Internacional

ESTADOS UNIDOS – BRUTALIDAD POLICIAL

Segunda jornada de movilizaciones en Charlotte con un herido en estado crítico

Luego de la segunda jornada de protestas en Charlotte, con enfrentamientos entre manifestantes y la policía, la alcaldía informó que la persona que anteriormente había dado por muerta se encuentra en estado crítico.

Gloria Grinberg

@GloriaGrinberg

Jueves 22 de septiembre de 2016 | Edición del día

"El civil que sufrió una herida de bala durante las protestas está en soporte vital, condición crítica. No ha muerto", aclaró la Alcaldía de esa ciudad de Carolina del Norte en su cuenta oficial de Twitter, en la que una hora antes había informado de la muerte. Según la Alcaldía, el disparo se produjo "de civil a civil", no por fuego de policías.

El gobernador de Carolina del Norte, Pat McCroy, declaró el estado de emergencia en la ciudad de Charlotte y ordenó el despliegue de la Guardia Nacional y la Policía de tránsito para apoyar a los agentes locales. "No podemos tolerar la violencia y no podemos tolerar los ataques a nuestros policías", dijo McCroy a CNN.

La Policía realizó numerosas detenciones, y en la madrugada del jueves continuaban los choques entre decenas de manifestantes y la policía, que empezaron poco después del atardecer.

Las movilizaciones dieron comienzo el pasado martes después de que el agente afroamericano Brentley Vinson, asesinara al afroamericano Keith Lamont Scott, de 43 años, que según las autoridades iba armado. Los familiares de Scott aseguraron que el hombre estaba esperando a que su hijo regresara de la escuela para recogerlo y negaron que tuviera un arma. El asesinato se llevó a cabo en un espacio de un estacionamiento donde se podía leer “Visitor”, fuera de un lujoso complejo de edificios.

Charlotte es la ciudad más grande del estado de Carolina del Norte, con más de 825.000 habitantes y 35 % de su población afrodescendiente. En horas de la tarde, ya se veían a manifestantes con carteles en los que se leía "las vidas de los negros importan" (Black Lives Matter) y "sin justicia no hay paz" (No justice no peace), entre otras consignas.

La movilización había comenzado en el complejo de apartamentos donde fue tiroteado Keith Lamont Scott y habían programado una vigilia en el centro de la ciudad, en el parque Marshall.

Las fuerzas represivas atacaron con gases lacrimógenos, y luego algunas piedras y botellas de agua fueron arrojadas por los manifestantes. Estos enfrenamientos se prolongaron hasta la madrugada, con varios arrestos y 16 agentes heridos.

De igual manera, la ruta interestatal nro. 85 quedó bloqueada por más de cinco horas y un local de la cadena de supermercados Walmart fue saqueado, de acuerdo a las declaraciones de las autoridades.

Tres asesinatos contra afroamericanos en una semana

Hace una semana han asesinado al adolescente Tyree King en Columbus, Ohio. Dos días después, la muerte de un hombre en Tulsa, Oklahoma, que tenía sus manos atrás de la cabeza cuando fue asesinado por el oficial. El martes en Charlotte, Scott fue la víctima fatal.

En el caso de Tyree King, la policía argumentó que su arma de aire comprimido era idéntica a una pistola semiautomática Smith & Wesson utilizada por la policía y los militares. Luego de este crimen contra el adolescente, que murió en el hospital de niños después de recibir más de tres disparos de la policía, las autoridades locales solo podían hablar de los “parecidos” en las armas. No mencionaban que la única versión de los hechos es de la policía, ya que no hay filmaciones, y los policías no llevaban cámaras en sus uniformes, como lo exige la reglamentación.

Quizás te interese: Un policía blanco asesinó a un adolescente afroamericano en Ohio

El hombre que fue asesinado en Tulsa es Terence Crutcher, otro afroamericano de 40 años. La policía y algunos investigadores dijeron que Crutcher llevaba drogas, para su abogado, este no es un motivo para su fusilamiento. En una entrevista el miércoles, el padre de Crutcher, el reverendo Joey Crutcher, dijo que su hijo había participado de las manifestaciones contra la violencia policial y racista y para repudiar los asesinatos contra afroamericanos.

En este video se pueden ver las declaraciones del padre de Terence.

Tal vez te interese: Video muestra a Policía de Oklahoma fusilando a un afroamericano desarmado

Una vez más, las autoridades pidieron calma, en este caso el turno le toco a la alcaldesa de Charlotte, Jennifer Roberts, que prometió “total transparencia en la investigación de lo sucedido”. A su lado, el jefe de la Policía de Charlotte-Meckenburg, Kerr Putney, contó su versión de la historia: "la historia es muy diferente de la que se ha contado en las redes sociales" y dijo que los policías pidieron a Scott que arrojase el arma con la que salió de un vehículo, que en el lugar del incidente se encontró un arma cerca del cuerpo de la víctima y no un libro que leía mientras esperaba que un hijo suyo regresara de la escuela, como han manifestado sus familiares.

Se repite la situación en la cual la versión de los hechos más difundida es el testimonio de los policías asesinos, que no llevaban la cámara en su uniforme (body camera) como lo indica su reglamento, contra el testimonio de la familia de las víctimas.

En la tarde de ayer, Lyric Scott, hija Keith, acusó a la Policía de acabar con la vida de su padre que estaba desarmado, a través de un video que acumuló más de medio millón de vistas. Hay muchas versiones acerca de la muerte de Scott, muchas de ellas difieren de las de la policía.

Los últimos tres casos están bajo investigación, y junto a los sucesos de Charlotte, generaron repercusiones a nivel nacional, incluidos los dos candidatos a la Presidencia de Estados Unidos.

En un acto de campaña en Orlando (Florida), la candidata demócrata, Hillary Clinton, lamentó ambos decesos y dijo que la muerte de afroamericanos a manos de policías debe terminar:
"Comienza a ser intolerable". El candidato republicano Donald Trump, a través de su cuenta de Twitter calificó de "trágicos" los hechos en Tulsa y Charlotte, y abogó por la unión "para que Estados Unidos sea nuevamente seguro".

El gobernador de Carolina del Norte, Pat McCrory, expresó su apoyo para el jefe de policía de Charlotte y la alcaldesa por sus esfuerzos para mantener la calma en la comunidad, mientras que el fiscal general del estado, Roy Cooper, pidió que el caso sea investigado a fondo para que se haga justicia.

La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) de Carolina del Norte exigió una investigación completa y transparente a la Oficina Estatal de Investigaciones (SBI) y al Departamento de Policía de Charlotte-Mecklenburg (CMPD), en especial por las "versiones contradictorias" respecto a la muerte de Scott.

En otras ciudades de Estados Unidos también se desarrollaron movilizaciones en repudio a los asesinatos y para exigir justicia y que esto casos no queden impunes.

Las muestras de solidaridad se reprodujeron en las calles y también en las redes sociales que mostraban ejemplos como el de este colegio donde estudiantes y docentes taparon las paredes con carteles denunciando los asesinatos, el racismo y la brutalidad policial.

En Estados Unidos sigue aumentando el número de víctimas de la brutalidad policial y racista, en Baton Rouge, Dallas, Milwaukee, además de los asesinatos que han quedado impunes y también despertaron protestas masivas.

Quizás te interese: Un nuevo fallo de impunidad: absuelven a los policías asesinos de Freddie Gray

Milwaukee: la ciudad de la segregacion y el racismo

Black lives matter: Nace una nueva generación








Temas relacionados

Charlotte   /    Estados Unidos   /    #BlackLivesMatter   /    Brutalidad policial   /    Racismo   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO