POLÉMICA CON EL PARTIDO OBRERO

Sectarismo en el flanco izquierdo, oportunismo en el derecho

Altamira justifica su rechazo a una gran campaña por el voto en blanco independiente de los bandos capitalistas con otras organizaciones de izquierda. Mientras, sus aliados extra-frente en la interna del FIT no hacen campaña alguna o directamente ni votan en blanco, y sus aliados universitarios votan por Scioli. La coherencia, bien gracias.

Sábado 21 de noviembre de 2015 | Edición del día

En un reciente artículo Jorge Altamira defiende la negativa sectaria del Partido Obrero a que el Frente de Izquierda lidere una gran campaña por el voto blanco o nulo con otras organizaciones que lo hacen desde una perspectiva independiente, como Autodeterminación y Libertad de Luis Zamora o el Nuevo Mas; propuesta que hicimos desde el PTS.

En el mismo acto, reafirma el planteo oportunista de que sí bien en este caso se mantienen independientes, en otras situaciones el PO estaría dispuesto a apoyar un “campo” burgués contra otro; señalamiento que sería muy oportuno, según Altamira, porque “la izquierda k nos ataca por una supuesta neutralidad ante el macrismo”. Se entiende, claro, sus aliados en la interna del FIT para enfrentar al PTS como Pueblo en Marcha o el Perro Santillán no llaman a votar en blanco, y en las universidades tienen una alianza de largo alcance con Patria Grande que está llamando desesperadamente a votar por Scioli.

Sectario hacía hacia el flanco izquierdo, oportunista hacía el flanco derecho. La resultante de ambas: voto en blanco sí (por esta vez), gran campaña, No.

PO, flexibilidad estratégica e intransigencia táctica

Durante todo este año el PO estuvo intentando incorporar al Frente de Izquierda sin ninguna discusión mínimamente seria, ni de programa ni de práctica, a grupos que votaban por el FIT pero no tenían acuerdo con su programa, sea que se referenciaban en Evo Morales, como el Perro Santillán, o en Podemos o Syriza, como Pueblo en Marcha, o que directamente decían que no estaban con el programa del FIT como la CRCR.

Ahora resulta que a estos aliados que el PO incluyó en sus listas para ir a la interna contra el PTS, a la hora de hacer campaña a contra corriente por el voto en blanco no se les escucha la voz, o directamente no llaman a votar en blanco como Pueblo en Marcha (que continúa en un frente en Rosario con Ciudad Futura que llama a votar a Scioli), o como Santillán que sin hablar del voto en blanco dice “no son lo mismo pero tampoco Scioli es la garantía de lo más progresista del kirchnerismo”. Visto esto, pareciera que si en algún momento el FIT estuvo cerca de una Syriza argentina fue con la lista U2 que conformó el PO.

Como para reafirmarse en su oportunismo, el PO en medio de la campaña se niega a conformar listas del Frente de Izquierda en las universidades de Jujuy, Salta, y La Plata, y en esta última va de la mano con su aliado permanente de Patria Grande, que hace más campaña por Scioli que Karina Rabolini. ¿Cómo es eso de “Syriza, no”? me repite, por favor.

Ahora bien, resulta que el Nuevo MAS y Zamora llaman claramente al voto en blanco (no son Massa, ni votan en blanco desde la colaboración de clases). Aprovechando esta confluencia táctica, el PTS plantea en la Mesa del FIT que este tiene que liderar una gran campaña común, llamando a estas corrientes, para potenciar un voto en blanco desde una perspectiva independiente de los bandos capitalistas. Pero el PO pone el grito en el cielo… no vaya a ser cosa que se vea que sus aliados de las PASO están en otra sintonía.

Parafraseando a Lenin pero al revés, el PO nos dice: “flexibilidad estratégica e intransigencia táctica, compañeros!!!” Sin palabras. El PO se parece a aquellos que después de haber amenizado tanto tiempo los funerales con su música nupcial, no pueden sino entrar a una boda con una marcha fúnebre a riesgo de traicionarse a sí mismos.

Autorreferencialidad, No

Es claro que todo este zigzagueo político es difícil de justificar. Altamira intenta darle algún tono de fundamentación apelando a la tesis oportunista de que en situaciones críticas hay que apoyar a “los enemigos de nuestros enemigos”, llevando el planteo a un confusionismo total igualando elecciones, con golpes de estado, y hasta la guerra de Malvinas. Como si esto fuera poco, iguala partidos de base obrera con partidos de base campesina. Ya discutimos con creces estas cuestiones en nuestro artículo anterior donde señalamos el desbarranque al que llevan este tipo de estrategias y el confusionismo al que van unidas.

Para verificarlo no hay que ir muy lejos, en Bolivia gracias a esta estrategia el PO no pudo nunca hacer pie. En Brasil, perdieron al grupo hermano que tenían (Causa Operaria) que desbarrancó y ahora hace de furgón de cola del PT “contra la derecha”. Sus compañeros de Grecia, ante la “gran” propuesta de llamar a votar a Syriza que les hizo el PO, por suerte para ellos, le dijeron “no, gracias” sino se hubieran hundido políticamente. Altamira todavía sigue reivindicando esta política, aún cuando se demostró catastrófica, con Syriza hoy encabezando el ajuste!!!

La campaña por el voto en blanco ya pasó, el PTS puso todas sus fuerzas para llevarla adelante, y Nicolás del Caño estuvo a la cabeza de llevar el planteo del voto en blanco, la independencia de los bloques capitalistas, y la lucha contra el ajuste, a contracorriente de la polarización burguesa y la opinión pública “progre”. La negativa sectaria del PO a una gran campaña por el voto en blanco con este contenido, liderada por el FIT, ya es un hecho consumado. Pero vale la pena reflexionar hacia futuro.

Pareciera que el PO, luego de perder en las PASO, ha emprendido un curso autoreferencial de “vuelta” al viejo PO. Esta es la base del corso a contramano en que se transformó su política, donde el criterio para evaluar la independencia de clase de tal o cual organización depende de si apoya al PO o no. Ya es hora de superar este tipo de “estrategia”. Es parte de prepararnos, y preparar al Frente de Izquierda para enfrentar el período que viene.







Comentarios

DEJAR COMENTARIO