MEDIOS

Rosario: el grupo Indalo cierra el diario El Ciudadano

Ochenta y cuatro trabajadores del diario El Ciudadano de Rosario pierden sus fuentes de trabajo ante la decisión del Grupo Indalo de cerrar el periódico. A pesar del cierre los trabajadores barajan la posibilidad de que el diario siga publicándose.

Viernes 14 de octubre | 00:00

Esta sería la octava vez que la patronal del diario El Ciudadano decide bajar la persiana. Junto al Rosario/12 (del Página/12) y La Capital, El Ciudadano es el tercer diario con más circulación en Rosario. En su paso se alternaron diferentes dueños desde el Grupo Uno, que en 1999 despidió a 140 trabajadores, hasta sus actuales, el Grupo Indalo perteneciente a Cristóbal López.

El anuncio del cierre se dio en plena negociación de paritarias. Así contó a La Izquierda Diario Juan Pablo Sarkissian, miembro de la Comisión Directiva del Sindicato de Prensa de Rosario. “En esas semanas nosotros estábamos discutiendo el tema paritarias, habíamos ido a Buenos Aires y habíamos quedado en reuniones. En la discusión esa dijeron no vamos a discutir paritarias y en ese contexto anuncian que hubo reuniones de directorios que tomaron la decisión del cierre”, planteó

De esta manera Grupo Indalo comunicó a los trabajadores que la decisión era la de “discontinuar” la empresa El Ciudadano. “Nosotros le decimos cierre, como sea es un eufemismo, lo concreto es que ellos bajan las persianas. Lo diferente del caso es que no hay telegramas de despidos, es un proceso donde la empresa plantea a los trabajadores que se van y que en ese contexto reconocen los derechos de los trabajadores y piensan pagar el 100% de las indemnizaciones” plantea Sarkissian en relación a que a diferencia de los anteriores cierres los trabajadores despedidos no cobraron la indemnización.

El primer cierre del diario vino en el año 1999 cuando Orlando Vignatti manda 140 telegramas de despidos. En el año 2000 el ex presidente de Newells, Eduardo López compra el diario. López, personaje emblemático y conocido por sus vínculos con la barrabrava de Newells, también llevó a El Ciudadano a un estado de crisis. López ni siquiera pagaba las cuotas sindicales, los apostes jubilatorios y la obra social, además de irregularidades en el cobro de salarios.

Hacia el 2009 López cierra el diario y entre los meses de enero a julio sigue saliendo gracias al esfuerzo de sus trabajadores y de los aportes del Sindicato de Prensa. Luego viene la vuelta de Vignatti como dueño y a fines de 2014 la venta de una mayoría de las acciones al Grupo Indalo.

Ante el cierre en transcurso los trabajadores se declararon en estado de asamblea permanente y mantienen negociaciones con la patronal a la que le exigen el cobro total de las indemnizaciones y de los aportes patronales. No obstante la voluntad de los trabajadores es que el diario pueda seguir saliendo, tal como refirió Sarkissian: “Nosotros lo que hemos planteado y la asamblea discutió es que en esta etapa queremos terminar la etapa de las indemnizaciones, pero paralelamente estamos haciendo reuniones con los compañeros porque la intención es seguir. Nosotros sabemos que en algún momento vamos a quedar solo, no podemos esperar hasta esa fecha”.

La decisión del empresario kirchnerista Cristóbal López esta vez pone en vilo a 84 trabajadores que se desempeñan en este matutino. La tirada casi continua en estos 18 años del diario corrió por la cuenta de los periodistas, fotógrafos y trabajadores que allí se desempeñan. Al momento y con el apoyo del Sindicato de Prensa de Rosario continúan las negociaciones con la patronal. El ánimo de los trabajadores es continuarla como dijo el entrevistado: “Cerrar el diario lo hicieron siete veces y todas las veces sin indemnizaciones y sobrevivimos 18 años sin que el diario dejara de salir. Cuando dejó de salir fue porque los empresarios lo cerraron. Esta vez tenemos una chance distinta que tenemos que explorar, todos los compañeros lo saben pero hay voluntad”




Temas relacionados

Rosario   /    Santa Fe

Comentarios

DEJAR COMENTARIO