Política Venezuela

CRISIS POLÍTICA EN VENEZUELA

Se instala la fraudulenta Constituyente y la MUD apuesta a la presión imperialista

Este viernes se instaló la fraudulenta asamblea constituyente impuesta por el gobierno de Maduro. La oposición de derecha convocó a manifestarse aunque hubo muy baja afluencia pero apostando a la gran presión internacional contra Maduro.

Milton D'León

Caracas @MiltonDLeon

Sábado 5 de agosto | Edición del día

La amañada “Constituyente” se terminó instalando en medio de la gran crisis política y las movilizaciones convocadas por la oposición aglutinada en la llamada Mesa de Unidad Democrática (MUD) desde hace cuatro meses, con el trasfondo de una crisis económica de carácter catastrófico que tiende a agudizarse, una galopante inflación que hace añicos los ingresos del pueblo trabajador y pobre, con un saldo de al menos 121 personas muertas en cruentas situaciones de represión y una alta escalada de virulencia política.

Las discretas concentraciones de este viernes por parte de la MUD -menos numerosas que las grandes marchas contra Maduro que se han visto desde el pasado 1 de abril- confirman una tendencia a la baja en las protestas desde la elección de la Constituyente el pasado domingo. Aunque pese la escasa afluencia, un grupo de manifestantes intentó marchar desde el este de Caracas a la Asamblea Nacional, el destino previsto inicialmente para esta protesta, las fuerzas de represión del Estado se lo impidieron, como es habitual, disparándoles perdigones de goma y bombas lacrimógenas.

Una “Constituyente”, además de fraudulenta, ultra controlada por la burocracia del chavismo

Una vez instalada la “Constituyente”, la excanciller Delcy Rodríguez fue elegida su presidenta, mientras Aristóbulo Istúriz y el exfiscal general Isaías Rodríguez, fueron designados como primer y segundo vicepresidente, respectivamente, designaciones que ya estaban antes acordadas pues ni siquiera tuvo un contexto de debate la elección de dicha presidencia, poniendo en evidencia el carácter de fantochada de un cuerpo constituyentista netamente chavista y completamente controlado por la alta dirigencia del PSUV.

Para algunos “sorprendió” la designación de Delcy Rodríguez, aunque su “elección” ha sido considerada como una figura de consenso como parte de un pacto dentro de los grupos de poder del chavismo, aunque la ex canciller es considerada más próxima al grupo de Maduro. Diosdado Cabello, a quien se consideraba el “predecible” hombre que presidiera la Constituyente, no terminara siendo parte de la directiva, lo que podría leerse como un mayor control de la misma por parte de Maduro, aunque el considerado hombre duro de uno de los grupos del poder del chavismo no será un simple “constituyente”.

En su discurso, Delcy Rodríguez, frente a las críticas a la “Constituyente" provenientes del propio chavismo, sintetizó sus objetivos diciendo que "Vinimos aquí no a destruir nuestra Constitución, sino a eliminar todos los obstáculos que nos han impedido materializar algunos de sus avances", como si el gobierno de Maduro, gobernando bajo todo un estado de excepción permanente y estado de emergencia no ha tenido la total mano libre para actuar como bien le ha parecido. Claro está, el no contar con el aval de un legislativo, le ha “impedido” a Maduro avanzar más de lo que ya ha hecho, en los acuerdos con las grandes transnacionales en grandes áreas de la industria petrolera y de la minería.

La ex canciller Delcy Rodríguez anunció que el sábado sesionará la primera sesión de la asamblea constituyente. "No crean que vamos a esperar semanas, meses, años, no. Desde mañana comenzamos a actuar desde esta Asamblea Nacional Constituyente (...) y a los que hacen guerra psicológica al pueblo les llegará la justicia". Es que la instalación de la Constituyente para el chavismo fue un importante acto político, buscando mostrar una nueva correlación de fuerzas, aunque sustentado en el fraude, y tomando la iniciativa política con respecto a la oposición, que circunstancialmente pueda estar a la defensiva, pero centrando su alto grado de expectativa en la presión internacional y la injerencia imperialista.

La canciller colombiana, María Ángela Holguín, por ejemplo, aseguró este viernes que el Gobierno de Venezuela “pasó la línea y está por fuera de la democracia” bien a tono con las vocería del imperialismo yanki. Las voces imperialistas no estuvieron ausentes este día. Los presidentes de Estados Unidos, Donald Trump, y de la Francia imperialista, Emmanuel Macron, llamaron a levantar la “Constituyente”, declarando que Maduro "debe restaurar los derechos", de acuerdo a un comunicado de la Casa Blanca.

Se calcula que de 50 países que han fijado posición, 37 la desconocen, 6 la rechazan, pero ninguno ha planteado retirar embajadores del país, entre los que se encuentran potencias imperialistas y la derecha regional latinoamericana, que buscan intervenir activamente en la política interna venezolana. En el plano latinoamericano Macri y el golpista Temer por su parte, quieren aplicar la carta democrática del Mercosur a Venezuela, algo que no se aplicó siquiera a Temer cuando usurpó el poder en Brasil, y que tampoco se terminó de aplicar en la OEA. Se trata para ellos de respaldar lo más posible a la oposición de derecha venezolana. Apenas 8 países la apoyan, como Rusia y China, pero ni la OEA o la ONU consiguieron emitir en cuanto organismos una condena a la Constituyente hasta el momento.

Entre el tablero de las negociaciones o mayor escalda de la crisis política

Habrá que ver en qué ritmos se mueve o se orienta el chavismo con su “Constituyente”, si es que se terminan de imponer los sectores que han venido esgrimiendo la amenaza de la destitución de la Fiscal General o la disolución de la Asamblea Nacional como esgrimía centralmente Diosdado Cabello. Es de considerar que Delcy Rodrgíguez, junto con su hermano Jorge Rodríguez, el alcalde del municipio que alberga el Distrito Capital, en Caracas, han sido parte de los integrantes del gobierno que han venido participando en los encuentros secretos con la oposición en búsqueda de algún tipo de negociación, y fueron los que acompañaron en horas de la madrugada a Leopoldo López de la cárcel de Ramo Verde a su casa, una decisión que recientemente fue revertida. La propia Delcy remarcó este mismo día que desde esta Constituyente se extiende "la mano firme" para el diálogo nacional.

Por todo esto no está descartado un escenario de dialogo y negociación pues las reuniones secretas se han venido dando aceleradamente en los últimos días tal como se hizo público este mismo viernes, sobre todo antes de las propias elecciones, y todo indica que estas siguen su curso. Instalar la Constituyente para el gobierno significa conquistar una mejor posición para ir a una negociación en otros términos, muy distinto a entrar en un proceso de diálogo con una Constituyente levantada. Todo esto más allá, si en el correr de los días, terminen fracasando las negociaciones y se avance en un plan de disolver poderes.

Hay que destacar que algunas horas antes de la ceremonia de instalación, los voceros del Vaticano hicieron público un llamado del papa Francisco instando al Gobierno de Nicolás Maduro a suspender la Constituyente por fomentar "un clima de tensión", un acto que fue considerado a destiempo de la diplomacia vaticana por parte de muchos gobiernos que vienen presionando a Maduro.

Te puede interesar El Vaticano pide suspender la Constituyente en una jornada clave para Venezuela

Pero la verdad es que la declaración del Vaticano, después de un tiempo de silencio, no aparece fuera de momento para terciar en el tablero político y presionar hacia las tendencias más negociadoras, que no necesariamente son pacíficas ni progresivas, pues los "gestos" para algún tipo de negociación se multiplican, al mismo tiempo que escala la tensión sobre el futuro de una Constituyente tan impredecible como deslegitimada.

Es de considerar que tanto de parte del gobierno como desde la oposición de derecha dejaron ver en los últimos días algunas fisuras. Aunque las fisuras en la oposición tienden a ser más fuertes, fundamentalmente por la disposición de partidos como Acción Democrática (AD) de Ramos Allup, Un Nuevo Tiempo (UNT) de Manuel Rosales, Avanzada Progresista de Henry Falcón, y el MAS, frente a partidos como Voluntad Popular o Primero Justicia que aún no terminan de decidirse, haciendo lectura de que si lo hacen significaría un reconocimiento de lo que venido llamando de “gobierno dictatorial”. Si estos partidos son atraídos para la participación de las elecciones regionales, indicaría que el chavismo no se movería en un plan de al menos, disolver la Asamblea Nacional.

En todo este entramado, la “fuerza” del gobierno de Maduro deviene del gran apoyo y sustentación de las Fuerzas Armadas, hasta ahora incondicional, en el marco de toda una degradación bonapartista, siendo un actor crucial que ha acumulado intereses políticos y económicos propios que las ubica en una posición absolutamente antagónica frente a los padecimientos cotidianos de los trabajadores y el pueblo de Venezuela.

Por su parte, la oposición aglutinada en la MUD, que encarna todo un plan reaccionario y proimperialista, mantiene su gran peso político, aunque perdiendo al momento capaz su capacidad de ponerlo en la calle, sí lo puede mover en términos electorales, además de que se apoya en toda la injerencia imperialista y la derecha continental para seguir forzando con su política. Por eso, como hemos venido sosteniendo, en toda esta crisis que se viene desarrollando, hay que enfrentar a ambos bandos reaccionarios, pues entre el fraude “Constituyente”, el embauque de la MUD y la injerencia imperialista la clave es luchar por una alternativa independiente de los trabajadores como única salida progresiva a la crisis.

Te puede interesar Entre el fraude “Constituyente”, el embauque de la MUD y la injerencia imperialista






Temas relacionados

Crisis Venezuela   /    Política Venezuela   /    Venezuela   /    Mesa de Unidad Democrática (MUD)   /    Asamblea Constituyente   /    Claves internacionales   /    Nicolás Maduro   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO