Sociedad

ELECCIONES 2015

Rigoberta Menchú contra Ayotzinapa y a favor de las elecciones

La líder indígena guatemalteca vino a ser observadora del Instituto Nacional Electoral (INE) en las próximas elecciones del 7 de junio. No sólo avala al asesino régimen mexicano responsable de las desaparición forzada de los 43 normalistas de Ayotzinapa: pone en cuestión a los estudiantes.

Bárbara Funes

México D.F |

Viernes 29 de mayo de 2015

En polémicas declaraciones realizadas en la conferencia de prensa que ofreció en instalaciones del INE, publicadas por El Financiero, Rigoberta Menchú, ganadora del Premio Nobel de la Paz en 1992, señaló que los padres de los desaparecidos de Ayotzinapa deben decir la verdad sobre el actuar de sus hijos al momento de su desaparición. ¡Le faltó decir que “algo habrán hecho”, como les decían a los familiares de los desaparecidos en la última dictadura argentina!

Menchú, que dijo defender los derechos humanos y de los indígenas en tantas oportunidades, adoptó una posición reaccionaria frente a la desaparición de los jóvenes de Ayotzinapa, una herida tan dolorosa para los sectores populares en México.

Agrava el cuadro el hecho de que viene a legitimar los próximos comicios, con los cuales el régimen asesino del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Partido Acción Nacional (PAN) y Partido de la Revolución Democrática (PRD) pretende imponer el olvido sobre la noche negra de Iguala.

Peor aun: será observadora en el estado de Guerrero, donde tuvo lugar el ataque contra los normalistas, del cual fueron parte las fuerzas represivas mexicanas en colusión con sicarios del narcotráfico, en la entidad donde aparecieron innumerables fosas clandestinas y donde recientemente, en el municipio de Chilapa, se denunciaron más de 30 desapariciones forzadas más. Rigoberta Menchú será observadora de los votos en el estado donde es infinita la cuenta de los muertos, de los desaparecidos, de los torturados.

Según trascendió, vino con el objetivo de promover la “democracia” y “defender” el voto. Es decir, la líder indígena vino a defender la democracia de los ricos y las trasnacionales y a promocionar el voto a los partidos que tienen las manos manchadas de sangre de los cientos de miles de muertos y desaparecidos en la “guerra contra el narco”, o a proyectos reformistas impotentes como el Morena, que quiere reformar lo irreformable, manteniendo este sistema de explotación y opresión.

Esto en el marco de que 91% de los mexicanos no confía en los partidos tradicionales, de acuerdo con los datos de un estudio reciente.
No sólo eso: con su presencia pretende avalar al cuestionado INE y a su repudiado titular, el racista Lorenzo Córdova que en una conversación telefónica se burló de la manera de hablar de otro líder indígena.

De acuerdo con lo que informan distintos medios, como El Excelsior, El Economista y La Jornada, entre otros, su fundación, Rigoberta Menchú Tum, cobró 30,000 dólares más IVA a las fundaciones Tendiendo Puentes y Murrieta, de los cuales el INE aportó 10,000 por realizar esta indigna encomienda.

Cooptación: premios y dinero

¿Cuándo empezó la transformación de activista social a figura para represtigiar a la sangrienta democracia mexicana?

Es difícil decirlo. Pero algo debe tener que ver la recepción del Premio Nobel de la Paz, ya que quien recibe este premio recibe alrededor de un millón de dólares.

Es una forma que tiene este sistema de explotación y opresión de cooptar a luchadores que tiene gran influencia sobre los sectores populares.

Así fue que fungió como mediadora, predicando la conciliación entre la guerrilla guatemalteca y el asesino gobierno de Guatemala, tras el genocidio de la guerra civil que se desarrolló entre 1962 y 1996. Esta “guerra” dejó como saldo aproximadamente 200,000 muertos, 45,000 desaparecidos y 100,000 desplazados, cuyos autores intelectuales -como José Efraín Ríos Montt- y ejecutores materiales aún están impunes.

Rigoberta Menchú es hoy un vivo recordatorio de lo que puede suceder cuando los luchadores sociales no tienen como estrategia la destrucción de este sistema de explotación y opresión y la lucha por el comunismo, entendido como la centralización y planificación de las fuerzas productivas a escala global en tanto base material para construir una sociedad de productores libres y asociados.






Temas relacionados

Lorenzo Córdova   /   Instituto Nacional Electoral (INE)   /   Elecciones 2015 en México   /   Ayotzinapa   /   Sociedad   /   Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO