Mundo Obrero Venezuela

ASAMBLEA Y PROCESO DE ORGANIZACIÓN

Se realizó asamblea de trabajadores del Ministerio del Trabajo

Las trabajadoras y trabajadores discutieron sobre las reivindicaciones que necesitan, la posibilidad de tomar acciones de protesta, así como avanzar en un proceso de organización desde las bases.

Jueves 12 de julio | 19:53

El pasado lunes 09 se llevó a cabo, en la sede central de Ministerio del Poder Popular para el Proceso Social de Trabajo (MPPPST), una asamblea de trabajadores convocada por el nuevo sindicato unificado, Sindicato Único Nacional Bolivariano de Trabajadores y Trabajadoras del MPPPST (Sunbotramppst). El espíritu de la asamblea, que contó con la presencia de aproximadamente un centenar de trabajadoras y trabajadores, fue de dar pasos inmediatos en la organización como trabajadores y en la lucha por reivindicaciones urgentes, dada la dramática situación que se vive.

Nuevo contrato y un salario que cubra la canasta básica, indexado a la inflación

El último contrato colectivo del MinTrabajo tenía vigencia para 2010-2011, llevando así ya 7 años vencido, un rezago larguísimo, más grave aún cuando los últimos años han sido de crisis económica, con una fuerte inflación de varios años, que ha pasado ya a niveles de hiperinflación en el último período, años en los que los derechos y salarios de los trabajadores quedan completamente por detrás del costo de la vida. Por eso, una de las razones fundamentales de la convocatoria fue la necesidad de concretar de una vez por todas la discusión del nuevo contrato colectivo. Así lo informó la directiva del sindicato, y lo ratificaron como una necesidad las diversas trabajadoras y trabajadores que intervinieron en la asamblea.

Sin embargo, se planteó también la necesidad de plantear una exigencia en lo inmediato: un aumento salarial de emergencia, dada la pulverización actual del salario y lo prácticamente insignificante de su monto con relación al costo de las cosas. Al respecto, varios trabajadores sostuvieron que la exigencia debe ser de un salario equivalente al costo de la canasta básica familiar, y que se indexe de acuerdo al aumento de la inflación, como una medida elemental para defender el salario, para defender las condiciones de vida básica de los trabajadores y sus familias. “Menos que eso no deberíamos exigir, es lo elemental, lo básico”, plantearon algunos. Alrededor de esto hubo un notorio acuerdo de la mayoría de la asamblea.

Organización desde la base: voceros/as y delegados/as por oficina

Otro aspecto destacado de la asamblea fue la idea de avanzar en una figura de representación directa de las bases de los trabajadores y trabajadoras, además de las asambleas, como serían voceros o delegados electos por la base en cada oficina. Se expresó un acuerdo en ese sentido, que en cada departamento u oficina se hagan reuniones para que se exprese el sentir de cada trabajador y puedan elegir democráticamente a quienes consideren como sus delegados o voceros.

Espíritu de lucha

La asamblea expresó la disposición de los trabajadores a dar pasos en medidas de lucha si no hay respuestas satisfactorias por parte de las autoridades. Con diversos ejemplos cotidianos de lo poco y nada que puede cubrirse con el salario, fueron varias las intervenciones que se pronunciaron a favor de tomar medidas de lucha, tal como vienen haciendo muchos otros trabajadores en el país, y como de hecho se ve en el propio ministerio cuando todas las semanas llegan a las puertas del mismo grupos de trabajadores a plantear sus reclamos.

La deplorable realidad de las jubiladas y jubilados

¿Cuánto gana una jubilada del Ministerio del Trabajo? A partir de la intervención de una trabajadora jubilada se expresó la dura realidad que viven quienes, luego de trabajar como mínimo 25 años en la institución (en muchos casos son muchos más años), terminan con un ingreso totalmente desmejorado: 900.000 bolívares, es decir, el costo actual de dos empanadas, una cantidad que no alcanza absolutamente para nada, es la miseria que cobra quincenalmente una jubilada. “Se los juro que si yo hubiese sabido que esto iba a ser así, no doy el paso de pasar a jubilada”, dijo visiblemente afectada una de las trabajadoras. Una realidad que constataron otras jubiladas y jubilados presentes en la asamblea.

En ese sentido el planteamiento que se hizo escuchar fue la necesidad de exigir la homologación para los trabajadores/as jubilados/as de los derechos que conquisten los trabajadores activos. Ninguna idea de que si se jubila con el 80 o con el 100% del salario, sirve de nada, planteó una trabajadora, sino se homologan los beneficios, esto en razón de que el salario real que se toma en cuenta para la jubilación es muy inferior al que se percibe mientras se está activo.

El ejemplo de lucha de las enfermeras

Como la realidad que viven los trabajadores del MinTrabajo no es muy diferente a la del resto de la clase obrera del país, se hizo presente como referencia el ejemplo de la lucha que llevan actualmente las enfermeras a nivel nacional, que llevan ya tres semanas de paro indefinido. Se puso como ejemplo hablando de la necesidad de tener fuerzas propias para poder luchar las reivindicaciones, señalándose cómo las enfermeras han logrado que el gobierno nacional deba tomar cuenta de sus exigencias, y no ignorarlas como hace con otras demandas y luchas de otros sectores de trabajadores, porque éstas se han mantenido firmes y activas.

Así mismo, se hizo referencia a estas trabajadoras al momento de exponer la importancia de lograr acuerdos salariales consistentes, que tomen en cuenta los niveles casi diarios de inflación, sin ilusionarse con montos que parezcan “altos” en el momento pero que al cabo del poco tiempo se los come rápidamente la inflación: “Las enfermeras tuvieron eso claro y no cayeron en la trampa de un bono de 20 millones, porque eso es un poquito de pan para hoy y hambre para mañana”, afirmó una trabajadora.

Te puede interesar: [FOTOREPORTAJE] La lucha de las enfermeras del Clínico UCV se articula con otros hospitales de Caracas

Nuevo sindicato y afiliación

Un punto polémico de la asamblea fue el relativo a la manera como vio luz el nuevo sindicato. Muchos trabajadores recién se enteraban en esa asamblea que había habido tal unificación y que existía ya un sindicato nuevo con su respectiva junta directiva. El reclamo de muchos estuvo dirigido contra ese hermetismo con que se manejó el asunto, a cuestionar que existiese una directiva sindical que no había sido electa y que “fueran los mismos de siempre”, en alusión a que varios de los directivos del nuevo sindicato son los mismos directivos de los anteriores sindicatos que durante muchos años han existido sin renovarse en elecciones.

Los miembros de la junta directiva que estaban presentes respondieron que esta tiene carácter provisional y que en el plazo de 8 meses estarán realizando las respectivas elecciones. Argumentando también que legalmente es lo que corresponde, que al momento de darse una unificación de varias estructuras sindicales, la ley habilita a conformar una nueva directiva provisional con los miembros directivos de las estructuras que se unifican y llamar posteriormente a elecciones.

Así mismo, plantearon la necesidad de afiliarse al sindicato para que pueda este tener la legalidad y legitimidad suficientes para asumir frente al ministerio como canal de las demandas de los trabajadores.

Hubo diferentes posiciones al respecto, puesto que a muchos trabajadores no los convencía la idea de afiliarse al sindicato por los cuestionamientos señalados anteriormente, sobre la poca participación democrática que precedió a su conformación. Otros trabajadores plantearon también una crítica a la manera “burocrática” en que se dio la conformación del mismo, pero consideraron que era importante afiliarse para fortalecer el órgano de lucha, el sindicato como tal, más allá de la directiva que tuviera en determinado momento, evitando así además que el ministerio pueda tener una excusa para no avanzar en la discusión de las reivindicaciones de los trabajadores, pudiendo argumentar que no las discute porque no hay organización sindical con legitimidad para discutir, como ha sido la excusa que ha tenido durante todos estos años en que permanece vencido el contrato colectivo de los trabajadores del ministerio.

¿Qué sigue?

Las conclusiones a las que arribó la asamblea fueron que es necesario plantear un conjunto de reivindicaciones en lo inmediato, así como avanzar en la escogencia de los delegados o voceros por oficina, que acompañen al sindicato en sus eventuales reuniones con el ministerio, y en el trabajo de recoger y sistematizar los planteamientos que debe contener el proyecto de nuevo contrato colectivo que se vaya a introducir. Sobre la afiliación, se quedó en que quienes están de acuerdo contribuirán a conseguir afiliaciones, sin que la afiliación sea sin embargo un requisito para participar de las reuniones o ser vocero de los trabajadores, ni un obstáculo para avanzar en la presentación del pliego de peticiones. Como planteó un trabajador, la mejor manera que tendría el sindicato de superar la desconfianza que mantienen algunos trabajadores hacia el mismo, y lograr así mayores niveles de afiliación, es precisamente dar la mayor apertura a la participación democrática y dar pasos reales en la defensa de los intereses de los trabajadores.

La directiva del sindicato se comprometió a armar, con base a los planteamientos recogidos en la asamblea, una propuesta de un pliego de peticiones, y socializarla mediante los correos electrónicos que recogió de los asistentes y de otros medios a disposición (mensajes por whatsapp, etc.), para que se defina el pliego definitivo que se le planteará en los próximos días a las autoridades del ministerio.

Así mismo, informaron que además de esta asamblea, debían recogerse también los planteamientos de las respectivas asambleas del Instituto Nacional de Prevención, Salud y Seguridad Laborales (Inpsasel) y el Instituto Nacional de Capacitación y Recreación de los Trabajadores (Incret), organismos adscritos al MINPPPST, las cuales se llevarían a cabo los días martes y miércoles, respectivamente.

Al cierre de esta edición tuvimos la información de que efectivamente se llevaron a cabo las asambleas del Inpsasel y el Incret, así como se comenzaron a concretar las reuniones y elección de delegados y delegadas por oficina en la sede central del ministerio.

Te puede interesar: ¿Qué demandas de la clase trabajadora ante la situación actual del salario?






Temas relacionados

Crisis Venezuela   /   Caracas   /   Mundo Obrero Venezuela   /   Ministerio de Trabajo   /   Salarios   /   Sindicatos

Comentarios

DEJAR COMENTARIO