Juventud

OPINIÓN

Revolución, psicología y marxismo

En el marco de la cátedra libre “A 100 años de la Revolución Rusa”, En Clave Roja (Juv. PTS + independientes) impulsa un panel en la Facultad de Psicología UBA, para debatir cómo organizarse para defender la educación pública y poner la formación al servicio de las mayorías, desde la mirada de Lev Vigotsky.

Melina Michniuk

Consejera directiva electa - Psicología (UBA)

Yohia Cardoso Marino

Fac. Psicología UBA

Lunes 17 de abril | 11:39

¡Nuestra educación vale más que sus ganancias!

La postal del macrismo reprimiendo docentes en pleno Congreso volvió a hervir la sangre de los miles de estudiantes y trabajadores que defendemos la educación pública y salimos a las calles contra la política que viene aplicando Cambiemos a nivel nacional. Una política de ajuste y represión que también los gobernadores del FpV-PJ aplican en sus provincias.

Mientras Macri invierte más de 191 mil millones de pesos en el ministerio de defensa para fortalecer su política represiva, los reclamos de los docentes contra el techo salarial que impone junto a Vidal, contra la represión, por la apertura de la paritaria nacional y la mejora de las condiciones en las que enseñan, se hicieron eco desde la Plaza de Mayo con clases públicas retumbando hasta las universidades. Más de 10 mil docentes no cobran por trabajar en la UBA, los llamados ad-honorem, una realidad del sistema educativo que sostuvo el kirchnerismo y sobre el que se para Cambiemos para llevar adelante su avanzada sobre la educación.

En la Facultad de Psicología el ajuste tiene su correlato de la mano de la decana y vicerrectora de la UBA, Nélida Cervone (UCR/Cambiemos), con persecución político-ideológica y cierres de comisiones, así como la implementación de una resolución que le permite reducir el plantel docente. Mientras Cervone cobra más de 170 mil pesos mensuales, un cargo de ayudante de primera semiexclusiva (que es el cargo inicial) cobra un sueldo debajo de la línea de pobreza. Una realidad que también compartimos los que estudiamos, que en la mayoría de los casos trabajamos precarizados 8 o 9 horas por día para poder bancar la facultad, gastando fortunas en transporte, apuntes y fotocopias. Nuestra educación vale más que sus ganancias, por eso en este panorama nacional con su correlato en la UBA donde tan solo llegan a recibirse casi 3 de cada 10, los estudiantes tenemos el desafío desde exigir que hayan becas integrales para que la educación pública sea accesible para todos hasta cuestionar al servicio de qué ponemos nuestra formación en la universidad.

Te puede interesar: Nuestra educación vale más que sus ganancias

¡Qué estudiantes y docentes decidamos!

Son moneda corriente los cuestionamientos, desde diferentes ángulos, al plan de estudios de la carrera Psicología. La persecución política a docentes no alineados a la ideología de las autoridades pertenecientes a Cambiemos, es tan solo una parte de un entramado en el que se impide la libertad de cátedra para sostener férreamente la actual línea de pensamiento. Algo que se evidencia en la ausencia del marxismo, o de otras corrientes de pensamiento. Tampoco faltan las críticas sobre el abordaje de género y sexualidad que reproduce y legitima la violencia hacia las mujeres y la diversidad sexual.

Es que dicho plan, que data de hace más de 30 años y fue establecido post-dictadura, tuvo el objetivo de instalar un nuevo lineamiento, muy lejano de los cuestionamientos que había logrado incorporar el movimiento estudiantil y docente a la currícula en los 70’ sobre el rol en la sociedad de la universidad y la formación académica. Así es que llegamos a la actualidad con una línea hegemónica de formación ahistórica y descontextualizada, enfocada en el individuo, y sin contemplar la vida real, cotidiana y los sufrimientos de las grandes mayorías.

La lucha por la defensa de la educación pública ante la avanzada macrista, no sólo nos impone repensar cómo poner el conocimiento al servicio de los explotados y oprimidos, sino también la necesidad de organizarnos junto a los docentes para dar esta pelear por otra formación. Una pelea que tenemos que dar con métodos de organización democráticos donde estudiantes y docentes podamos decidir con asambleas, comisiones o cuerpos de delegados, contra el feroz funcionamiento antidemocrático de la universidad y su Consejo Directivo en manos de radicales. ¡Siendo una amplia mayoría que supera los 11 mil estudiantes en la facultad, tan solo tenemos el 25% de representación para poder decidir el rumbo de la universidad!

La revolución rusa y el marxismo de Vigotsky entran en Psicología

A 100 años de la Revolución Rusa, desde la red de agrupaciones En Clave Roja (Juventud del PTS + Independientes) y en el marco de la cátedra itinerante que estamos impulsando sobre la misma en toda la UBA, queremos traer a la facultad debates sobre nuestra formación.

Nos proponemos abordar los desarrollos del psicoanálisis en la URSS y también las ideas de Lev Vigotsky, alrededor de lo que llamó “la crisis histórica de la psicología” y que elaboró al calor del nacimiento del primer Estado obrero. Volver a los aportes de Lev Vigotsky, implica retomar aquella “crisis” de este campo que se hallaba dividido entre los dualismos que lo poblaban en la época (materialismo vulgar, puro biologicismo, vs. perspectivas idealistas, ciencias del espíritu) y que hoy podrían verse traducidos en corrientes de la psicología como el reduccionismo neurocientífico y el del psicoanálisis lacaniano. Frente a estas tendencias que imprimen los dualismos de mente/cuerpo y naturaleza/cultura, Vigotsky plantea un proyecto superador para una Psicología General, con el método marxista del materialismo dialéctico, proponiéndose crear un marco común para toda la psicología. Todos sus desarrollos se encuentran impregnados de los objetivos de la Revolución Rusa, donde trabajadores y campesinos decidieron cambiar la sociedad de cuajo para eliminar cualquier tipo de opresión y explotación que el sistema capitalista hacía caer sobre sus hombros.

La perspectiva marxista de Vigotsky que nos proponemos debatir, lejos está de aquellas que la igualan, como sucede en nuestra facultad, al comunismo con el período estalinista de la URSS. En 1917, muchos se pusieron al frente de cuestionar la sociedad desde su base y el psicoanálisis resultó igualmente influenciado por este proceso. Tanto León Trotsky como Vigotsky sostuvieron, tanto con el psicoanálisis como con el resto de las corrientes de la psicología, una perspectiva de diálogo y pusieron a disposición del pueblo las obras de autores como Sigmund Freud. Una realidad que cambió con el proceso de burocratización del estalinismo que hizo retroceder en gran parte las conquistas de dicha revolución y cercenó y manipuló textos como los libros de Vigotsky, quitando de la escena la influencia del marxismo en su obra.

A 100 años de este hito en la historia, con las herramientas del marxismo, queremos traer los cuestionamientos necesarios para pensar nuestra formación al servicio de la transformación social y de las grandes mayorías. Una transformación y cuestionamiento de la sociedad y la universidad que se debe pensar en el marco de las batallas que estudiantes y docentes, con nuestra organización, debemos llevar a cabo en el marco del ajuste y ataques del gobierno de Cambiemos.

Con esta perspectiva y para abrir estos debates, desde En Clave Roja, te invitamos a participar de la charla “Revolución, psicología y marxismo” en la Facultad de Psicología (UBA), con la participación de Juan Duarte (Lic. en Psicología, docente de la materia Psicología del CBC y editor de la Revista “Ideas de Izquierda”) y Enrique Carpintero (Lic en Psicología y Director de la Revista “Topía”) el próximo miércoles 03/05 a las 19hs en la sede Independencia 3065.






Temas relacionados

Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO