Internacional

PENÍNSULA COREANA

Se reanuda el diálogo entre las dos Coreas y Trump lo mira por Twitter

Con los juegos olímpicos de invierno como excusa, las dos coreas reabrieron un canal de diálogo por primera vez en dos años. Trump lo mira desde twitter.

Juan Andrés Gallardo

@juanagallardo1

Viernes 5 de enero | 13:36

Desde la llegada de Trump a la Casa Blanca los giros políticos en la península coreana se han vuelto bruscos, y muchas veces imprevisibles. El último de ellos ocurrió a pocos días de iniciado el 2018 y no tuvo como protagonista el lanzamiento de un nuevo misil de parte de Corea del Norte, sino la propuesta del líder norcoreano de que algunos de sus deportistas participen en los juegos olímpicos de invierno que comienzan en pocos días en Corea del Sur.

Mientras que Trump se pavoneaba desde su cuenta de Twitter sobre el "gran tamaño" de su "botón nuclear" tratando de burlarse de unas declaraciones previas de Kim Jong-un, ambas coreas levantaban los teléfonos por primera vez en dos años y arreglaban el inicio de conversaciones formales para el 9 de enero. Si bien por ahora Corea del Norte aclara que el diálogo tiene un fin meramente "deportivo", la realidad es que no se descarta la apertura de negociaciones sobre la cooperación entre ambas coreas. Este escenario deja a Trump bastante mal parado, aunque, cómo ya es común en su estilo pragmático, el magnate salió a declarar en Twitter que estas conversaciones son gracias a su presión sobre Corea del Norte. Una suerte de posverdad lisérgica.

Los hechos

Corea del Norte acordó este viernes sostener conversaciones oficiales con Corea del Sur la semana próxima. El contacto llega luego del mensaje de año nuevo del líder norcoreano en el que anunció que su país podría participar de los juegos olímpicos de invierno en Corea del Sur. Se abrió así un canal de diálogo que estaba clausurado desde hace más de dos años.
El anunció coincidió con la postergación de parte de Washington y Seúl de un ejercicio militar conjunto que estaba planificado y que ahora fue diferido para después de los juegos de invierno.

A diferencia de la anterior presidenta conservadora surcoreana (hoy comprometida y encarcelada por escándalos de corrupción), la actual administración se define como reformista e inclinada hacia el diálogo. Desde que llegó al poder en 2017 trató de buscar las vías para desmantelar la instalación masiva de un sistema de defensa estadounidense en la frontera con Corea del Norte que era vista como una amenaza por este último.

Desde ese momento el presidente surcoreano, Moon Jae-in, se vio surfeando entre la presión de la linea belicista trumpeana y su objetivo de reabrir un canal de diálogo con su par del norte. Este último es el que se está poniendo en práctica ahora y busca a mediano plazo cambiar la linea guerrerista por la de una cooperación, que incluya un intercambio que le de aire a la asfixia económica del norte, como carta clave para rebajar la pulsión nuclear norcoreana.

Conversaciones

Es con esta trama de fondo que Corea del Sur dijo que el Norte había dado su consentimiento para sostener conversaciones el martes. La última vez que las dos Coreas participaron en diálogos oficiales fue en diciembre de 2015.

La reunión tendrá lugar en la aldea de Panmunjom, donde se espera que funcionarios de ambos países debatan sobre los Juegos Olímpicos de Invierno, que se celebrarán en Corea del Sur el próximo mes, y algunos aspectos de las relaciones intercoreanas, dijo a periodistas el portavoz del Ministerio de Unificación de Corea del Sur, Baik Tae-hyun.

Los funcionarios que representarán a las dos Coreas aún no se han sido confirmados.

Corea del Sur y Estados Unidos técnicamente siguen en guerra con Corea del Norte después de que el conflicto coreano de 1950-1553 terminó con una tregua, pero no con un tratado de paz.

Trump, que durante meses negó cualquier tipo de diálogo con Corea del Norte y apuntó al aumento de sanciones, y el aumento de la presencia militar, como herramienta de disuasión, volvió a mostrar su pragmatismo en la red social Twitter.

Con los hechos ya consumados Trump lanzó un tuit en el que se atribuyó el mérito de cualquier diálogo entre Seúl y Pyongyang.

"¿Alguien realmente cree que las conversaciones y el diálogo continuarían ahora mismo entre Corea del Norte y Corea del Sur si yo no estuviera dispuesto de forma firme y sólida a comprometer nuestro ’poder’ total contra el Norte?"

Unas horas antes se burlaba del tamaño del "botón nuclear" de Kim Jong-un, dejando en claro que los temas diplomáticos no son su fuerte.








Temas relacionados

Kim Jong-un   /    Corea del Norte   /    Corea del Sur   /    Donald Trump   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO