Mundo Obrero

MUNDO OBRERO

Satsaid: conducción kirchnerista negocia con Clarín/Telecom un ataque a los trabajadores

La “ex cablevisión” ahora Telecom (Clarín) luego de firmar un acta con los gremios telefónicos a espaldas de las y los trabajadores, quiere hacer lo mismo con quienes integran el sindicato de la televisión.

Martes 28 de agosto de 2018 | 09:09

Este acuerdo, implica un aumento de la jornada de trabajo, un cambio en el régimen de francos y la reducción del tiempo de descanso. La reforma que el gobierno no puede pasar en el parlamento, el grupo Clarín/Telecom la aplican con la complicidad de las directivas de los sindicatos.

La directiva kirchnerista del SATSAID, que es parte de la corriente federal de Palazzo, realizó asambleas informativas en varias seccionales planteando como sería la nueva modalidad de trabajo que propone la empresa, pero sin consultar a los trabajadores si están de acuerdo o no con estos cambios que flexibilizan y empeoran las condiciones actuales. En apariencia éstas seguirán hasta el jueves a lo largo y ancho del país, cuando el gremio se reúna con la empresa para imponer la misma entrega que hicieron los sindicatos telefónicos.

El nuevo acuerdo implica no solo un aumento de la jornada laboral de 8 h a 8 h con 50 minutos, sino que también modifica el régimen de francos actuales donde los trabajadores optarían por un sistema de 6x3, perdiendo así la mayoría de los fines de semana al año, o 5x2 y trabajar un sábado al mes, trabajarían 21 horas más mensualmente sin un aumento significativo en la remuneración. Entonces están haciendo optar a los trabajadores entre aumentar el poder adquisitivo a costa del fin de semana con sus familias o trabajar más horas por casi el mismo dinero. Una entrega total, están garantizando que sea Telecom el único beneficiado de este acuerdo.

Te puede interesar: Foetra: Marín y Iadarola firman la flexibilización en Telecom (Clarín)

Los argumentos que esgrime de la directiva del SATSAID son fácilmente desechables, plantean que los telefónicos ya aceptaron, que en este contexto de ajuste y represión no se puede hacer nada. Basta ver la lucha de los trabajadores del Astillero Rio Santiago, que entró en escena hace unas semanas, la gran lucha que emprendieron las mujeres por la interrupción voluntaria del embarazo o las movilizaciones nacionales en defensa de la educación pública, para ver que estos argumentos no expresan más que el deseo de la burocracia para que se firme el acuerdo, garantizando el avance de la empresa sobre las condiciones de trabajo.

Además sostienen, que si los trabajadores no aceptan el acuerdo que plantea la empresa, pasarían a trabajar bajo el convenio actual, es decir, 6 h de lunes a sábado, lo que reduciría los salarios un 40%. ¿Cómo puede ser que una empresa que está exigiendo un aumento de la jornada laboral quiera reducirla a 6h?

Otro de los puntos de este acuerdo es la reducción del refrigerio, lo que implica que las y los trabajadores no podrán elegir en que momento lo toman, sino que la empresa lo hará por ellos en el momento que lo considere necesario, dentro de la cuarta y quinta hora y media de trabajo, lo que implica también perder tiempo de descanso en la jornada y con esto aumentar los ritmos de la producción, la excusa de la directiva es que “gracias a esto” les permitirían retirarse 20 minutos antes la jornada laboral, lo que dejaría una supuesta jornada de 8 30h. Esto pone en jugo la salud de las y los trabajadores, que no podrían tener tiempo para alimentarse y descansar correctamente.

Las y los trabajadores de la nueva Telecom, tanto los que provienen de Cablevisión como los que ya se encontraban en la empresa, son quienes le van a poner el cuerpo a esta entrega y quienes van a resignar tiempo con sus familiares y amigos, por eso es fundamental unir por abajo lo que las directivas dividen por arriba, negociando a sus espaldas.

Un ejemplo a seguir es el camino que emprendieron los trabajadores nucleados en la agrupación telefónica Violeta (Facebook), exigiendo una asamblea general sin distinción gremial para rechazar este acuerdo donde los únicos beneficiados son los dueños de la empresa. Este acuerdo, por más que la directiva kirchnerista del SATSAID lo niegue, significa dejar pasar la reforma laboral sin ningún tipo de lucha, la que el gobierno no puede tratar en el parlamento, Telecom (ex cablevisión) junto a las burocracias sindicales que nuclean a los trabajadores de las telecomunicaciones, la quieren imponer atacando los convenios colectivos de trabajo.

Por eso es fundamental que las y los trabajadores de la televisión tomen esta traición como punto de partida para poner en pie una agrupación que sea independiente tanto de la empresa como de los distintos gobiernos, que pelee por un sindicato que sea democrático y que esté al servicio de las y los trabajadores.







Temas relacionados

Cablevisión   /    Telecomunicaciones   /    Telecom   /    Ciudad de Buenos Aires   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO