Política

JORNALEROS Y MAESTROS DE BAJA CALIFORNIA EN LUCHA

San Quintín: la rebelión contra la esclavitud y la muerte

A más de un mes de la histórica rebelión de San Quintín, en la que decenas de miles de jornaleros y jornaleras agrícolas suspendieron sus labores, siguen revelándose las condiciones de miseria en las que viven quienes trabajan el campo de Baja California y otros estados a lo largo y ancho del país.

Soledad Farfalla

Maestra de secundaria, Agrupación Magisterial y Normalista Nuestra Clase

Viernes 1ro de mayo de 2015

Las largas jornadas de trabajo de 12 horas, la falta de servicios básicos en los hogares, el acoso y abuso sexual, los salarios de miseria, la falta de atención médica y un sinfín de males, levantaron a decenas de miles de personas en el Valle de San Quintín, quienes durante cerca de 26 horas bloquearon la carretera transpeninsular que conecta con el norte.

En el pliego petitorio que levantaron, los jornaleros exigían: un salario de 300 pesos por día, jornada máxima de 8 horas, pago de horas extraordinarias y vacaciones, un día de descanso a la semana, seguridad social y alto inmediato al acoso sexual del que sufren las mujeres jornaleras por parte de los mayordomos de cuadrilla y los ingenieros encargados de los ranchos. Todas las anteriores demandas “garantizadas”, de acuerdo con la legislación vigente.

El acceso a los servicios de salud se levantó como una de las principales exigencias, puesto que más del 80% carecían de seguridad social. Con una semana de la gran lucha que protagonizaron, los jornaleros lograron ser incorporados al Seguro Social. Sin embargo existe sólo un hospital del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en la cabecera municipal de Ensenada, situado a 200 kilómetros del Rancho “Los Pinos”, una de las comunidades de las que son originarios muchos de los jornaleros explotados en el Valle San Quintín. Además del hospital existen dos clínicas del IMSS y una del Seguro Popular en el valle que cuenta con una población superior a las ochenta mil personas.

Explotación, miseria y muerte

En estas condiciones las jornaleras vieron morir a compañeras que no “alcanzaron” a llegar a las instalaciones de alguna institución de salubridad. Lucila Hernández, líder jornalera, denunció en su visita a la Ciudad de México la muerte de por lo menos dos mujeres que tuvieron complicaciones médicas durante su embarazo y un menor recién nacido en los dos últimos años. Cuenta también el lamentable deceso de Enedina Muñoz, una mujer de 40 años que falleció en el interminable trayecto a Ensenada, cuando sus riñones colapsaron en la ambulancia camino hacia el hospital.

La falta de clínicas e instalaciones hospitalarias produce que cientos de personas dediquen todo un día para trasladarse y “sacar cita”, esto en caso de que cuenten con Seguro Social. Quienes tienen acceso deben batallar además, con la saturación del servicio y las ya mencionadas larguísimas distancias.

En el área de ginecología se presentan principalmente casos de cáncer cérvico- uterino, miomas, embarazo de alto riesgo e infecciones en la matriz. De acuerdo con especialistas, estos cuadros podrían tener origen en los químicos nocivos que contienen los fertilizantes y demás sustancias utilizadas en el campo.

Uno de los males que más se presentan en las consultas de los hospitales y clínicas es la lumbalgia, causado por un síndrome músculo-esquelético que bien podría ser producto de las largas jornadas de trabajo, en las que los jornaleros pasan gran un tiempo en cuclillas o arrodillados cosechando. Con frecuencia se ven también fracturas, esguinces y diversas heridas cutáneas.

Llaman a marchar jornaleros este 1º de Mayo

Ante las incipientes respuestas que se han recibido, los jornaleros del Valle de San Quintín llamaron a marchar este primero de mayo, día en el que se conmemora el día de las y los trabajadores. Al llamado se unen los padres de los 43 normalistas desaparecidos desde hace ya siete meses.

A 129 años de la histórica huelga que sacudió Chicago en 1886, en la que cientos de miles se levantaron exigiendo la jornada laboral de 8 horas, se hace urgente retomar las calles exigiendo la aparición de los 43 normalistas, alto a las reformas estructurales que destinan a profundizar la miseria del pueblo trabajador, el cese inmediato a los ascendientes feminicidios y aumento de emergencia al salario mínimo.







Temas relacionados

Día Internacional de los Trabajadores   /    Baja California   /    Clase trabajadora   /    Jornaleros   /    Mujeres trabajadoras   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO