Política Estado Español

MONTAJES JUDICIALES

Se prepara masiva manifestación por los jóvenes de Alsasua: “No es terrorismo”

El 16 de abril comienza el polémico juicio que ha sido fuertemente cuestionado por organizaciones nacionales e internacionales.

Aníbal Maza

Zaragoza

Viernes 13 de abril | 17:42

Foto: @Altsasugurasoak

El próximo lunes comenzará en la Audiencia Nacional el juicio contra los 8 jóvenes de Alsasua, un caso que ha despertado la indignación nacional e internacional. En este caso se dan inconsistencias judiciales brutales al calificar de terrorismo una trifulca de bar, o aplicar la prisión preventiva (tres de los jóvenes llevan más de 500 días detenidos en prisión).

La jueza, Concepción Espejel, que presidirá el tribunal es la mujer de un alto cargo de la Guardia Civil y ha sido condecorada por Interior con “la Orden del Mérito de la Guardia Civil”. Un hecho que ha sido denunciado por la defensa de los jóvenes pero que ha sido ignorada por la Audiencia.

Este sábado 14 de abril se ha convocado una manifestación en apoyo a los jóvenes en Pamplona-Iruña. La convocan las familias afectadas y por la plataforma "Altsasukoak Aske Herri" bajo el lema "Justicia. No es terrorismo". Asimismo, se han convocado conciertos para recaudar fondos en apoyo a los jóvenes represaliados. Edurne Goikoetxea, madre de uno de los represaliados, declaraba a Cuarto Poder: “estamos absolutamente nerviosos, sin dormir, con impotencia y rabia por lo que están haciendo. Todo lo que diga es poco”. “Necesitamos, por favor, llenar Iruñea”, agregaba.

Muchas organizaciones se han solidarizado con los jóvenes de Alsasua como, ELA, LAB, ESK, CGT, CNT, CCOO, EHNE Steilas e Hiru. La mayor parte de ellas realizaron una declaración conjunta en Navarra el pasado 6 de abril, pidiendo que se retirase la acusación de terrorismo y se los pusiera en libertad. Incluso las fuerzas políticas del cuatripartito que gobierna Navarra han llamado a apoyar a las movilizaciones del día 14. Eusko Alkartasuna (EA) ha exigido la "inmediata puesta en libertad" de los tres jóvenes represaliados y que "la causa se vea en Pamplona, no en la Audiencia Nacional".

Incluso Amnistía Internacional ha pedido que retire el delito de terrorismo de la acusación a los jóvenes de Alsasua y ha cargado contra la legislación que ha impuesto el Gobierno sobre el terrorismo que amplía enormemente lo que puede ser considerado como tal. Asimismo, se continúa recogiendo firmas en el manifiesto contra la desproporcionada condena de los jóvenes de Alsasu y las familias han realizado actos permanentemente. En las declaraciones más recientes han recalcado que sus hijos no han tenido ni presunción de inocencia ni un juicio justo desde que empezó este caso.

¿Quién impulsa los ataques contra los jóvenes de Altsasu?

La fiscalía insiste en relacionar a los jóvenes con ETA a través de la campaña Alde Hemendik! (que se vayan), una campaña que no se inició en 1998 como plantea la acusación sino que tuvo su origen en EE (partido unido al PSOE) en 1978 tras el saqueo de Rentería por parte de las fuerzas policiales que abrieron fuego contra la población civil.

En la campaña criminalizadora contra los jóvenes nos encontramos con el consabido papel de los medios al servicio del Gobierno como ABC o La Razón. Aunque el papel principal en el montaje contra los jóvenes de Alsasua lo tiene el Colectivo de víctimas del terrorismo (Covite).

Éste es un polémico colectivo de víctimas del terrorismo que interpuso ante la Audiencia Nacional la denuncia por delitos de terrorismo y odio contra los jóvenes de Altsasu. Según notifican en su web pretenden llevar su versión de lo sucedido a las instancias europeas y seguir con su campaña contra la izquierda abertzale.
El colectivo de víctimas Covite ya era conocido por los escandalosos hechos que rodearon su escisión en 2014 cuando abandonaron la organización 200 personas que desde 2012 habían estado denunciando gastos excesivos por parte de su presidenta Consuelo Ordoñez. Covite fue calificada de grupo terrorista de extrema derecha por Pilar Urbán en una de sus publicaciones, pero Ordoñez impulsó las denuncias y el juez terminó fallando a su favor obligando a pagarles 10.000 euros a la editorial Planeta y Pilar Urbán.

El pedido de condena a los 8 de Alsasua representa un escandaloso montaje judicial, con su precisa envoltura mediática, y evidencia la sistemática necesidad del Gobierno de resucitar la “lucha contra ETA”, disfrazando su afán por criminalizar todo movimiento contestatario. Por ese motivo este sábado miles de personas se movilizarán en Pamplona, para que se escuche en todo el Estado español que “Alsasua no es terrorismo”.






Temas relacionados

Altsasu   /   Política Estado Español   /   Criminalización de la juventud   /   Represión   /   Libertades Democráticas

Comentarios

DEJAR COMENTARIO