LA IZQUIERDA DIARIO PREGUNTA

Responde Laura Belli

Martes 27 de febrero | Edición del día

1.

Me parece una respuesta lógica al pedido que las mujeres venimos haciendo desde ya hace muchos años. Especialmente en las últimas marchas, la necesidad de avanzar sobre la legalización del aborto estuvo presente y en el centro de las movilizaciones. El reconocimiento y ampliación de los derechos de las mujeres viene creciendo con mucha fuerza en nuestro país y por ello era ineludible que el gobierno se hiciera eco de esto.

De todos modos hay tener cautela, que se baje la orden de permitir el debate no implica de ningún modo que el oficialismo esté a favor de la legalización. En la mayoría de los bloques hay posiciones divididas y el camino hacia la aprobación del proyecto de ley es aún largo. Lo que no se puede negar es que el aborto legal, seguro y gratuito es una deuda enorme de la democracia y que nuestro reclamo no va a cesar hasta que logremos que se apruebe.

2.

Como en la conquista de cualquier derecho, las vías son múltiples y se deben ocupar todos los espacios posibles. El trabajo que vienen haciendo hace años las mujeres de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito es indispensable. En estos días van a presentar por séptima vez el proyecto para la legalización del aborto, que hasta ahora nunca cobró estado parlamentario. Esto es una muestra tangible de que no se trata de una temática novedosa, sino de un reclamo que las mujeres venimos realizando hace años.

Las marchas convocan cada vez más gente, mujeres (de todas las edades) que quizás nunca antes habían participado de una movilización para reclamar por un derecho que se les niega. Y esto tiene que ver también con que el debate salió de los grupos de militancia y llegó a muchas más personas. Esto no habría sido posible sin las compañeras, de diversos espacios, que ponen (ponemos) el cuerpo en espacios que muchas veces son hostiles, pero que permiten alcanzar a mujeres que de otro modo estarían fuera de la conversación. Que en la televisión abierta, en los principales diarios y radios se haya logrado poner el tema en agenda es muy valioso.

3.

Creo que el trabajo doméstico no remunerado y los cuidados en salud no remunerados (de hijos y adultos mayores, especialmente) son dos temas que tienen que comenzar a ocupar un lugar central. Ambos contribuyen en grandes proporciones a la brecha salarial y recaen casi con exclusividad sobre las mujeres. Hasta que no se dé visibilidad a estas cuestiones, no se va a poder lograr la equidad entre varones y mujeres.

Laura Belli es coordinadora de temas de Salud en Econofemini(s)tas. Es Doctora en Filosofía (UBA), docente de Ética (FFyL - UBA). Investiga sobre la relación entre humanidades y ciencias de la salud en el contexto de la ética médica.







Comentarios

DEJAR COMENTARIO