Política México

ANTICAPITALISTAS A LA CONSTITUYENTE

Sergio Moissen: expreso político y socialista a la Constituyente

Sergio Méndez Moissen tiene 29 años. Es profesor universitario y expreso político del gobierno del represor Miguel Ángel Mancera.

Sábado 5 de marzo de 2016 | Edición del día

Sergio, con su juventud, su ingenio, su pasión por las causas de los trabajadores y la juventud, ha impartido clases en la UNAM, en la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM), ha publicado dos libros y ha participado de diversos movimientos sociales. Es anticapitalista: marxista desde muy joven.

Desde el año 2000 en la Prepa 3, se organizó con activistas que provenían del Consejo General de Huelga, organizando los paros estudiantiles en conmemoración de la ruptura represiva de la huelga de la UNAM.

Marxista militante formado en el pensamiento de León Trotsky y Vladimir Lenin, estudió en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM.

Al calor de la rebelión de los maestros en Oaxaca, en 2006 se integró a las filas de la Liga de Trabajadores por el Socialismo, antecesora del actual Movimiento de los Trabajadores Socialistas, organización socialista y revolucionaria de México, que forma parte -junto a otras organizaciones de América Latinan y Europa-, de la Fracción Trotskista- Cuarta Internacional.

En 2009 participó del movimiento de solidaridad con la lucha del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) cuando Felipe Calderón decretó la desaparición de Luz y Fuerza del Centro. Fue votado como miembro del Consejo General de Huelga como miembro del movimiento estudiantil.

En 2011, fue miembro de la Coordinadora Metropolitana contra la Militarización (COMECOM) que se destacó en la denuncia de la militarización del país. Organización que se fundó luego de la represión al Foro Internacional contra la Violencia organizado en Ciudad Juárez, Chihuahua, en el que la Policía Federal disparó a Darío Álvarez Orrantía.

En el mismo año, participó del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad (MPJD) que recorrió el país de norte a sur, con la Caravana que organizó el movimiento social y que culminó en Ciudad Juárez, Chihuahua. Dejó el MPJD junto a organizaciones luego de que Javier Sicilia no reconociera los acuerdos de las mesas de discusión en la UACJ. Sin embargo, participó de la Caravana que el movimiento organizó al Sur del país, misma que culminó en Ciudad Hidalgo en Guatemala en solidaridad con el movimiento migrante. Este movimiento fue duramente reprimido con la ejecución de Nepomuceno Moreno, Pedro Leyva y Don Trino de Cherán y Ostula.

En noviembre de 2011, se organizó junto a colectivos, activistas y estudiantes de FFyL por exigencia sobre el esclarecimiento del asesinato político de Carlos Sinuhé Cuevas Mejía, coordinando los paros estudiantiles y denunciando la criminalización a luchadores sociales.

En 2012 participó del movimiento #YoSoy132 como estudiante de maestría en la FFyL, organizándose junto a sus compañeros en la asamblea de posgrados de la UNAM y de la cual fue elegido como vocero rotativo para participar dentro de las asambleas generales interuniversitarias a nivel nacional. Durante la represión del #1DMX se destacó como activista por la campaña por la libertad de todos los presos políticos.

En 2013 durante la jornada de conmemoración del Halconazo, el 10 de junio fue detenido por motivos políticos junto a sus compañeros Nancy Cázares, Edgar Gonzalo Arredondo González, Alejandro Osorio, Jesús Pegueros y varios manifestantes más. Fue golpeado y torturado por la policía capitalina del Gobierno de la Ciudad de México. Fue liberado luego de una fuerte campaña política nacional e internacional.

Ese mismo año durante las protestas magisteriales participó de la organización de la corriente magisterial Nuestra Clase que agrupa a maestros de la Sección 10 de la CNTE.

Durante las movilizaciones del #PosMeSalto, contra el alza a las tarifas del metro, fue hostigado por el periódico El Universal y sus columnistas, como fue el caso de Ricardo Alemán quien lo calificó de ser un “radical”, para después incitar a la represión.

También ha impulsado campañas de solidaridad con la lucha de los trabajadores. En especial con las obreras de Sandak en Tlaxcala que llevan más de 3 años en huelga, con los trabajadores de Honda en Jalisco, incluso siendo parte de las brigadas organizadas en la planta para luchar contra el charrismo de la CTM. En los últimos meses, se hizo parte de la lucha de la maquila viajando a la fronteriza Cd. Juárez Chihuahua, en donde pudo conocer los procesos de los obreros de Lexmark, Foxconn e EATON.

En el movimiento por la presentación de los 43 normalistas de Ayotzinapa, fue parte de una asamblea de profesores de la FCPyS de la UNAM, que organizó clases en plazas públicas y centros urbanos. En ese movimiento además participó dando charlas, asistiendo a todas las movilizaciones y en asambleas junto a sus colegas profesores y estudiantes.

Ha publicado dos libros. México en llamas. Ensayos marxistas sobre la Revolución Mexicana, junto a Jimena Vergara y Pablo Oprinari, en donde se encuentran también textos de Adolfo Gilly, Manuel Aguilar Mora y Octavio Fernandez. Además, coordinó el libro #Juventudenlascalles que narra las luchas juveniles del 2011 al 2012, en una perspectiva global y que analiza los movimientos de #Indignados, #PasseLivre y el movimiento estudiantil chileno.

Su trayectoria universitaria destaca por su pasión por la historia y el movimiento surrealista. Ha realizado estudios sobre historia de América Latina y el Caribe, además de especializarse en literatura surrealista y teoría crítica. Su inclinación por el estudio de procesos revolucionarios en el Caribe, lo llevo a realizar una estancia en el extranjero. Actualmente, además de concluir sus estudios de doctorado, imparte clases sobre historia buscando aportar desde una crítica al capitalismo desde un punto de vista marxista.







Comentarios

DEJAR COMENTARIO