Juventud

UNA JUVENTUD MARCANDO EL PASO

Servicio militar obligatorio en Francia: Macron confirma su promesa de campaña

Después de la instauración del plan estudiantil, uno de cuyos aspectos es amordazar a una juventud jamás suficientemente dócil, Macron ha confirmado su promesa de campaña en sus acuerdos con las fuerzas armadas: la instauración de un servicio nacional universal obligatorio.

Martes 30 de enero | 19:04

Publicado en Révolution Permanente del 22 de enero/2018

Macron jefe las fuerzas armadas

Desde su elección, Macron ha continuado reafirmando su carácter de jefe del ejército, poniendo cara de autoridad, una imagen forjada por la multiplicación de decisiones tendientes a establecer una política de cada vez más seguridad. Todo el mundo tiene la memoria de un Macron, recién elegido, marchando en tanques militares después de su toma de posesión.

Con la excepción de la crisis abierta el verano pasado, cuando el jefe del estado mayor del ejército renunció denunciando los recortes presupuestarios, Macron hizo un impecable mano a mano con el ejército, empezando con el aumento del presupuesto de 16 mil millones de euros en septiembre pasado, aplicando un estado de excepción en el derecho común, y cuya última ofensiva en cuanto a sus promesas al ejército fue la semana pasada en la que anunció el aumento a un 2% del PIB del presupuesto de defensa y el aumento del presupuesto para las operaciones exteriores de aquí a 2025.

En este contexto, también garantizó la introducción de un próximo servicio nacional universal, más comúnmente llamado servicio militar obligatorio. Las modalidades exactas de su aplicación aún no han sido reveladas, salvo que deberá durar casi un mes para todos los jóvenes de 18 a 21 años.

La voluntad de una juventud dócil y patriótica

A través de este servicio militar, el gobierno quiere someter en realidad a una juventud que aún se le escapa demasiado a su gusto por un adoctrinamiento ideológico. Ya que Macron no tiene un verdadero liderazgo en este sector, es consciente de que puede ser la chispa que desencadena las movilizaciones y tiene la intención de remediarlo.

Esto es lo que pretende hacer desde el inicio de su mandato, construyendo intermediaciones en el movimiento estudiantil, así como la inserción de activistas de LREM (La República en Marcha) en las universidades. Pero, sobre todo, este control pasará por el plan estudiantil y la creación de los famosos "registros futuros" que darán la oportunidad a los maestros para decidir la orientación de cada estudiante, mientras que en la universidad serán los tutores quienes tendrán la carga de vigilar individualmente y de cerca a los estudiantes.

Es en este sentido que se establece la introducción del servicio militar obligatorio universal, tal como explica muy claramente el portavoz parlamentario de LREM, citamos, "varias semanas (...) que permiten a todos integrarse a la nación francesa"; mientras que Geneviève Darrieussecq, secretaria de Estado, describió en noviembre pasado "un tiempo de compromiso de la juventud para el país".

Esto es, por un lado, en vista de la imposición a la juventud de empleos cada vez más precarios, la restricción del acceso a la educación y la sombría perspectiva de un futuro marcado por el desempleo y la precariedad, que Macron quiere hacerla marcar el paso y fortalecer su patriotismo. Y en segundo lugar, la militarización es una garantía para el estado francés para la defensa de sus intereses imperialistas, al amparo de una justificación de la lucha contra el terrorismo.

Los detalles de lo que "aprenderán" estos jóvenes durante su servicio, la época del año durante la cual se llevará a cabo su servicio (¿los jóvenes que son obligados a trabajar para vivir tendrán que renunciar al empleo para aprender hasta qué punto la nación francesa es grande?) o más aún su financiamiento, son preguntas que por ahora quedan sin respuesta. Los diputados encargados de estudiar el expediente rendirán su informe el 31 de enero. Algo de qué preocuparse.

Traducido por Estefanía Santamaría






Temas relacionados

Juventud precarizada   /   Emmanuel Macron   /   Francia   /   Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO