Sociedad

CONFLICTO EN LA PATAGONIA

Río Negro le dijo NO a la central nuclear que Macri acordó con China

Con paro y movilización, Viedma fue el epicentro de la jornada nacional, y el rechazo popular escaló en la cúpula de la Iglesia Católica. Doce obispos aconsejan al Gobierno desistir: “No están dadas las condiciones”.

Roberto Andrés

@RoberAndres1982

Jueves 10 de agosto | 16:43

Imagen: agencia Télam.

El día de ayer (que coincidía en la fecha con el bombardeo a Nagasaki) y bajo la consigna “Patagonia no nuclear”, miles se movilizaron en Río Negro en contra de la iniciativa gubernamental de instalar nuevas centrales nucleares chinas en el país. Una de estas, se especula, se construiría en el golfo de San Matías a la altura de la localidad de Sierra Grande, ciudad que podría ser la sede de la próxima jornada nacional.

Con el paro de ATE y la CTA Autónoma de Río Negro y la movilización de más de 3500 personas, Viedma (una ciudad de poco más de 50 mil habitantes) fue el epicentro de una jornada nacional que abarcó a 43 distritos de todo el país, desde Tucumán hasta Santa Cruz. A la jornada adhirió la CTA de los Trabajadores, Sitrajur, los docentes de Unter y la Corriente Clasista y Combativa.

Quizás te interese leer Las “Chicas del Radio”: el caso de las trabajadoras envenenadas por radiación

El rechazo popular escaló incluso en la cúpula de la Iglesia Católica. Doce obispos patagónicos reunidos en Neuquén aconsejaron al Gobierno desistir. En un documento firmado por doce obispos, estos señalaron que “en una cuestión de tanta trascendencia ningún gobierno debe decidir cerrándose en un círculo restringido. Como pastores de la región Patagonia – Comahue expresamos nuestra postura: consideramos que hoy no están dadas las condiciones para realizar este emprendimiento”, concluyeron.

Por su parte Rodolfo Aguiar, secretario general de ATE y de la CTA Autónoma de Río Negro, señaló: “El paro ha sido masivo. Río Negro le está diciendo no a la instalación de la central nuclear, que va a incrementar el endeudamiento externo, dejará trunco todos los desarrollos tecnológicos y científicos propios, generará dependencia y afectará la soberanía energética”. Y agregó: “Queremos saber qué se esconde detrás de esta iniciativa. Nuestro país no necesita un megaproyecto de estas características. Macri y Weretilneck deben decirnos cuál es la verdadera finalidad”.


Imagen: Prensa ATE Río Negro.

Viajando desde Córdoba se hizo presente en Viedma el biólogo Raúl Montenegro, presidente de la Fundación para la Defensa del Ambiente (Funam), quien aseguró que “es importante considerar que ya este proyecto tiene una base de ilegalidad porque ya se han formalizado acuerdos entre los gobiernos nacional y provincial con el Gobierno chino. Rige en el país la Ley General de Ambiente que establece la obligatoriedad de una evaluación de impacto ambiental”.

Consultado por La Izquierda Diario, Pablo Lada, del Movimiento Antinuclear de Chubut (MACH) indicó que la energía nuclear “es un fracaso económico a nivel mundial. No hay empresa privada que pueda llevar adelante esto. Solo funciona con el respaldo del Estado. Es decir, va a ser el pueblo argentino el que va a pagar, el que se va a hacer cargo de esos residuos radioactivos a perpetuidad”. Y agregó: “La muestra del fracaso financiero global de la energía nuclear es tal que las principales empresas del mundo generadoras de energía nucleoeléctrica están prácticamente quebradas”.


Imagen: foto de Marcelo Ochoa.

En la misma sintonía, integrantes de las organizaciones Sociedad Ecológica Regional, de El Bolsón, y Piuke, de Bariloche, que se sumaron a la movilización desde cada ciudad, denunciaron: “La generación de electricidad a través de la energía nuclear es contaminante en el momento de la extracción del uranio que alimenta el reactor y en el momento de la disposición final de los residuos generados por la misma central. Contamina y hace un uso desmesurado del agua dulce en la minería de uranio, que a su vez provoca zonas de sacrificio en el territorio, perjudicando a las comunidades originarias y a toda la población rural”.

Quizás te interese leer Chernobyl y Fukushima: una visión marxista del problema de la energía nuclear

Nora Corvalán, de la Asamblea Comarcal contra el Saqueo, dijo que “el proyecto de la planta nuclear es parte de un círculo perverso, que comienza con la extracción de uranio y con miles de derechos mineros ya otorgados, tanto en Río Negro como en Chubut. Entonces se entiende por qué hace falta una nueva central. No es para que los vecinos de Catriel o Ramos Mexía tengan mejor luz, es para alimentar a las mineras”.


Imagen: foto de Marcelo Ochoa.

Finalmente, la docente universitaria de la UNCo Cecilia Carrasco y candidata a diputada nacional por el Frente de Izquierda, señaló desde la movilización en Cipolletti: “Seguimos denunciando este negociado por favorecer a los empresarios amigos del Gobierno, y que solo dejan contaminación y pobreza para los trabajadores que sufren el ajuste. Decimos no a la planta nuclear y también decimos no al fracking y a la megamineria. Queremos que los recursos naturales se renacionalicen y los gestionen los trabajadores, con participación del pueblo mapuche y las organizaciones ambientalistas”.






Temas relacionados

Energía nuclear   /    Mauricio Macri   /    Ecología y Medioambiente   /    Río Negro   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO