Deportes

FÚTBOL

Rusia 2018: la Selección Argentina tendrá su última chance en Ecuador

Con el empate sin goles frente a Perú en la Bombonera y el triunfo de Chile, el equipo argentino quedó fuera de la zona de clasificación. Debe ganar el último partido y esperar otros resultados.

Augusto Dorado

@AugustoDorado

Jueves 5 de octubre | Edición del día

Si en algún momento estuvo en debate si todo es planificable (como pregonó Bilardo en su momento) o si existe el azar (o la suerte), el partido de esta noche en La Boca ante Perú despejó todas las dudas. La Selección hizo un partido para ganarlo –con poca determinación, es cierto, pero intentando llegar al gol- y sin embargo se quedó con las manos vacías. Para colmo de males, el Chile de Pizzi logró un triunfo de oro ante Ecuador y se prendió arriba, desalojando a la Argentina del quinto puesto, el que pasó a ocupar ahora el propio Perú.

Claro que no todo fue azar o fortuna: la Selección recorrió un camino sinuoso en estas eliminatorias y en la mayor parte del desarrollo de la competencia, las falencias fueron futbolísticas y no “mala suerte”. Pero en la Bombonera no le salió ni una y con el correr de los minutos el equipo se fue diluyendo en su propia angustia y nerviosismo. En los últimos 30 minutos Argentina casi no llegó al área rival, salvo con un remate de Mascherano en el que la pelota pasó cerquita y se posó en el techo del arco. Antes sí, podemos enumerar un cabezazo de Benedetto desviado, grandes atajadas del arquero Gallese (una volada para tapar remate de Biglia, un mano a mano a Papu Gómez espectacular y otro a Benedetto), intentos de Messi como la arremetida que terminó con la bocha besando el palo, otra de Rigoni… No hubo caso. De nada sirve ahora analizar que Messi, tal vez preso de sus nervios, se excedió en el aspecto individual (por momentos estuvo muy “morfón”, para traducirlo a lenguaje de potrero).

Y por si fuera poco, uno de los cambios a los que apostó Sampaoli terminó en pesadilla: Fernando Gago, que se postulaba como encargado de hacer circular la pelota, se lesionó gravemente (ya se confirmó la rotura de ligamentos cruzados); duró apenas 6 minutos en la cancha.

El equipo de Sampaoli dejó una impresión mejor pero el Perú de Gareca jugó con los nervios argentinos a su favor y pudo ir ganando la pulseada para terminar manejando los hilos del partido. Los ingresos de “Papu” Gómez, Rigoni en el segundo tiempo y en alguna medida de Benedetto (aunque estuvo lejos de su nivel) le aportaron algo de aire fresco al plantel. Pero no alcanzó.

De nada sirve ahora analizar que Messi, tal vez preso de sus nervios, estuvo muy “morfón”, para traducirlo a lenguaje de potrero.

Hasta pudo terminar en “catástrofe” (en términos deportivos, por supuesto) si el tiro libre de Paolo Guerrero, que apuntó al ángulo, no hubiera sido desviado por “Chiquito” Romero, que en ese movimiento evitó la pérdida de dos puntos más.

Ahora la Selección tiene que viajar a la altura de Ecuador, a Quito, calculadora en mano: para llegar a Rusia 2018, el único resultado posible es la victoria. Luego habrá que ver la combinación de resultados para ver si hay que jugar un repechaje ante Nueva Zelanda o se clasifica directo. Otro resultado, condena a Messi y a los suyos a mirar a la copa del mundo desde la ventanilla del aeropuerto, con la ñata pegada al vidrio mientras los que tomen vuelos sean otras selecciones sudamericanas, con el brillante Brasil a la cabeza. Ese panorama, más tremendo para Messi que encontrarse al payaso de It en una alcantarilla, seguramente le dé a esta generación de jugadores la fuerza para luchar su última posibilidad. El martes a las 20.30 hs esperemos que la suerte no esté echada.






Temas relacionados

Jorge Sampaoli   /    Ricardo Gareca   /    Eliminatorias (nivel seleccionados)   /    Lionel Messi   /    Selección Argentina   /    Perú   /    Fútbol   /    Deportes

Comentarios

DEJAR COMENTARIO