Mundo Obrero

HISTORIA DE LA PATAGONIA

Río Gallegos: exitosa charla sobre las huelgas de 1921 y las investigaciones de Mikel Zubimendi

El lunes 18 de noviembre pasado, La Comisión por Memoria de las Huelgas de 1920-1921 de Río Gallegos realizó una charla junto al investigador arqueólogo Mikel Zubimendi y sus resultados sobre la huelga de La Patagonia Rebelde en la zona norte de Santa Cruz. Hubo una gran interés del público que concurrió a la charla.

Martes 19 de noviembre | 13:16

Antes de que comenzara la charla, la Comisión detalló que son una organización independiente de los organismos provinciales del gobierno de Alicia Kirchner. Destacó que son críticos con la política y el doble discurso que reivindica las huelgas de 1921, inaugurando monumentos o sancionando leyes sobre los sucesos de la Patagonia Rebelde.

Pero de fondo siguen persiguiendo a las y los trabajadores de la administración pública, mientras los trabajadores rurales sufren penosas condiciones de trabajo muy parecidas a lo que ocurría hace 100 años atrás y el gobierno provincial nada hizo para que puedan trabajar en mejores condiciones.

Zubimendi a lo largo de la charla compartió datos interesantes sobre la huelga de 1921 en la zona de Jaramillo, Caleta Olivia y Puerto Santa Cruz. Durante su exposición menciona que allí dirigía a los peones huelguistas uno de los líderes principales de la Patagonia Rebelde como lo fue José Font o más conocido como: Facón Grande.

Detalló además los recientes documentos que rescató de algunos de los familiares de los protagonistas del conflicto obrero. Por ejemplo encontró diarios personales de algunos de los estancieros que fueron prisioneros de los huelguistas y que relatan las peripecias que se desarrollan mientras escapan de las tropas del capitán Elbio Anaya.

Además, Zubimendi compartió mapas gráficos de las estancias por donde pasaron las columnas huelguistas, asentándose en grandes campamentos donde encontró restos de los utensilios que utilizaban en la época. Y además encontró las posibles tumbas de los peones fusilados por el ejército argentino en aquellos años.

Los campamentos solían ser importantes concentraciones de peones que llegaban a ser alrededor de 200, con una caballada de 500 a 2000 caballos. Los delegados se encargaban de cuidar por las armas que tenían los huelguistas y sólo podían disponer de ellas, los que sean considerados como confiables de la Federación Obrera.

En algunos recorridos que realizó por zonas donde transitaron las columnas encontró algunas tumbas de los fusilados de la huelga. Es el caso del paraje de Jaramillo, ya que allí estarían enterrado los restos de Facón Grande y un número que ronda entre 15 a 60 fusilados. También allí estarían los restos de Alejo López, que fue muy renombrado en la actualidad por su hija Aurora López que luchó mediante una demanda al Estado para que encuentren a su padre, pero no llegó la justicia a tiempo y Aurora falleció hace unos meses a los 98 años, sin que tomaran en cuenta su reclamo.

Fue un gran aporte el que realizó el arqueólogo del Conicet al público, con los ricos datos de encontró durante su investigación. También aclaró lo costoso por la distancias de la Patagonia y por lo difícil que es rastrear los lugares si no hay autorización de los estancieros de la actualidad.

Por último anunció la Comisión…, que pronto habrá nuevas actividades antes de que finalice el año, con muestras fotográficas y charlas con más invitados.







Comentarios

DEJAR COMENTARIO