Mundo Obrero

CAMILO MONES (PEPSICO)

“Salgamos a las calles contra toda la reforma antiobrera y las negociaciones de la CGT"

Los trabajadores de PepsiCo en lucha convocan a organizarse contra la reforma laboral del Gobierno. Hoy jueves convocan a una reunión en la carpa ubicada frente al Congreso. Será a las 18.30.

Martes 7 de noviembre | Edición del día

“Nosotros por nuestra parte exigimos que las centrales abandonen la tregua y la pasividad y se pongan a la cabeza de organizar un plan de lucha serio, que comience con una gran movilización de cientos de miles y un paro nacional, para tirar abajo este proyecto anti obrero”. Así plantean los trabajadores de PepsiCo en su convocatoria a una reunión este jueves en la carpa, a las 18:30 h.

Te puede interesar: Trabajadores de PepsiCo convocan a reunión para organizar la pelea contra la reforma laboral

Camilo Mones, trabajador de PepsiCo y dirigente del PTS en el Frente de Izquierda dialogó con este medio sobre las perspectivas que piensan darse los sectores combativos y la izquierda para enfrentarse a los planes del Gobierno.

Frente al contexto de ataques que prepara el macrismo, la gobernabilidad que le permite el peronismo y la traición de la burocracia sindical, existe una alternativa y está en manos de los trabajadores organizados.

¿Cómo analizás el contexto en el que el Gobierno intenta avanzar sobre la reforma laboral?

El proyecto de reforma laboral que intenta imponer el Gobierno a los trabajadores de PepsiCo nos trae muchos recuerdos. Muchos de los ítems que plantea esta nueva reforma, cada punto, parece el calco de las discusiones que teníamos con la patronal de hace años, incluso antes del cierre de la planta, desde mediados del 2016 y hasta que cerraron la fábrica.

La patronal todo el tiempo intentaba ahorrar costos laborales, obtener mayor productividad organizando los turnos, el tiempo de presencia en la línea y después te negociaba la forma de pagarlo, poniéndole algún ítem que no entraba en el recibo, o que implicaba horas extras, o dentro de los fin de semanas como horas de franqueros. Una pelea constante que teníamos y que la patronal se lo exigía al sindicato de Daer, y a los gobiernos de turno, para que negocie con los trabajadores distintas formas de hacerlo pasar ahorrándose plata por cada uno de nosotros. Por esto no nos sorprende que esta reforma es a la medida de las patronales que vienen exigiendo hace rato precarizar las condiciones, avanzar sobre las conquistas como las 8 horas de trabajo, contratarte y despedirte a su antojo según el plan de productividad, para ahorrarse costos laborales. Y es increíble el argumento que da el Gobierno diciendo que es una reforma para atraer inversores al país, un descaro total porque implica barrer leyes que son conquistas que significaron vidas obreras.

En PepsiCo el tema sobre el banco de horas y el blanqueo es tal cual se plantea en la reforma que intentan imponer.

El ataque mayor en esta reforma es en relación a las horas extras

Las patronales lo argumentan diciendo que es un sobre sueldo, cosa que no es tal, porque lo real es que es una extorsión mayor que hacen las patronales para que en vez de descansar, trabajes los sábados, domingos y los feriados a un costo mucho menor comparado con el nivel de productividad que obtienen de esas horas de más que trabajas. Muchas están fuera de convenio, no se pagan en el recibo y al costo de las horas extras por convenio. Entonces es una forma de manipular el salario según la necesidad de productividad y ganancia que necesiten. Significa que si trabajás 8 horas, un día te piden que te quedes más horas en base a la necesidad de producción del momento y no te pagan horas extras del convenio, sino que un día compensás esas horas que trabajaste demás terminando antes y te vas a tu casa. Una directa flexibilización de las condiciones que además atenta contra las conquistas históricas que tiene la clase obrera y que las obtuvo luchando. Esta reforma va contra todo esquema que protege relativamente las condiciones del trabajador imponiendo un nuevo trato entre patronal/obrero y que estés a disposición. Ellos eligen.

Te puede interesar: [Dossier] Claves de la reforma laboral y la necesidad de enfrentarla]

En PepsiCo nos resultan conocidos los puntos que plantea esta reforma, sobre todo porque en PepsiCo y en varias fábricas de la alimentación, desde la Agrupación Bordó siempre nos enfrentamos a las patronales y al sindicato que negocia a favor de las patronales y éramos los trabajadores organizados quienes frenábamos estas medidas de precarización.

Otro punto de la reforma es sobre las indemnizaciones que las patronales quieren ahorrarse. Ahora resulta que el trabajador tendría una caja que no está claro si es un porcentaje que pondrían las patronales, si es un porcentaje del salario que va a parar a ese fondo y que al momento de despedirte según lo acumulado durante el tiempo de trabajo, lo cobrarías como parte de los años de vida que dejaste en tu trabajo. Esto también en PepsiCo lo peleábamos mucho porque la patronal tenía como modelo llegar a una instancia de arreglo voluntario, darte una cantidad de plata y que aceptes irte a cambio de no hacer ningún quilombo y no hacer juicio exigiendo doble indemnización o lo correspondiente a los años que laburaste, sobre todo si tenías problemas de salud producto de las condiciones de trabajo, juicios con las ART que no se hace cargo de las enfermedades laborales. Todo eso representa para las patronales dejarte en la calle con el menor costo posible.

Lo que Macri llama la “mafia de los juicios laborales” es otra de las medidas para favorecer a las patronales y sacarse de encima a los trabajadores ahorrándose la indemnización y despedirte en las peores condiciones.

Una exigencia de todo el directorio y la gerencia de PepsiCo a las leyes argentinas tratando de avanzar sobre los convenios colectivos. La forma de contratación que las patronales quieren que sea a su medida y al menor costo posible.

Nosotros siempre nos opusimos a todos los intentos de la patronal por avanzar sobre las conquistas y por eso atacaron directamente nuestra organización, porque nos oponíamos a que lleven adelante estos planes de precarización, defendiendo a todos los tercerizados, planteando el pase a planta permanente de los contratados, agarrándonos de los convenios para denunciar a PepsiCo en todos los incumplimientos y generando herramientas para que los trabajadores sean conscientes y defiendan sus derechos.

Esta reforma quiere barrer todo, llevarse puesta todas las conquistas...

Bajar salarios, precarizar las condiciones, reventar los convenios, barrer la organización y hasta romper con la ideología que tiene el movimiento obrero, la lógica de explotación donde dirige el patrón y el obrero es el explotado. Ahora seriamos colaboradores, hasta sobre eso quiere avanzar esta reforma y, cuando te necesitan te contratan y cuando no, serás parte de la fuerza de trabajo que necesita emplearse y en las peores condiciones.

También atacarían las cargas sociales sobre el salario diferido, en bruto. Las patronales pagarían menos y esto reduciría los porcentajes que reciben las obras sociales de los sindicatos. Por lo tanto si hoy las condiciones del sistema de salud son pésimas, esto va a degradar mucho más las condiciones y un trabajador para tratarse él y a su familia se le va hacer imposible. Esto también implica reducir los costos laborales al máximo para las patronales por cada trabajador que emplea y atacando de conjunto todas las condiciones; desde el salario hasta el banco de horas trabajadas, las indemnizaciones, las cargas sociales y las formas de contratación en detrimento de hundir al trabajador y darle absolutas ganancias, mas de las que ya obtienen con las leyes vigentes, ahora serian sin límites, es decir explotación al 100% de ganancias. Da la sensación de que se hubiesen reunido los directivos de la multinacional PepsiCo y el Gobierno para llevar adelante una reforma laboral a su Piaccere.

¿Qué rol juega la CGT y los sindicatos ante el avance de la reforma laboral?

La CGT ante la reforma laboral tiene la misma postura que tuvo Rodolfo Daer y su agrupación verde en el gremio. Negociaron el cierre de la planta y se sentaron a negociar los despidos y barrer la organización. La CGT ya aceptó sentarse a negociar la reforma laboral a costa de que los trabajadores perdamos muchas conquistas. La primera reacción es no salir a repudiar semejante ataque, que hasta juristas y muchos abogados laboralistas consideran anti obrera. Al contrario de impedir que se avance, la están estudiando, la están viendo para ver qué punto negociar, que acuerdos cerrar y así allanarle un limpio camino al Gobierno y las patronales.

Deberían plantearse hacer asambleas en todos los lugares de trabajo y debatir de conjunto con los trabajadores que hacer frente a semejante ataque, como frenar las medidas anti obreras que precarizan nuestra vida.

Te puede interesar: Contrarreforma laboral: el 51 % de los trabajadores están precarizados, pero el Gobierno va por más

Ya tendrían que estar a la altura de dar respuestas y aunque saben que es un debate que esta en todos los ámbitos de trabajo como, en la educación, en la salud, en la industria, en los supermercados, en los barrios; igual actúan como si fueran la oficina del Gobierno y de las patronales para que pase la reforma sin obstáculos. Una terrible traición que se profundiza, porque primero mantuvieron una tregua indefinida sin reaccionar ante los miles de despidos, los ajustes y los tarifazos para que ahora el Gobierno llegue a la instancia de la reforma y la pueda aplicar mientras la burocracia impide que los trabajadores reaccionemos y nos plantemos ante semejante ataque. No tienen ninguna intención de preparar al movimiento obrero que tiene una fortaleza imparable y enfrentar la reforma laboral. Está claro que la cúpula de la CGT no padece ninguna de las consecuencias de la reforma, ellos no trabajan, son millonarios y por eso actúan en sintonía con los planes que atacan a los trabajadores.

¿Qué perspectivas piensan darse los trabajadores de PepsiCo frente a los planes de ajuste del Gobierno?

Acá en la Carpa que mantenemos como espacio de organización y de lucha por nuestra reincorporación, los compañeros debatimos mucho el significado de esta reforma, los objetivos que tiene la burguesía y como llevar adelante sus planes. La burocracia sindical es completamente funcional a que avancen las patronales. Consideramos que deberían informar en todos los gremios de que se trata la reforma, generar condiciones para que los trabajadores puedan entender la magnitud del ataque que se viene. Lejos de esto, actúan como una oficina de personal de los empresarios y sentarse a escuchar los argumentos técnicos y políticos de las patronales para salir a explicar a sus representados porque debe aceptarse la reforma laboral. Esto desde ya que también está garantizado por los sectores del peronismo que se dicen opositores y que fueron votando todas las leyes macristas y que cada vez se hacen más oficialistas y ante los resultados en las ultimas elecciones el Gobierno piensa avanzar con todo. De todas maneras tienen una contradicción política, porque tienen que convencer a millones de trabajadores que acepten esta reforma y eso no les va a ser gratuito, existe una tradición de lucha en el movimiento obrero y es a lo que le temen.

Ante este contexto la única alternativa que da pelea y resiste los ataques está en manos de los sectores combativos y de la izquierda. Nosotros en Pepsico llevamos 4 meses de lucha y venimos dando batalla no solo por nuestra reincorporación y la apertura de la fábrica, sino que además consideramos que tenemos que poner en pie una gran fuerza de los trabajadores que frene la reforma laboral. En principio queremos debatir junto a todos los sectores combativos, las comisiones internas, los cuerpos de delegados, los sindicatos combativos que dicen querer enfrentarse a la reforma laboral, como las CTA que le exigen coordinar a la CGT para frenar la reforma, a que se pongan a la cabeza seriamente en preparar un plan de lucha.

Nosotros consideramos que no se puede confiar en los traidores que trabajan para las patronales y vienen dejando pasar todos los ataques al pueblo trabajador. Por esto estamos convocando para este jueves 9 de noviembre a todos los sectores que estén dispuestos a enfrentarse a la reforma laboral para que podamos debatir como la enfrentamos, qué medidas tomar concretamente.

En los lugares de trabajo donde está la izquierda y los sectores combativos, consideramos que hay que impulsar asambleas, convocar a coordinar a todos los trabajadores para desenmascarar la política entregadora de la burocracia y prepararnos para resistir la reforma y defender nuestras conquistas.

Son millones los trabajadores que son engañados por sus dirigentes queriendo hacer pasar los ataques y es por esto que nuestra convocatoria para este jueves apunta a romper con la política propatronal de la burocracia sindical y convertimos en una gran alternativa de lucha y organización que este a la altura de los ataques que se vienen.

Están todos invitados este jueves 9 de noviembre a las 18,30h en la Carpa de PepsiCo en lucha para salir con todo a las calles a enfrentarnos a este Gobierno y sus políticas a la medida de las patronales.








Temas relacionados

Camilo Mones   /    PepsiCo   /    Trabajadores de alimentación   /    Despidos   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO