumentar una fortuna personal. En muchos casos existen muchos sindicatos que avalan leyes que vienen de la dictadura, que no permiten que se elijan delegados en las secciones de los ingenios; hay que luchar contra el gobierno para anular esta ley anti obrera que viene desde el Operativo Independencia de Bussi, y a esa burocracia sindical hay que exigirle desde las bases que pelee por este derecho. Porque no puede ser que hace más de treinta años se hable de democracia y en los ingenios de Tucumán, ellos, los patrones, el gobierno y la burocracia de la FOTIA, sean dueños de decidir por nosotros, los trabajadores.

Esto no se puede permitir, tiene que haber asamblea y delegados para que el destino lo definamos entre todos los trabajadores, y que no resuelva nuestro salario y condiciones laborales una burocracia enquistada en la FOTIA hace décadas. Ellos pueden tener el cargo de dirigentes, pero las bases tenemos la fuerza de parar los ingenios.

¿Cómo vienen las paritarias azucareras?

Para nosotros el aumento del 23% que ofrecen las patronales, basado en el aumento que acordaron con la directiva de la UOM, es una migaja. Aparte, las gerencias y administraciones de los ingenios tienen buenas ganancias, que no vengan a llorarle a los obreros. En La Esperanza, que está administrada por el gobierno kirchnerista nosotros no sabemos qué hacen con la ganancia, siempre dicen que no les alcanza, pero por ejemplo el año pasado tuvieron una ganancia de alrededor de 680 millones de pesos. Para nosotros va a ser una gran lucha para pelear primero contra las patronales, pero también contra estos dirigentes que se venden, y no firman lo que quiere la base, sino lo que a ellos y a las patronales les conviene, esto es lo que hacen los dirigentes de la FOTIA. Acá nosotros no compartimos eso, como tampoco compartimos la estrategia que tuvo el gobierno y las patronales de Jujuy y Salta de negociar por separado en cada ingenio. Porque entendemos que le resta fuerza al reclamo y divide a los azucareros frente a la prepotencia de las patronales.

Si tenemos que ir al paro vamos a ir al paro por el 40% de aumento salarial, porque no vamos aceptar las migajas del gobierno y las patronales. Pero además el paro azucarero debe ser por todas las reivindicaciones, como la efectividad, la categorización, contra el impuesto al salario, los descuentos y los cierres de secciones. Por todos nuestros derechos porque no vamos a permitir que este gobierno y las patronales azucareras le pongan un tope a nuestras necesidades, vamos a romper el techo que ellos nos quieren poner. Es por eso, que en todos los sindicatos azucareros del norte tenemos que parar, porque tiene que ser un paro activo votado en asamblea y garantizado por los delegados en cada sección, para que haga temblar a las patronales y a los gobiernos. Los trabajadores no necesitamos que las directivas se unan por arriba, lleguen a llamar un paro como presión para ir a conciliación obligatoria, y luego termine levantando la medida de fuerza por los medios de comunicación.

Las bases obreras necesitamos que junto con llamar al paro, impulsen un congreso de delegados y activistas azucareros de Tucumán, Salta y Jujuy, esta es una necesidad, que tenemos que levantar las bases como exigencia a la direcciones gremiales. Estas exigencias de congreso de los delegados y luchadores azucareros nos sirve para forjar la unidad desde las bases y garantizar el paro, y evitar las traiciones de los dirigentes sindicales traidores o que se negocie por separado, y que el primero en negociar tire abajo las reivindicaciones de las mayorías que quieran seguir la lucha, como viene pasando.

Ver también: Los azucareros de Jujuy paran “contra el robo del Gobierno al salario obrero” Entrevista - Parte I







Temas relacionados

Silvio “Chopper” Egüez   /    Ingenio La Esperanza   /    Jujuy   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO