Mundo Obrero

OPINIÓN

Ser metalúrgico y vivir en los márgenes de la pobreza

Hace unos días, la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) cerró un acuerdo del 11%. Sin embargo, el "aumento" deja a los salarios lejos para llegar a cubrir la canasta básica.

Viernes 28 de febrero | 08:46

Foto: FM 89.9

En este articulo intentaremos avanzar en un breve análisis sobre los sueldos de miseria que tenemos los trabajadores metalúrgicos, partiendo de la contradicción que se plantea teniendo en cuenta la importancia del sector en el desarrollo económico e industrial de Argentina.

Para saber en donde estamos parados, cuando hablamos de esta rama productiva, hacemos la siguiente aclaración: los metalúrgicos construimos, diseñamos y/o calculamos desde barcos hasta electrodomésticos, pasando por equipos petroleros hasta piezas de industria automotriz internacional, como también estamos presentes en la fabricación de perfiles, caños y chapas. No sólo mueve la principal rama de la industria pesada y liviana, sino que es la rama productiva industrial más grande del país.

Te puede interesar: Con el acuerdo que cerró la UOM los metalúrgicos perderán hasta 8 puntos de salario real

Pero, como dice el viejo refrán, no todo lo que brilla es oro. En contraposicion, los salarios que percibimos los trabajadores metalúrgicos están muy por debajo de la importancia que tiene la labor que llevamos adelante en cada jornada. Para dar un ejemplo en concreto, un proyectista mecánico, un inspector de calidad o un soldador, todos puestos calificados y claves para la actividad, tienen un sueldo medio de 39.700 pesos en bruto, que se traduce en 31.600 pesos neto. Este numero es con el 11% pactado por UOM el día 20 de febrero y con una canasta básica que gira alrededor de los 42.000 pesos. Queda muy claro el sueldo de miseria que tenemos en el sector. 

Podés leer: Relaciones peligrosas: 6 medidas de ajuste que anunció el Gobierno para hacerse amigo del FMI

Durante la era de Macri, el sector fue condenado a 70 mil despidos y otras miles suspensiones sin que la UOM, a pesar que Antonio Caló reconociera la gravedad de la situación, moviera un dedo en defensa de los puestos de las familias metalúrgicas. Pasada la impronta macrista, el nuevo Gobierno, el de Fernández, pide moderación a nuestros reclamos salariales mientras negocia el pago de la deuda con el FMI, una deuda ilegal e ilegitima que nunca fue investigada y que ajustará aún más los bolsillos de los trabajadores y de las trabajadoras hipotecando el futuro de la juventud.

Desde los sectores de la industria que vivimos en los márgenes de la miseria sentimos que la deuda es con los trabajadores.







Temas relacionados

Almirante Brown   /    Antonio Caló   /    Trabajadores metalúrgicos   /    UOM   /    Provincia de Buenos Aires   /    Zona Sur del Gran Buenos Aires   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO