Sociedad

Protesta Social

Rosario: represión a carreros en el Concejo Municipal

Mientras sesionaban los concejales de la ciudad afuera había una manifestación que fue duramente reprimida.

Viernes 28 de abril | 10:24

El conflicto de los carreros comenzó hace meses y desde hace varias semanas esperan una respuesta concreta porque se aproxima la fecha de vencimiento de la prorroga que les permite tener el carro y las fuerzas policiales los frenan constantemente por la calle para sacárselo. Distintos concejales han anunciado que esta situación no depende de ellos, si no del gobierno municipal, es decir, de la intendenta Monica Fein. Pero desde la Municipalidad los mandan al Concejo y así los tienen de un lugar a otro. Juegan con el trabajo de miles de familias que viven de esto.

Tanto los concejales como la Intendenta no quieren tomar cartas en el asunto, ya que cualquier decisión que tomen generará descontento por parte de las protectoras de animales o del sector de los carreros. Este conflicto es de larga data, desde que se aprobó la prohibición de tracción a sangre en el 2010, frente a esto la Municipalidad ha impulsado el Programa Andando, en donde se les brinda ayuda económica y cursos a los carreros, si entregan los caballos. El oficialismo dice que son 1380 carreros los que se han anotado en este programa y se estima a que hay entre 2 mil y 3 mil carreros en todo Rosario.

“Nos quieren sacar nuestra herramienta de trabajo a cambio de un curso que no te sirve de nada, queremos trabajar. Además como voy a conseguir trabajo, si hoy las empresas están despidiendo como Sancor o General Motors”, expresó uno de los carreros que se manifestaba en la tarde de ayer a La Izquierda Diario, dejando en claro que opinan que el programa que lanzo la Intendenta ya demostró ser inviable.

Durante la represión de ayer la policía atacó a mujeres y niños, además de golpear a embarazadas y chicos con discapacidad. Comentaron que sin ningún tipo de mediación, empezaron a reprimir con balas de goma y el jefe del operativo dijo: “Maten a todos estos negros”. Luego llegaron los bomberos y los corrieron con las mangueras. Ellos al igual que cualquier manifestante, estaban en la puerta del Concejo pidiendo que su reclamo sea escuchado. “Queremos trabajar”, era la consigna. Mientras tanto en la sesión del Concejo, el edil Boasso denunciaba que los carreros eran unos violentos, que estas no eran las formas de negociar, el concejal poco y nada le interesó saber que sucedía realmente, ni ver si había algún herido, por el contrario, en sintonía con los gobiernos de turno justificó la represión mintiendo.

La naturalización y justificación de la represión a la protesta social por parte de los funcionarios municipales, no son sorprendentes, siendo que al mismo tiempo que sucedía esto en la vereda del Concejo, adentro votaron por unanimidad el repudio a las conductas violentas que sufrió la gobernadora de Santa Cruz, Alicia Kirchner pero ninguno repudió la brutal represión que realizó la policía de dicha provincia hacia los docentes que se movilizaban. Los concejales de todos los bloques políticos se unieron al discurso represivo del gobierno de Cambiemos, donde la culpa y los violentos son los trabajadores que salen a las calles para defender su trabajo o sus condiciones laborales.






Temas relacionados

Trabajadores carreros   /    Represión   /    Rosario   /    Libertades Democráticas   /    Santa Fe   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO