Mundo Obrero

OPINIÓN

Silencio de dirigencia kirchnerista ante represión a trabajadores en Santa Cruz

Una brutal represión tuvo lugar en Río Gallegos el viernes 29 bajo el gobierno de Alicia Kirchner contra trabajadores en lucha por aguinaldo y salarios adeudados, entre otros reclamos.

Martes 2 de enero | 23:55

La represión tuvo lugar el pasado viernes, al momento de votarse en la Legislatura provincial el ajuste pactado entre la gobernadora de Santa Cruz y el Gobierno nacional. Alicia Kirchner logró que se vote un paquete de medidas mediante palos y balas, como viene haciendo el gobierno nacional.

Te puede interesar: Con represión y la ayuda de Cambiemos, Alicia Kirchner logró aprobar el ajuste fiscal

Represiones “buenas” y represiones “malas”

Durante el gobierno kirchnerista sus dirigentes ordenaron la represión contra los sectores que se manifestaron frente a ataques contra los trabajadores, como fue el caso en la multinacional yanqui Lear en 2014, o contra pueblos originarios como la comunidad QOM. Con la complicidad de los medios y el silencio de los dirigentes peronistas, estas represiones parecieran nunca haber existido.

Videos, notas, fotos y testimonios abundan en las redes como pruebas irrefutables de lo dicho más arriba; sin embargo, frente a esto la militancia kirchnerista mantuvo y mantiene un enorme silencio o incluso muchos deslizan que los gobiernos de turno tienen que ejercer algún tipo de coerción social para garantizar el orden y la “paz’’.

Pasado y presente. No tan distintos

El kirchnerismo reprimió bajo su gobierno a trabajadores y pueblos originarios. El kirchnerismo reprime actualmente las luchas obreras. Son sus dirigentes los que llevan adelante una política demagógica, que en la práctica fácilmente puede transformarse en una brutal cacería de trabajadores. En esto Alicia viene demostrando ser la dama de hierro. Implacable.

¿Y qué pasa con la militancia kirchnerista?

Silencio. Ni los sindicatos kirchneristas, ni los centros de estudiantes, ni sus simpatizantes en las redes, han dicho una sola palabra sobre los hechos violentos que se sucedieron en el sur, con la infantería como abanderada para apalear a los maestros, estatales y jubilados. Peor aún: La Cámpora sacó un comunicado en defensa del gobernador de Formosa Gildo Insfrán, quien históricamente reprimió a las comunidades originarias y comenzó el año siendo el responsable de una brutal represión a la comunidad wichi.

¿De qué lado están?

Los trabajadores vienen demostrando que tienen voluntad para pelear en la disputa porque no les arrebaten las condiciones básicas de existencia. En las calles y hasta en los cánticos de protesta del lunes 18 contra la reforma previsional, la unidad de los trabajadores empezó a tomar una forma mucho más potente.

Dejar de hacer la vista gorda

Si sus dirigentes han optado por el silencio, son sus simpatizantes y militantes quienes deben interpelarlos para que salgan a dar la cara en cada lucha que se exprese contra este gobierno, llamando a movilizar.







Temas relacionados

Zona Sur del Gran Buenos Aires   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO