Enfoque Rojo

ENTREVISTA

Santiago Maldonado, uno más de nosotros

Una mirada sobre lo que nos dejó su lucha, por Borde colectivo fotográfico.

Sábado 4 de agosto | Edición del día

Desde Enfoque Rojo entrevistamos al colectivo de fotografía Borde, quienes acaban de publicar un sentido reportaje tras cumplirse una año de la desaparición y muerte de Santiago Maldonado. Con una mirada calma, nos acercan al Santiago más humano, aquel pibe que creyó en la necesidad de involucrase en la justa causa de los pueblos mapuches por recuperar sus tierras, un chico que como tantos otros, vivió con orgullo de luchar contra todas las injusticias que engendra este sistema.

¿Qué es Borde colectivo fotográfico?

Somos un colectivo fotográfico gestado en el deseo de habitar a través de nuestras miradas compartidas en los márgenes de la realidad que transitamos y por la que nos sentimos atravesadxs.
Nombrarnos BORDE es manifestar esa búsqueda de no permanecer en el sitio donde habitualmente, por comodidad o costumbre, quedamos ancladxs. Es el ánimo de valorar las periferias, lo suburbano, los límites, las fronteras y la cultura que de estos espacios emerge.

¿Por qué decidieron formar un colectivo fotográfico?

Nos encontramos en un taller de fotografía, cuando terminó, nos seguimos viendo más descontracturadamente, hasta que surgió la idea. Todes creemos en la fuerza de lo colectivo, en aunarnos para potenciarnos y sostenernos, intentamos deconstruirnos del individualismo.

¿A partir de qué criterios deciden los trabajos que realizan?

En principio que tienen que ser temas que nos movilicen y atraviesen, que nos interpelen. La intención es abordarlos desde una mirada distinta, y esa mirada nace de nuestra construcción colectiva.
Intentamos que siempre haya consenso general, respetando siempre los criterios de cada unx.

¿Por qué pensaron en hacer un reportaje fotográfico sobre Santiago Maldonado?

Creímos que hacía falta humanizarlo, rastrear sus huellas y sus raíces desde lo más personal, su pueblo. A todxs Santiago nos tocó bien cerca, necesitábamos volcar esos sentimientos en un trabajo que vaya más allá de la cobertura en marchas. Afortunadamente encontramos eso en sus amigxs más cercanxs que se abrieron con nosotrxs y nos contaron sus vivencias y anécdotas con "el lechu".

Las imágenes de este trabajo nos presentan rastros cotidianos y cercanos del entorno de Santiago, ¿qué se propusieron reflejar a la hora de pensar el reportaje?

Como suele suceder, lo que pensamos fue mutando en relación con lo que nos fuimos encontrando. Como decíamos antes, la idea era poder rastrear a Santiago, sus huellas, cómo él está, en cada lugar de 25 de Mayo, conectar con su infancia. Después de conocer el lugar y la necesidad imperiosa que tiene el pueblo de olvidar, nos dimos cuenta que Santiago estaba en un círculo pequeño, en sus amigos y familia, y que son ellxs los que sostienen con una gran dignidad la tarea de luchar contra ese olvido, en medio todavía del dolor por la ausencia.

¿Cuál consideran que es el rol de la imagen en la construcción de la memoria social y colectiva?

La imagen está para dejar constancia de que acá pasaron cosas, personas, hechos. No hay manera de negar lo que nos muestran las imágenes, ni de olvidar.
Creemos fundamental en estos tiempos, construir colectivamente, ya sea a través de la imagen, las palabras o la organización en general. Son tiempos difíciles, la única salida es colectiva.

En torno al crimen de Santiago los grandes medios de comunicación han operado de forma cínica a favor del gobierno construyendo un sinfín de noticias falsas y tendenciosas. ¿Consideran que los colectivos fotográficos tienen un desafío a la hora de informar y mostrar?

Sí, claro. La idea de nuestro trabajo también fue desestigmatizar la imagen que los medios construyeron de Santiago, no solo las peyorativas sino también las que lo idealizaron como héroe, queríamos llegar a verlo como un pibe más, como nosotrxs.






Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día