Juventud

Córdoba

Restaurantes del Casino de Carlos Paz y la pandemia de la precarización

En la temporada turística facturó casi 300 mil pesos por noche, pero sus dueños frente a esta pandemia se niegan a pagar un salario a sus trabajadores.

Owi

Viernes 20 de marzo | 01:02

El fin de semana pasado cerraron las puertas del Casino de Villa Carlos Paz como medida preventiva del Gobierno Provincial ante la amenaza de contagio del CoronaVirus, por lo cual los trabajadores (yo trabajo – o trabajaba – en el restaurant adherido a éste) tenemos que dejar de asistir.

Hasta ahí todo bien, no nos oponemos a cuidar nuestra salud y la de los demás, el problema se presenta cuando, ni desde el gobierno, ni desde la patronal, presentan un plan de solvento para las y los trabajadores “eventuales”, es decir, negreados, precarizados, sin ninguna representación, ni derecho laboral, para pasar los días que no trabajaremos.

Las y los "eventuales cobramos por día, es decir, día no trabajado es día no pagado. La empresa deja a su suerte a decenas de trabajadores gastronómicos.

Para los jóvenes que laburamos "eventuales" el coronavirus pega hace rato y se llama precarización y explotación de las patronales

En mi caso fue así: el día del cierre mandan un mensaje al grupo de whattsapp que tenemos diciendo que nos tomáramos franco el sábado, porque la empresa estaba decidiendo "qué hacer con nosotros". Ese sábado, nos llaman por teléfono a uno por uno diciéndonos que "por lo menos por 20 días no iban a requerir de nuestro trabajo por la baja demanda del restaurant".

Sí, podrían chamullarnos un toque y decirnos que es porque "se preocupan por nuestra salud", pero los patrones son así, viste, ya nacen con el corazón ortiva. Y en un intento de caridad, a mí me tira un “no tengas miedo, todo esto va a pasar”.

No le puedo decir al tipo que no tengo miedo, lo que tengo es bronca y mucha. No puedo terminar de pagar las facturas y encima los servicios cada vez vienen más caros. La mayoría de mis compañeros son sostén de económico de sus familias. Nos dejan en banda porque quiere cuidar su bolsillo, "por la baja demanda del restaurant", a pesar de que hace solo dos semanas se terminó la temporada, que fueron dos meses y medio donde el tipo facturaba, en promedio, $300 mil por noche.

Ahora, desde el Gobierno provincial y el Estado tampoco ofrecen mucho para los trabajadores, nos dicen que nos quedemos en nuestras casas, y un par de consejitos más, pero de solvento económico nada. A los negreados como yo nos dejan sin guita, y a los que si tienen que ir a laburar, como los trabajadores de industria y de servicios, los exponen a espacios de muchedumbre, es decir, de potencial transmisión del virus, como el bondi o el tren. Para ellos, nuestras vidas no valen nada, solo les importa sus ganancias.

Hoy el gobierno nacional anunció una cuarentena general para todo el país. Esta medida genera una enorme incertidumbre sobre la vida de millones de familias. Sigue sin estar claro que ocurrirá con los puestos de trabajo, cual será la situación de quienes se encuentran en la informalidad, trabajando en negro, precarizados o viviendo de changas. Cada vez es mas urgente que se prohíban los despidos y que se garantice un solvento económico para los trabajadores informales, como somos la mayoría en gastronómicos. Para los jóvenes que laburamos "eventuales" el coronavirus pega hace rato y se llama precarización y explotación de las patronales.

Si tenemos que "quedarnos en nuestras casas" que sea bajo condiciones adecuadas, no sin dinero para poder comer, sin posibilidad de conseguir (ni comprar) los mínimos elementos necesarios de cuidado y prevención, con incertidumbre por nuestras vidas y la de nuestras familias. La insistencia de los gobiernos en acciones de responsabilidad individual oculta que -si bien son necesarias-, por sí solas no pueden solucionar esta crisis. Necesitan ser acompañadas por medidas de fondo: dejar de pagar la deuda, y utilizar esos fondos para otorgar subsidios de emergencia a quienes no tienen trabajo ni cobertura de salud, garantizar licencias pagas al 100% de todas y todos los trabajadores que puedan tener síntomas o peligro de contagio, y un aumento de emergencia en el presupuesto de salud, para asegurar que estén disponibles todos los insumos y profesionales de la salud necesarios en esta situación.

Te puede interesar: Coronavirus: ocho medidas de emergencia para que Argentina no pase por lo mismo que Italia







Temas relacionados

Pandemia   /    Carlos Paz   /    Puestos de trabajo   /    Trabajo informal   /    Precarizados   /    Córdoba   /    Juventud   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO