Géneros y Sexualidades

Se instala el debate sobre feminismo de clase en la UTA Arica.

Ayer martes 05 de junio, se llevó a cabo la reunión abierta de la agrupación Pan y Rosas “Desde un feminismo de clase” en la toma de FACSOJUR de la Universidad de Tarapacá Arica.

Miércoles 6 de junio | 08:32

La actividad contó con la participación de estudiantes de distintas carreras, como Historia y Geografía, Antropología, Psicologia, entre otras. Dichas carreras pertenecen a la Facultad de Ciencias Sociales y Jurídicas (FACSOJUR) y a la Facultad de Educación y Humanidades (FEH), las cuales son pioneras en la movilización por demandas de género que se desarrolla actualmente a nivel nacional.

La forma en que se vienen organizando las y los estudiantes de esta casa de estudios tiene varias particularidades que marcan una tónica distinta de lo que son las “tomas feministas” a lo largo del país. Primero, cabe mencionar que la toma de FACSOJUR es de carácter mixto. Participan compañeros y compañeras dentro de los espacios y actividades.

Por otra parte, el petitorio que se está trabajando no sólo exige demandas estudiantiles, sino también se incluyen temáticas como, el fin al subcontrato de las trabajadoras, salas cunas con cupo a madres y padres funcionarios, el levantamiento de una comisión investigadora de carácter triestamental, y así una serie de exigencias que aspiran lograr una unidad con quienes hoy sufren la precarización laboral en carne propia. Para profundizar en estos aspectos y discutir el camino a seguir dentro de la movilización, es sumamente necesario discutir en torno a qué estrategia necesitamos para vencer.

Las principales discusiones que se desarrollaron en la reunión abierta buscaron instalar el debate sobre la necesidad de protocolos en contra del acoso, independientes de las autoridades, para que sean las y los estudiantes junto a docentes y funcionarios quienes tengan la última palabra en las decisiones.

Al mismo tiempo, se generó un profundo cuestionamiento a la CONFECH y sus direcciones, pertenecientes al Frente Amplio, quienes ejercen presión por educación no sexista, pero sin cuestionamientos hacia los empresarios, la Iglesia o los mismos partidos del régimen –que son parte de la ex NM- y que sin duda son responsables del estancamiento que existe en los distintos movimientos sociales. Un Frente amplio que “no es de izquierda ni de derecha” y que no reconoce que vivimos una sociedad marcada por intereses contrapuestos y que para conquistar las demandas que se gestan en el actual movimiento es necesario tocar las ganancias de los empresarios.

La necesidad de un feminismo socialista y de clase.

Los balances de movilizaciones pasadas nos permiten sacar lecciones e intentar no cometer errores pasados. Es en este sentido que hoy más que nunca el movimiento de mujeres y diversidad sexual debe configurarse como uno solo con el movimiento estudiantil y de trabajadores. Es esta unidad la que permitirá dar un duro golpe contra el Gobierno de la derecha, el cual mediante sus aparatos represivos, instituciones y políticas públicas siguen reproduciendo una y otra vez la violencia estructural que cae sobre los hombros de la clase trabajadora, particularmente de la mujer, doblemente oprimida y explotada por el sistema capitalista-patriarcal.

En última instancia, es necesario construir una organización que concentre estas lecciones y debates, que se nutra de las distintas batallas por terminar no sólo con la opresión, sino también con la explotación, y que sin duda se enraíce entre las y los trabajadores. Esta alternativa es la que buscamos levantar en la agrupación Pan y Rosas en los distintos lugares de estudio y trabajo.






Temas relacionados

Arica   /   Movimiento de mujeres   /   Feminismo   /   Géneros y Sexualidades   /   Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO