Mundo Obrero

SANTA CRUZ

Petróleo sangriento: matan a un trabajador de la UOCRA

Un hombre muerto, otro que lucha por su vida y más heridos graves. El resultado de una balacera en las inmediaciones del Sindicato de Petroleros Privados de Caleta Olivia, en la provincia de la Presidenta. La crónica de una muerte anunciada.

Lucho Aguilar

@lukoaguilar

Viernes 10 de abril de 2015 | Edición del día

(Foto Opi Santa Cruz)

Jueves 9 de abril. Otra jornada fatal en la Patagonia petrolera. Apenas pasadas las 12, un grupo de trabajadores de la construcción se acercaban a la sede del Sindicato de Petroleros Privados. Iban acompañados por integrantes de la UOCRA con banderas amarillas. La tensión se respiraba en el aire. Dos cuadras antes de llegar, un grupo de hombres se bajan de un VW Gol bordó. Se escuchan tiros. Más de 30 dicen los testigos. Los sicarios no desperdician plomo. Caen dos, tres, cuatro de los de pie. Corridas, piedras, más tiros. Esta vez desde adentro de la sede del sindicato.
Después, el silencio. Y la muerte. El cuerpo de Reinaldo Vargas, de 28 años, queda tendido en la vereda. Dicen que había llegado a trabajar desde Bolivia. Bonifacio Barrera, quedaba gravemente herido, igual que otros hombres.

De pronto, el lugar se llena de policías. Efectivos de calle y de los grupos especiales de la Policía Santacruceña. Capuchas, armas largas.

Empiezan las detenciones en el sindicato y en los barrios aledaños. Primero 3, después 10 hombres. Al cierre de esta edición los detenidos llegaban a 31, todos integrantes del Sindicato Petrolero.

El gobernador debía suspender su acto en Caleta. El petróleo sangriento otra vez había empañado la jornada.

Crónica de una muerte anunciada

Santa Cruz es una tierra brava y rica. Su riqueza es, justamente, una de las cosas que la hace brava. Más que el frío y las distancias. Tierras entregadas, desde hace siglos, primero a los estancieros, después a las petroleras. El oro negro es el botín que se reparten operadores, gobernadores y burócratas sindicales. Ese es el origen del petróleo sangriento.

La producción petrolera en la Patagonia involucra a varios sindicatos, tercerización mediante. Camioneros, UOCRA y Petroleros son los principales. Representan a miles de trabajadores que exploran, extraen y transportan el oro negro. Nunca faltan las disputas por "encuadramiento".

Desde hace años, la UOCRA ha sido denunciada por actuar como fuerza de choque. Si las petroleras tercerizan el trabajo, los gobiernos tercerizan la represión.

Trabajadores estatales, docentes y militantes de izquierda han sido sus blancos. El último año estuvo caldeado. Una protesta frente a las puertas de Petrobras terminó a los tiros en pleno centro de Río Gallegos. Una “jornada de capacitación” en Piedra Buena (parece un chiste), finalizó con un muerto. En enero de este año un directivo de la UOCRA había baleado a Alejandro Lugo, el coordinador del SITRAIC-Santa Cruz, un sindicato opositor.

El sindicato petrolero también tiene su historia. El Chaco Segovia fue amo y señor hasta que le llegó la hora. Ni con las patotas había podido contener a los rebeldes trabajadores del Norte de Santa Cruz (Las Heras, Caleta, Pico Truncado). El actual secretario general, Claudio Vidal, había sido parte del activismo que en 2011 había empezado a poner en jaque a la vieja directiva. Pero según denuncian muchos de los que habían compartido con él las asambleas y el trabajo en los pozos, cuando se sentó en el sillón del sindicato se le pegaron las mismas mañas y métodos.
Parece que este jueves trágico lo terminó de confirmar.

Despido y muerte

La Izquierda Diario habló con trabajadores de Caleta que conocen cómo fueron los hechos.

Reservamos su identidad por la persecución que se vive en las empresas y los gremios del sector. “Lo que sucedió es que trabajadores de la construcción estaban haciendo la sede de Petroleros de Pico Truncado. Ya había habido diferencias con Salazar, que es el directivo de la UOCRA de acá . Entonces Petroleros dejó sin trabajo a 47 obreros. En Pico Truncado le tomaron el gremio. En Caleta los despedidos y la UOCRA hacían esta manifestación. Y les dispararon con mandato de la directiva”.

Todos saben que la UOCRA y Petroleros tienen sus patotas. “El tema es que acá había laburantes en el medio. Se les fue de las manos”.

Según nos cuentan: “el clima está tenso. Hay 31 detenidos a esta hora. Gran parte petroleros, de la patota del Sindicato. Se le fue de las manos”.

La directiva de Petroleros, con sus sicarios, volvió a lograr que las fuerzas de seguridad invadan la ciudad. De zona liberada a zona militarizada. Y los trabajadores de Caleta y Las Heras saben qué significan tantos policías en sus calles.

Algunos creen que Claudio Vidal, el máximo responsable del sindicato, saldrá inmune. “Él está con el gobierno, con el kirchnerismo”. Será por eso que fue el único gremio que no paró el 31 de marzo, a pesar de que a todos sus afiliados les descuentan con el impuesto al salario.

“Lecturas políticas”

Con el correr de la jornada, el ataque criminal de la patota sindical se convirtió en un tema nacional. La mayoría dice poco de quienes están detrás de los tiradores. Los burócratas que custodian sus privilegios, los gobernantes que los usan como fuerza de choque, los empresarios que necesitan de esos sindicalistas.

Por la tarde el gobernador Daniel Peralta (Frente Para la Victoria), que había debido suspender sus actividades en el norte santacruceño, dio una conferencia de prensa. Después de dar los datos duros de muertes, heridas y detenciones, aclaró que “no hay nada que amerite que alguien o varios tengan armas de guerra y que desaten esta triste realidad, más allá de la lectura política”. Pero el hombre hizo su lectura política. Por eso aclaró que “apenas sucedieron los hechos me comuniqué con el secretario de Seguridad de la Nación Sergio Berni para mantenerlo al tanto de los incidentes”.

El hombre que reprimió a los trabajadores de Lear y protegió a la patota de Ricardo Pignanelli se encargará del tema.

Podemos adivinar los resultados.







Temas relacionados

Muerte   /    Caleta Olivia   /    Uocra   /    Mundo Obrero   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO