Sociedad

BUENOS AIRES

San Nicolás: la celebración del año nuevo y la privatización del espacio público

Un evento privado reabre la polémica por la utilización del espacio público de la ciudad para el lucro de los empresarios.

Martes 3 de enero | 16:13

La realización de un evento privado en la noche del sábado y madrugada del domingo en el ex Balneario Municipal, reabre la polémica por la utilización del espacio público de la ciudad para el lucro de los empresarios y la complicidad de la gestión de Ismael Passaglia con los ocasionales privatizadores.

En la noche del 31 de diciembre y madrugada del 1° de enero, en el complejo Laguna del Yaguarón, ubicado dentro del predio del ex Balneario Municipal, se realizó una fiesta privada, organizada por los dueños de los boliches Blues y Honky Tonk. La celebración de la llegada de un nuevo año es la excusa por la que miles de jóvenes buscan un espacio en donde congregarse con sus amigos a festejar tras el brindis de la medianoche, y también la que aprovechan los dueños de los principales locales bailables de la ciudad para organizar fiestas masivas en espacios al aire libre, dentro de áreas de propiedad privada o alquilando espacios públicos para la ocasión.

La entrada general al evento costó 300 pesos, alrededor del doble de lo que cuesta habitualmente una entrada general a los locales bailables de la ciudad. Con motivo de la fiesta, y ante la necesidad de quienes se trasladaron en auto de estacionarlo en las cercanías a la entrada al predio del evento, la organización hizo cortar el tránsito en la intersección de Avenida Juan Manuel de Rosas y Bustamante, a 300 metros del ingreso, permitiéndole únicamente el paso a quienes asistían al evento, y cobrándoles 50 pesos por el estacionamiento.

No es la primera vez que la gestión del intendente Ismael Passaglia permite el uso del espacio público de San Nicolás para la realización de eventos privados. Los dueños de Blues y Honky Tonk, los mismos organizadores de la fiesta realizada el sábado en Laguna del Yaguarón, en 2015 eligieron como locación para las fiestas de Navidad y Año Nuevo el Parque Perón, ubicado en la parte superior de la Costanera Nueva, frente a la basílica de la Virgen María. En ese entonces, un sector amplio de dicho espacio público fue vallado para dentro del mismo montar el predio donde se realizaron ambas fiestas, con el permiso de la Municipalidad.

El viejo Balneario Municipal era el lugar elegido por cientos de familias nicoleñas de bajos recursos económicos para pasar los días de verano, frente a la imposibilidad económica de asistir a los principales campings y clubes de la ciudad y alrededores. Bajo la intendencia de Passaglia se asentaron allí dos emprendimientos privados. Uno de ellos es el complejo Laguna del Yaguarón, que en su página de Facebook se presenta como "Exclusivo lugar para celebración de eventos".

Al respecto declaró Ivanna Cerminara, de la Juventud del PTS en el Frente de Izquierda: “Eventos como éste o como la fiesta Sunset New Year de Villa Constitución, que también implicó la privatización de un espacio público, nos obliga a los jóvenes que queremos celebrar las fiestas de fin de año con amigos a poner nuestras vidas en manos de empresarios inescrupulosos”. Y agregó que el rol del Estado “se limita a reprimir cualquier reunión independiente y a cuidarle los negocios a los empresarios amigos de gobernantes, comisarios y jueces. En Arroyo Seco acabamos de ver cómo esta combinación de lucro sin control y complicidad estatal se cobró dos vidas”. Cerminara se refería a los casos de Giuliana Maldovan, de 20 años de edad y oriunda de Rosario, y del nicoleño Lucas Liveratore de 34 años, ambos fallecidos “por la desidia empresarial y la falta de una política de reducción de daños”.






Temas relacionados

San Nicolás   /    Ismael Passaglia   /    Privatizaciones   /    Buenos Aires   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO