Cultura

CULTURA

Sarlo, Gargarella y Svampa en un nuevo reagrupamiento de intelectuales críticos del Gobierno

Muchos provienen de Plataforma 2012. En este primer documento critican al oficialismo, sobre todo por su política represiva.

Elizabeth Yang

@Elizabeth_Yang_

Miércoles 28 de febrero | Edición del día

El espacio Plataforma 2012 difundió su disolución el 13 de septiembre del año pasado. El colectivo de intelectuales argentinos había surgido en contraposición a Carta Abierta alineada con el gobierno kirchnerista. Su fundamento era mantener un espacio de pensamiento crítico.

Un grupo proveniente de aquella plataforma (Beatriz Sarlo, Roberto Gargarella, Ruben Lo Vuolo, Maristella Svampa, y otros) hacen una nueva propuesta, tal vez buscando ampliar horizontes, no solo a los desilusionados con el gobierno sino también a opositores que no encuentran una clara referencia salvo el Frente de Izquierda.

Es un espacio definido, como el anterior, de "pensamiento crítico" sobre el cual podríamos decir que empieza a dar cuenta de esa ruptura o pase a la oposición al gobierno de amplios sectores de la población, después de la experiencia de los más de dos años de Cambiemos en el poder y del ataque a las jubilaciones en las jornadas de lucha en las calles de diciembre.

En el caso de Beatriz Sarlo, aunque en las últimas elecciones dio su apoyo explícito a las candidaturas del FIT en CABA, antes había apoyado a Margarita Stolbizer, y también declarado ver en la alianza con Sergio Massa "una construcción interesante". Otros, como Rubén Lo Vuolo, vienen de pertenecer al ARI (de Elisa Carrió), de quien fue economista durante casi diez años.

El eje de este primer documento trata sobre la “retórica y su política en materia de derechos humanos y de seguridad ciudadana” del gobierno de Cambiemos, marcando como insuficiente querer justificarse por la “herencia recibida”. Sus objetivos declarados son “hacer eje en las transformaciones que promueve el presente gobierno, con la convicción de que se trata de un proyecto político-ideológico que pretende volverse hegemónico y consolidar un nuevo orden político, económico y social en el país”.

Aclarando que este gobierno, en lo que se refiere a violencia política estatal, “ha cruzado un umbral”; haciendo referencia a Santiago Maldonado, del que no se conocen las causas de su muerte por ahogamiento; el asesinato por la espalda del joven mapuche Rafael Nahuel; y el intento de crear un enemigo interno. Pero al mismo tiempo, la declaración no hace referencia a las prisiones preventivas a los luchadores de las jornadas de diciembre, que son parte de la misma política estatal.

En una definición del gobierno afirma que estamos “ante una gestión gubernamental que sólo reconoce los derechos del capital”.

Advierten que el propio presidente y su ministra de Seguridad están tratando de justificar la represión estatal, como fue en el caso Chocobar, y buscan establecer una “nueva doctrina” en seguridad, siendo un ejemplo de esto el intento de “cambiar la presunción de inocencia a favor de las fuerzas de seguridad”.

El texto completo puede leerse en el sitio web de Roberto Gargarella Seminario de teoría constitucional y filosofía política.

Muchas de estas denuncias son las que vienen realizando desde PTS-FIT nuestros diputados y demás dirigentes, convocando en innumerables casos a llevar adelante acciones que impidan o reviertan la derechización en materia de derechos humanos.

Para los marxistas revolucionarios es de vital importancia la lucha contra la represión del Estado y por la defensa las libertades políticas que tanto cuestan arrancarle al poder en esta sociedad capitalista.

Sabemos que el endurecimiento de la represión contra las masas, los trabajadores, la juventud, y en especial a los luchadores y revolucionarios tiene el objetivo de aplicar la voluntad de los capitalistas de aumentar las ganancias a costa de la mayor explotación. Si estos objetivos no son aceptados mansamente, hay represión para imponerlos. Así se vio crudamente en las jornadas del 14 y 18 de diciembre. Los intelectuales que suscriben las presentes críticas al gobierno aun tienen el desafío de, además de los pronunciamientos, también ser partícipes de las acciones necesarias para frenar la creciente represión en Argentina.







Temas relacionados

Derechos Humanos   /    Beatriz Sarlo   /    Libertades Democráticas   /    Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO