×
Red Internacional
La Izquierda Diario

La empresa petrolera Shell-Raízen comandada por Teófilo Lacroze, luego de suspender a varios trabajadores y despedir a Marcos Ortiz en plena pandemia, dejando sin su fuente de ingreso para su familia, se niega a acatar el fallo de la sala X que ordena la reinstalación cautelar de Marcos.

Lunes 15 de marzo | 21:30
Foto: Corresponsal LID

Este lunes 15 Marcos Ortiz se presentó en la puerta de la refinería Shell - Raízen ubicada en el polo petroquímico de Dock Sud para hacer efectivo el cumplimiento del fallo cautelar que dicto la justicia, ordenando la reinstalación a su puesto de trabajo, mostrando lo injustificado de su despido. Fue recibido por una negativa de la empresa a tomar tareas sin mayores explicaciones, incurriendo la empresa en la ilegalidad de incumplir el fallo.

El 2020, pasado los 150 días de pandemia, y luego del reclamo de los trabajadores por la falta de protocolos e insumos de limpieza, la empresa tomo represalias contra un grupo de trabajadores acusándolo de romper protocolos que la empresa nunca informo fehacientemente. Este hecho estaba lejos de una real preocupación por el cuidado de los trabajadores, sino que se trasformo en una forma de amedrentamiento para estos mismos que estuvieron desde el día uno de la pandemia trabajando para sostener la economía en cuarentena, como actividad esencial, no solo poniendo en riesgo su salud, sino la de sus familias y a cambio recibieron este trato.

Este tipo de empresas, como Shell/Raízen están lejos de haber sufrido por la pandemia e incluso son premiadas con los enormes aumentos en las tarifas de los combustibles, que impacta directamente en toda la cadena de precios y el bolsillo del pueblo trabajador. Mientras tanto, de forma escandalosa, sus propios trabajadores no tuvieron paritarias en 2020 y no hay buenas perspectivas para el 2021. Estas empresas, con el aval del gobierno, aseguran sus ganancias a costa de sus trabajadores. Necesitamos que el Sindicato Petrolero se ponga a la cabeza de enfrentar este saqueo al bolsillo.

Organicémonos y luchemos por todas nuestras demandas

Toda esta situación se ve agravada por la falta de intercambio, de asambleas virtuales o presenciales, para poder ponerle un freno a la prepotencia de las empresas que nos despiden, sancionan y nos rebajan el salario, necesitamos realmente una organización democrática de los trabajadores, donde se intercambie, discuta y se vote un plan de lucha serio para pelear por el salario pero también por la reincorporación efectiva de nuestro compañero Marcos, con el Sindicato Petrolero a la cabeza para que no seamos los trabajadores los que una vez más paguemos los platos rotos de la crisis que deja la pandemia.

Tenemos que seguir el ejemplo de lucha de Marcos, que como muchos trabajadores, no se resignó y con la unidad junto a otros trabajadores en lucha como los aeronáuticos o los de Coca-Cola, que vienen de lograr tres reinstalaciones, sumada a la representación legal del Ce.Pro.Dh. (Centro de profesionales por los derechos humanos) y el apoyo de la Agrupación Naranja Petrolera inicio la demanda contra su despido injustificado. Su pelea no es solo por su propia fuente de trabajo, sino por las condiciones y por los derechos que año tras año seguimos perdiendo y en pandemia se profundizo, pelea que seguiremos dando hasta que se haga efectivo el cumplimiento del fallo que ordena la reinstalación y podamos ver a Marcos y su familia otra vez con su puesto de trabajo.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias