Géneros y Sexualidades

ROSARIO

Samanta Aguirre, la primera docente trans recibida en el Olga Cossettini

La Izquierda Diario entrevistó a Samanta Aguirre, la primera estudiante trans que se recibió de docente en el Insituto Olga Cossettini. Un repaso por parte de su vida, su paso como estudiante y su percepción de la sociedad.

Miércoles 4 de abril | 21:32

¿Cómo fue tu proceso como estudiante?

En el año 2012 comencé a estudiar el profesorado de matemáticas en el Olga Cossettini. Al mismo tiempo, mi padre empezó a padecer una enfermedad crónica y eso implicó el no poder hacer la carrera en tiempo y forma, ya que tenía que cuidarlo y tal hecho me impedía tener constancia en la carrera. Algunos años los pude hacer por completo, otros no (debido a esta circunstancia), hasta que mi padre falleció entre finales del año 2015 y comienzos del 2016.

Yo pertenezco a una familia poco adinerada. Si bien no trabajé en fábrica, tuve que dar clases particulares o hacer trabajo doméstico para poder sostener el estudio, si no, no hubiese podido sostener los materiales necesarios para estudiar ni el boleto de colectivo.

En cuanto a mi condición sexual, yo cuento que siempre me consideré con una orientación homosexual. No podía llevarme bien con mi identidad de varón, dado que no me identificaba con mi identidad: en realidad me pesaba. Me sentía mujer pero no tenía la suficiente valentía, o lo veía muy lejano poder realizarme como tal. Nunca me planteé esto, pero siempre estuvo presente en mí.

Después sufrí ataques de pánico y busqué ayuda psicológica. Me diagnosticaron un trastorno obsesivo compulsivo, es decir, una neurosis obsesiva. Incluso me medicaron con una medicación psiquiátrica y eso hace que esté mejor, muy recuperada en esta enfermad y con ayuda de la terapia pude salir adelante.

Para algunos profesores hombres les chocaba el acercamiento mío hacia ellos por el hecho de ser homosexual y eso se recrudeció cuando hace 2 años decidí hacer el cambio de género. Aunque también, por otro lado, sentí contención y cariño por parte de otros docentes, pero la mayoría fue gente que aceptó mi condición.

¿Qué sentís con respecto a la educación sexual integral y la formación de docentes y estudiantes?

Yo pienso que en el aula hay una diversidad de aspectos: lo histórico, lo cultural, lo económico, no sólo lo sexual. Y me parece a destacar que los docentes deben estar formados en torno a la diversidad sexual que hoy en la actualidad se ve mucho, para tratar de no tener en cuenta este binarismo de hombre y mujer, sino de mostrar de que lo diverso de la sexualidad es muy amplio.

¿Cómo percibís a la sociedad ante este cambio de género?

Todavía tenemos una sociedad que nos discrimina por ser diferentes, en el sentido diferentes al binarismo, por ser una chica trans.

Tenemos a tres tipos de chica trans: chicas travesti, chicas transexuales y chicas transgenero. Las chicas travesti no optan por cambiar su genitalidad, y en esto pienso que es más chocante para la sociedad porque esta no logra aceptar que hay mujeres con pene. Las chicas transexuales optan cambiar por hacer cambios hormonales y la reasignación de género y otros aspectos. Pero la chica travesti, la chica con vos gruesa, choca más que la chica que no se diferencia de hombre y mujer a la sociedad.

Te puedo interesar: Les pegaron por homosexuales: “Hay que seguir luchando contra los pensamientos retrógrados”

¿Qué opinas sobre el cupo laboral trans que impulsa la provincia?

Por mi propia experiencia y por lo que me interiorice sobre el tema, hay un alto porcentaje de chicas que todavía no logró ingresar en este cupo laboral trans que, según el gobierno provincial, largó para poder permitir a las chicas trans tener un trabajo en blanco que no abarca la totalidad ni a la mayoría, sino son las menos las que podrían tener un trabajo en blanco.

¿Qué política ves que aplica el Estado para acercarse al colectivo trans?

A la Secretaría de Diversidad se ha logrado elevar una nota pidiéndole que se pueda dar esos cupos trans todos los años, pero por lo que sé desde el 2016 que no ingresan, o sea, no lo implementaron.

¿Cómo ves las movilizaciones que vienen ocurriendo como el 8M? ¿El fenómeno Ni una Menos que te parece? ¿Y qué impacto pensás que tienen?

Es relevante que las mujeres ya sean CIS, lesbianas o trans, puedan manifestarle al Estado el reclamo de más equidad en distintos ámbitos como la educación, además de becas. En cuanto a la pelea por el aborto, es elevado la cantidad de mujeres que mueren por aborto y tiene que ser una exigencia el aborto legal seguro y gratuito.

¿Qué perspectivas laborales tenés, ahora que te recibiste de docente?

Mi perspectiva es lograr aulas en donde se puedan hablar de la sexualidad y que no sea un tabú, y seguir formándome en materia de sexualidad. Crear espacios de encuentros entre docentes y estudiantes, que no sea algo que quede escondido, porque, en mi experiencia personal, en la escuela primaria sentí mucha discriminación de parte de los profesores. Al ir a una escuela técnica, los docentes de taller eran muy machos y siempre chocaban conmigo por mi orientación sexual. También la he pasado muy mal porque mis compañeros me hacían bullyng, desde burlas hasta maltratos físicos. No quiero que ocurra más eso en las aulas: quiero que cada alumno se sienta acorde a su sexualidad e identidad.







Temas relacionados

Cupo laboral trans   /    Transexuales   /    Terciario Olga Cossettini   /    Rosario   /    Santa Fe   /    Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO