EDUCACIÓN

Santa Fe: Terciario de formación docente cierra las puertas a estudiantes secundarios

Durante toda la semana el Instituto Superior N°8 Almirante Guillermo Brown se rehusó a tomar las inscripciones de aspirantes provenientes de diferentes secundarios. El límite de cupo, debido a la falta de un edificio propio, una de las principales causas.

Sofía Ayala

Estudiante del Profesorado de -Educación Inicial del Almirante Brown

Sábado 24 de noviembre | 19:17

Esta semana se abrieron las inscripciones para los aspirantes al ingreso del terciario santafesino según el calendario académico de la provincia. El instituto Almirante Brown contiene 11 carreras de formación docente, entre ellas el profesorado de educación primaria e inicial, las más concurridas. Este profesorado, el más grande de la ciudad, abarca más de 2500 estudiantes, y comparte edificio con los niveles inicial, primaria y secundaria. Por esta razón, los cupos son limitados: el espacio es poco y los horarios son reducidos, ya que solo se puede cursar por la noche.

Para las inscripciones se abre un cupo restringido que se llena según el orden de llegada de los aspirantes. Cada carrera ofrece aproximadamente entre 70 y 90 lugares, capacidad reducida para la cantidad de inscripciones que se reciben.
Los requisitos de inscripción exigen el título secundario o el certificado de título en trámite legalizado por Tribunales. El problema surge a partir de los alumnos que aún no terminaron la secundaria y lo harán recién el 14 de diciembre, ya que éstos no poseen este documento, sólo cuentan con una constancia de alumno regular.

El Instituto Almirante Brown se rehusó a recibir esta constancia, y aclaró a los jóvenes y sus padres que los acompañaban que debían volver en febrero con los papeles completos y anunció que, si aún había cupo disponible, los inscribirían. Si no, en palabras de la regente “podrán inscribirse a una carrera similar o buscar otra institución”.

La actual conducción del centro de estudiantes, la UJS (PO) escuchó los reclamos de los jóvenes pero advirtió que no era posible cambiar esta situación ya que era administrativa, y dependía del ministerio. Aconsejó a los padres y alumnos secundarios volver en febrero con la documentación completa.

Las compañeras de la agrupación Tinta Roja (PTS + Independientes) estuvieron presentes desde el primer día de inscripciones. El viernes por la mañana acompañaron a los afectados al Ministerio de Educación, donde la supervisora Viviana Peralta de la Regional IV les aseguró que había dado la orden a la dirección del instituto de aceptar las inscripciones de todos los que se presentaran con certificado de alumno regular. Por la tarde, en el instituto, se negaron de igual manera a anotarlos. Repitieron que nada se podía hacer.

Cuando los reclamos los sobrepasaron, y los alumnos comenzaron a llamar a medios locales, se hicieron presentes dos miembros del Consejo Directivo, afirmando que a partir de esta “particular situación”, el instituto accedió a tomar todas las inscripciones, y una vez superado el cupo, realizar un sorteo con todos los anotados.

¿Educación para todos?

El problema de los cupos no es actual ni novedoso. Hace años que la mayoría de los institutos terciarios santafesinos no cuentan con un edificio propio. En este caso particular, en un mismo edificio se dictan las clases de los cuatro niveles educativos.

Las diferentes agrupaciones y corrientes políticas que dirigieron y dirigen el centro de estudiantes a lo largo de los años han levantado esta consigna de forma superficial y meramente electoralista, pero nunca se realizaron acciones concretas que permitieran que esta lucha histórica tome un carácter serio y combativo.

La desfinanciación de la educación pública se traslada claramente a las problemáticas que hoy atraviesan el Instituto Brown. La falta de mantenimiento del actual edificio y la negativa del ministerio a un proyecto de edificio nuevo, golpean sobre estudiantes e ingresantes que terminan recurriendo a otras carreras, otros institutos, o a la educación privada.

El problema toma más seriedad que nunca frente al ataque a la educación pública que este año se lleva a cabo de la mano del macrismo, el socialismo de Lifschitz y el PJ. Con la votación de un presupuesto nacional 2019 que recorta 10% en inversión a la educación, a un presupuesto 2018 ya escueto de por sí; mientras se destinan 600 mil millones para pagar la deuda externa, 2.6 veces más que el presupuesto educativo.

Año a año, miles de estudiantes no sólo no pueden inscribirse, sino que también abandonan la carrera por los altos costos de las fotocopias y transporte; la falta de un jardín que cuide a los niños de las madres y padres estudiantes y docentes del terciario, o el desgaste que genera tener que trabajar a la par del estudio.

Si el gobierno realmente quisiera solucionar de raíz estas problemáticas, destinaría el dinero que actualmente se utiliza para pagar la deuda externa a la financiación de nuevos edificios, a la creación de jardines maternales dentro de los institutos, y a becas integrales que se ajusten con la canasta básica, permitiendo a los futuros profesionales dedicar la máxima atención a su formación.

Por eso reclamamos que una medida urgente para mejorar las condiciones de cursado y de la educación en general es el no pago de la deuda externa, que la plata vaya a educación.

Sabemos que los ataques a la educación pública van a seguir, y con la profundización de la crisis, serán aún peores. Desde Tinta Roja proponemos levantar una campaña para que toda la comunidad del Brown se entere de estos sucesos y no quede ningún ingresante afuera por meras cuestiones burocráticas. Viralizar notas, flyers y juntar firmas para que todos sean conscientes de lo que sucede. Pero a pesar de eso sabemos que algunos van a quedar afuera por la falta de infraestructura, culpa de falta de financiación por el gobierno nacional y el socialismo santafesino que ha gobernado la provincia 11 años, dice defender la educación pública pero sigue dando paritarias de hambre a los docentes y haciendo restrictivo el acceso a la formación docente.

Sostenemos que para conseguir las demandas que levantamos, la salida es la organización desde abajo, con delegados por curso votados democráticamente y asambleas de base que discutan abiertamente como encarar las luchas. Invitamos a todas y todos los estudiantes y docentes a organizarse y levantar la pelea por una educación para todos, de calidad, gratuita, laica y con perspectiva de genero







Temas relacionados

Terciarios   /    Santa Fe   /    Educación

Comentarios

DEJAR COMENTARIO