Cultura

Ska y Reggae

Rico Rodríguez: biografía de un rude boy

De origen cubano y criado en Jamaica, Rico Rodríguez supo ser en vida la leyenda del trombón para la música desde los años 50 hasta su muerte en 2015. Una reseña de su vida musical.

Domingo 28 de mayo | Edición del día

Emmanuel Rodríguez, más conocido como Rico Rodríguez, nació el 17 de octubre de 1934 en la Habana, Cuba. Sin embargo, durante su infancia se mudó a Kingston, Jamaica junto a su familia. Su padre era cubano y su madre jamaiquina.

De pequeño, Rico aprendió a tocar la trompeta y el saxo pero fue en la escuela Alpha Boys, una escuela especializada en música, donde aprendió a tocar el trombón junto a otros grandes instrumentistas que pasaron por la misma escuela: Tommy Mc Cook, Roland Alphonso y Don Drummond (otro trombonista).

En los años 50, Rico se convierte al movimiento rastafari y a principios de los 60 emigra a Inglaterra. Para ganarse la vida en esos primeros años trabaja como electricista para British Telecom.

Tal como sucede con muchas otras formas de expresión cultural, la música logra transmitirle a Rico de manera inmediata diferentes sensaciones que otras formas de arte quizás no pudieron. Rico llevaba en sí una amplia gama de estilos musicales basada en sus orígenes: la música cubana con origen europeo y africano, la música jamaicana que es el árbol genealógico del reggae, y de allí el jazz, el ska, el sound system, el rock steady, reggae, dub, entre otras. Fue un trombonista con diversos estilos arraigados y colega de muchos instrumentistas de la época que se dedicaron en tiempo y forma a los placeres de los bronces.

Rico acompañó a Bob Marley en su primera gira europea y así lo explaya años más tarde: "Lo adoro, tanto por lo que significa como inspiración artística como por lo que hizo por mí, personalmente. Bob Marley fue el primer artista jamaiquino que me invitó a salir de gira con él. Siempre me ayudó mucho, y creo que nadie ocupará ese lugar que ocupa él en mi corazón. En el mío, en el de los músicos y en el de la gente de Jamaica."

Su madre, una mujer humilde de Kingston, fue quien inscribió al joven Rico en Alpha Boys. Dirá él años más tarde trayendo este recuerdo: "Éramos muchos músicos y pocos instrumentos; era difícil disponer de uno. Con el tiempo empezó a haber más, pero tenías que arreglártelas con lo que hubiera. Yo toqué el triángulo, por ejemplo, y recién a fines de la década del cuarenta tuve la oportunidad de tocar el trombón".
Rico no tenía noción que al momento de salir de Alpha Boys se convertiría en un artista que sellaría con su imagen y estilo la música durante varias décadas. “La vida era tan difícil”, expresa. “Por eso muchos de mis amigos se rindieron: cuando terminamos la escuela y no había trabajo, las únicas posibilidades para un músico parecían ser la banda del ejército y las orquestas oficiales. Por suerte yo seguí tocando, nunca me rendí, y tuve mi recompensa.”

La recompensa fue haber tocado con The Skatalites, Bob Marley, Lee Perry, The Police, Madness, Specials, Paul Weller. Haber recorrido el mundo con su trombón y convertirse en el instrumentista más prolífico del auténtico reggae de raíces.

En noviembre de 2000, con 65 años acuesta, Rico Rodriguez, la leyenda del trombón del reggae, visitaba Argentina por primera vez. En aquella oportunidad ofreció una inolvidable presentación junto un seleccionado de músicos que bajo el nombre de Roots To The Bone Band acompañaron a Rico durante el show.

Conformado por miembros de las bandas argentinas Dancing Mood, Mimi Maura, Los Cafres y Los Intocables, a la presentación le acompañaron entrevistas en algunos medios locales como una en Página 12: “Creo que la popularidad que consiguió nuestra música se debe a esa identificación que tuvimos desde el principio con la gente local, en los puertos centrales de Kingston (…) eran tiempos muy difíciles. No podía comprarme un instrumento, pero hacía todo lo que estuviera a mi alcance. Algunas veces ganaba un concurso en el teatro de la ciudad (...). Pero era duro, eran tiempos muy duros. No había trabajo, no había nada, pero había gente buena. Y mucho talento. (…) Mi gran maestro fue Don Drummond, a veces se enfadaba mucho cuando había algo que hacía mal con el trombón, él fue mi primera inspiración. (…) Con Lee Perry trabajé mucho tiempo, y creo que es uno de los tipos con más experiencia y sabiduría dentro de un estudio de grabación. Es un profesional brillante. Y trata a los músicos muy bien, es muy comprensivo”.

El reggae en la vida de Rico representa un sentimiento original de la gente de Jamaica y la necesidad de expresarse tuvo mucho que ver con las dificultades que atravesaban y que sigue atravesando el pueblo jamaiquino hoy día. Una violencia social permanente, poco trabajo.

Rico Rodriguez tocó regresó en otras oportunidades a Buenos Aires y colaboró en producciones de Dancing Mood, la banda liderada por Hugo Lobo, que cuenta con grandes trombonista como Martino Gesualdi y Fernando Albareda, entre otros reconocidos músicos emergentes.

Para los que disfrutamos de la música instrumental, Rico no pasa desapercibido. 
El 4 de septiembre del 2015, a la edad de 80 años, Rico partía de este mundo dejando un gran legado. Muchos de los jóvenes que deciden tocar el trombón lo tomamos como un gran referente con una gran admiración y no dejamos de ovacionarlo.








Temas relacionados

Rico Rodríguez   /    Ska    /    Reggae   /    Música   /    Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO