Mundo Obrero

Se abre una nueva etapa en el conflicto del frigorífico Penta

Luego de montar una terrible provocación mandando una patota a amedrentar a los trabajadores, Ricardo Bruzzese endurece su línea manteniendo a 240 familias en la calle. Un momento clave en esta larga lucha se abre, tal provocación donde la patota se valió de piedras palos y tiros al aire para enfrentar a los trabajadores necesita una respuesta a la altura en este contexto en donde las crisis tanto sanitaria como económica se va agravando.

Marcelo “Cucha” González

Movimiento de Agrupaciones Clasistas (MAC) - Zona Sur

Eliana Cristal

Estudiante ISFDyT N° 83, Solano

Miércoles 3 de junio | 16:53

Luego de montar una terrible provocación mandando una patota a amedrentar a los trabajadores, Ricardo Bruzzese endurece su línea de no negociar, manteniendo a 240 familias en la calle. Un momento clave en esta larga lucha se abre, ya que, tal provocación donde la patota se valió de piedras palos y tiros al aire para enfrentar a los trabajadores necesita una respuesta a la altura en este contexto en donde las crisis tanto sanitaria como económica se va agravando.

Este empresario cínico y miserable deja en la calle a las familias de Penta, la complicidad del gobierno no puede ser mayor, dejando correr la impunidad patronal y antisindical, sin dar respuesta a las cartas entregadas por los mismos trabajadores en mano a Axel Kicillof, Máximo Kirchner y Mayra Mendoza, en donde sólo reclaman por sus fuentes de trabajo. Se llegó al límite en donde la patota actuaba, la policía sólo se dedicaba a mirar, liberando la zona en claro guiño al empresario.

Mientras vemos como se negocian y administra los ataques a los trabajadores, como despidos, suspensiones y rebajas salariales, con la intención de salvar a los grandes empresarios. Vemos la miseria que pasan los barrios populares, como el de Villa Azul o Itatí, donde el COVID19 pega de lleno y el gobierno solo garantiza la militarización como respuesta, en vez de alimentos, sanitizantes y mejores condiciones habitacionales. Sólo los trabajadores organizados le podemos dar una salida a esto, y creemos que los trabajadores de Penta, mediante la pelea por su trabajo pueden ser la primera línea y un gran ejemplo.

Desde el PTS - FITU a través de del La Izquierda Diario y el MAC (Movimiento de agrupaciones clasistas) venimos acompañando la lucha de los trabajadores de Penta desde el primer momento y creemos que en esta nueva etapa que se abre es clave, por eso es necesario escalar en las medidas de lucha y para esto queremos aportar con propuestas concretas que nos parecen necesarias, debatidas en asamblea, para que la lucha triunfe.

1) Realizar una gran campaña democrática, juntando firmas de organizaciones políticas y de DD.HH para que el gobierno saque a la patota armada de adentro de la fábrica que atenta contra la integridad física de los trabajadores como vimos hoy. Hacemos responsable al gobierno del accionar de esta patota que puede terminar en una tragedia y exigimos que se los saque de forma urgente. No podemos permitir otro Mariano Ferreyra donde quedó demostrado a donde termina la complicidad del gobierno con una patota armada

2) Se hace necesario votar un plan de lucha con continuidad exigiendo la reincorporación de todos, sin resignar a ningún compañero, ya que esto significaría una victoria por parte de Bruzzese que luego va a cobrar una vez adentro. Al calor de exigir al gremio de la carne un paro activo de 48 hs con cortes y piquetes, como el puente Pueyrredón o marchas al obelisco, en donde se jueguen a sacar la lucha para afuera, salir en los medios, para comprometer aún más a las partes a que den una respuesta.

Te puede interesar: Villa Azul: crónica desde una cuarentena blindada

3) Junto con ese plan de lucha es fundamental comenzar una gran campaña política de denuncia en los medios y las redes sociales, a los gobiernos de Kicillof y Mendoza que hoy son los principales garantes de la impunidad con la que Bruzzese se mueve, garantizando la permanencia de la patota, garantizando que no se cumplan las conciliaciones obligatorias, y lavándole la cara a este empresario miserable, mientras no mueven un dedo para dar una respuesta a 240 familias que se encuentran luchando por sus fuentes de trabajo.

Te puede interesar: Prepararnos para la catástrofe que se avecina

4) Coordinación con todos los sectores que se organizan y luchan. En este momento la coordinación de todos los sectores que sufren los ataques es clave. Por eso vemos muy importante que Penta forme parte activa de la Coordinadora de Zona Sur que se reúne en la fábrica recuperada Ansabo, para discutir entre todos qué medidas se pueden tomar para pararle la mano al ataque de las patronales como también rodear de solidaridad a los vecinos y vecinas de villa Azul y barrios aledaños, solidaridad entre trabajadores organizados y sectores populares va forjando la fuerza capaz de darle una salida favorable a las grandes mayorías en medio de esta crisis histórica.

5) Ante la negativa de Bruzzese de abrir a menos que se cumplan sus caprichos, que atacan la organización sindical de los trabajadores, creemos que hay que exigir la estatización y expropiación bajo administración obrera de la planta para garantizar los puestos de trabajo y, por ejemplo, pensar parte de la producción de alimentos para todos los sectores que hoy están padeciendo el virus en los barrios populares en muy malas condiciones. Que el gobierno garantice los puestos de trabajo e insumos y los propios trabajadores la producción de un bien tan esencial como es la comida. Ponemos a disposición la banca de Claudio Dellecarbonara del PTS – FITU para trabajar este proyecto de expropiación.

Te puede interesar: De Estados Unidos a Francia: siguen las protestas contra la violencia racista en el mundo







Temas relacionados

Frigorífico Penta   /    Coronavirus   /    Quilmes   /    Despidos   /    Zona Sur del Gran Buenos Aires   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO