MUNDO OBRERO

Se realizó Encuentro Internacional de Trabajadores convocado por la CNTE

La CNTE convocó a Encuentro Internacional de Trabajadores. ¿Qué se discutió en él?

Lunes 10 de octubre | 13:15

En el Encuentro Internacional de trabajadores convocado por la CNTE el 1ro de octubre del corriente año, para discutir el impacto de los planes neoliberales en el continente y acordar medidas para enfrentar este ataque, así como rodear de solidaridad a la misma CNTE, estuvieron presentes además de México, representantes de Brasil, dirigentes de la Coordinadora Nacional de Luchas-Conlutas y de la Asociación Nacional de Docentes de Enseñaza Superior, asi como de la Oposición Alternativa de Sao Paulo (Conlutas); de Venezuela, el coordinador internacional de la Red Global por la Calidad Educativa y el Director Nacional por Venezuela ante el Laboratorio Latinoamericano de Evaluación de la Calidad de la Educación de la UNESCO; de Chile, el presidente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación; de Canadá, la vicepresidenta de la Federación de Maestros de la Columbia Británica y representante de la Coordinación General de la Coalición Trinacional en Defensa de la Educación Pública, además de representantes de Costa Rica y Colombia; fundamentalmente organizaciones de maestros y de la educación.

Sin embargo, al hacerse pública esta convocatoria de un día para el otro, el Encuentro no posibilitó que otras organizaciones sindicales (fabriles o de servicios) y movimientos del continente que vienen dando importante luchas contra la ofensiva neoliberal, aportaran sus experiencias y propuestas, abriendo así la posibilidad de desarrollar un intercambio obrero más cualitativo. Consideramos que esta es una primera e importe limitación del evento.
Como ya señalamos, dicho encuentro tuvo también como objetivo plantear la solidaridad con el movimiento magisterial mexicano, que mantuvo un paro de 4 meses en 4 estados y las calles ocupadas con movilizaciones de miles ante el rechazo de la reforma educativa de EPN. En el evento se buscó resaltar a nivel internacional la importancia de esta lucha para los trabajadores del continente, como cuestión elemental para fortalecer al movimiento que, ahora sufre una contraofensiva represiva del gobierno, después de haber levantado el paro.

Una falla ante un necesario posicionamiento de clase internacionalista
Si bien se denunció la política anti-obrera de gobiernos como el de Macri en Argentina, Temer en Brasil, Bachelet de Chile y otros, se omitió denunciar la política anti-obrera de gobiernos como el de Evo Morales con la apertura al capital transnacional y su endurecimiento contra los trabajadores, tal como se vio recientemente con el tema del cooperativismo minero. También se evitó denunciar la política autoritaria de Nicolás Maduro en Venezuela, donde ya Hugo Chávez había favorecido a la llamada “boliburguesía” (burguesía bolivariana) que, lejos de avanzar hacia el “Socialismo del Siglo XXI” y hacia un “desarrollo nacional” burgués, vuelven a disciplinarse - pese a su discurso “independiente”- a las imposiciones del capital imperialista, como lo muestra la asociación con capitales internacionales y empresas mixtas para explotar recursos estratégicos como el petróleo o los minerales con las negativas consecuencias que implica para los trabajadores y las comunidades indígenas.
Y es que denunciar únicamente a los gobiernos abiertamente proimperialistas que encabezan los planes neoliberales y no a los llamados pos-neoliberales que administran los negocios de las burguesías nacionales y extranjeras como en Venezuela, Ecuador y Bolivia, no arma políticamente a los trabajadores de América Latina para una política de independencia de clase y combativa (de ruptura en la confianza en esos gobiernos).
Ésta es una cuestión muy delicada y un gran déficit para la formación de cualquier coordinación internacional que se acuerde impulsar.

Los participante del encuentro, principalmente los compañeros de CONLUTAS de Brasil, del CILAS de México junto a otras organizaciones, reivindicaron los 4 meses de intensa lucha del magisterio combativo pero, en un marco de declaraciones sobre el clasismo, omitieron cuestionar la política de la dirección de la CNTE, en particular de la Sección XXII de Oaxaca, de acordar con el MORENA y AMLO (una dirección ajena a los intereses de la clase trabajadora), participar en las elecciones de Junio de este año, a favor de dicho partido a cambio de las promesas de AMLO de echar abajo la reforma en cada estado donde fuese gobierno. Y luego el mismo Lopez Obrador pasado el 5 de junio, una vez estallado el movimiento por la abrogación de la reforma educativa en las calles de la CDMX -extendiéndose a otros estados-, en la preparación de su campaña presidencial hacia el 2018 declaró públicamente que la reforma no podría jamás abrogarse sino apenas modificarse en el parlamento (además de oponerse a toda política que desestabilice al gobierno de Peña Nieto), demostrando que este acuerdo nada tuvo que ver con el clasismo ni los intereses del magisterio combativo.

Un raro “clasismo” que abona al fortalecimiento neoliberal
Los representantes de la CONLUTAS en el Encuentro, -adheridos a la Liga Internacional de los Trabajadores (LIT)-, ante la política de la burguesía más pro-imperialista en Brasil, de llevar a la entonces presidenta Dilma Rousseff (PT) al juicio político para destituirla de su cargo, se plegaron totalmente a esta demanda bajo la consigna del PSTU de “FUERA TODOS”. Lo que implicaba la destitución de Dilma de la presidencia y que directamente llevaría a la presidencia ilegítima al golpista -vicepresidente- Michel Temer que prometía profundizar los planes neoliberales contra los trabajadores y el pueblo brasileño, mismos que ya comenzó a aplicar.

Al apoyar el golpe institucional contra Dilma -quien también supo atacar las conquistas de la clase obrera brasileña- el PSTU se hizo eco del sector patronal más directamente ligado al imperialismo, aportando al cambio de relación de fuerzas a favor del empresariado y en desmedro de nuestra clase.

Es decir, al avalar el “impeachment” impulsado por el Congreso brasileño (proimperialistas y corruptos conocidos) el PSTU, al que pertenecen estos dirigentes de Conlutas se ubicó en el campo de los golpistas.

Una política elementalmente clasista hubiera sido no situarse en el campo de la burguesía abiertamente pro-imperialista y llamar a rechazar el juicio político orquestado entre este sector empresarial y el Imperialismo yanqui (lo que no implicaba llamar a confiar en Dilma ni en Lula).

Como propuso el Movimiento Revolucionario de los Trabajadores -MRT- ( que también participa en Conlutas quien llamó a enfrentar el “golpe institucional” reaccionario avalado por el imperialismo, con una política claramente independiente y de clase respecto al PT, sin darle ningún apoyo político a su gobierno, quien durante los años previos instrumentó los planes de ajuste contra los trabajadores y el pueblo.

En ese sentido, es que los compañeros del MRT propusieron luchar a través de una fuerte movilización popular para imponer una Asamblea Constituyente Libre y Soberana, y no dejar que los partidos patronales decidan desde las instituciones de los ricos, los destinos de país.

Lamentablemente, ninguna voz se alzó en el Encuentro para, con una posición de independencia de clase, condenar este golpe institucional, ni mucho menos para acordar un pronunciamiento en este sentido.

Los compañeros del MRT propusieron luchar a través de una fuerte movilización popular para imponer una Asamblea Constituyente Libre y Soberana, y no dejar que los partidos patronales decidan desde las instituciones de los ricos, los destino de país.
Lamentablemente, ninguna voz se alzó en el Encuentro para, con una posición de independencia de clase, condenar este golpe institucional, ni mucho menos para acordar un pronunciamiento en este sentido.

Por esto, un encuentro internacional de trabajadores que pudo haber sido un paso progresivo hacia un acuerdo político y organizativo de manera clasista y antiimperialista para unir a la clase trabajadora del continente contra estos planes neoliberales, no resultó una alternativa obrera y realmente anticapitalista a la altura de las necesidades actuales.
Salvo la declaración final de impulsar una coordinación internacional para desarrollar acciones anti-neoliberales, el encuentro no votó ejes programáticos antiimperialistas para movilizar; no se acordó nada contra el TLC, contra la deuda externa, contra el Acuerdo Transpacífico, y mucho menos una campaña obrera y popular en repudio al muro de Trump en la frontera de México y sus planes para el continente.

Lamentablemente, el formato de este evento negó la posibilidad de que los asistentes opináramos e hiciéramos propuestas políticas y programáticas sobre las ponencias; solamente se nos permitió escuchar sin hacernos parte de las discusiones del mismo; un claro método burocrático que hay que evitar para la próxima ocasión que se convoque a otro encuentro de estas características.




Temas relacionados

#ForaTemer   /   Clase obrera   /   Magisterio   /   CNTE

Comentarios

DEJAR COMENTARIO