LA IZQUIERDA DIARIO PREGUNTA

Responde Flor Freijo

Martes 27 de febrero | Edición del día

1.

Pienso que el anuncio del gobierno se debe a un problemática instalada a través de la militancia desde hace mas de 30 años del movimiento de mujeres y que no se puede desoír que el movimiento de mujeres está logrando una transversalidad muy importante, en esta coyuntura. Primero, a través del Ni Una Menos de 2015, donde se mediatiza y se empieza a hablar específicamente de las cuestiones que tienen que ver con femicidios y violencia de género. Pero después, eso fue creciendo y empezamos a hablar de abuso en los medios de comunicación, de la feminización de la pobreza, de que no se cumplía el cupo legislativo en las cámaras, entonces se peleo también por eso. Fueron muchas luchas, muchos derechos que se fueron conquistando, que si bien se venían peleando hace tiempo, esta situación se aceleró en el lapso de los dos últimos años. Y empieza lo que tiene que ver con la demanda del aborto, que está instalada hace muchos años por la Campaña a través de su consigna de “educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar y aborto legal para no morir”. Empieza entonces, esta campaña por visibilizar esta problemática que hay en democracia, que tiene que ver con la Salud Pública, que quienes son más afectadas son las mujeres pobres y que hay mucha hipocresía alrededor del debate del aborto. Entonces, lo que hizo el gobierno no es más que reconocer estos derechos que venimos ganando, estos años de lucha, esta resistencia del movimiento de mujeres a nivel transversal. Y, ante la interpelación insistente, salieron a decir que abrirían el debate.

2.

Creo que para conseguir el derecho al aborto las vías son primero, que no se caiga el debate y que se debata todas las veces que se tenga que hacer, hasta que se genere un proyecto superador a lo que hay hasta el momento. Pero el último objetivo es el proyecto de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto. Ése es el objetivo que hay que alcanzar, que las mujeres puedan abortar porque es su derecho hacerlo. Hay que generar equipos multidisciplinarios para poder salir de la opinión en sí y de las creencias religiosas; ver desde la política comparada qué pasa en otros países; desde la salud ver qué implica la posibilidad de acceder a un aborto; en materia de desarrollo económico… Muchas aristas que habría que analizar para poder llegar a un debate maduro y serio.

3.

Hay muchos reclamos para hacer de cara al paro del 8 de marzo. Pero creo que hay dos que no están todavía visibilizados con fuerza: uno es la situación de las personas trans y travestis. Creo que es importante que el colectivo de trans y travestis se posicione con fuerza, y que cuando generan acciones de visibilización estén apoyados por otros colectivos. Por ejemplo, el movimiento de mujeres tiene que hacer propias sus demandas. El otro colectivo que creo que no está visibilizado es el de las mujeres indígenas, rurales, campesinas y afrodescendientes. Incluso ellas mismas dicen que no se sienten dientificadas con este feminismo cosmopolita. Ellas tienen representantes, pero no son muchas las que están relacionadas con el movimiento de mujeres que tiene incidencia pública. Me parece que habría que trabajar más activamente en la llegada de sus demandas al interior del movimiento de mujeres y poder visibilizar que, dentro de la cadena de desigualdad, están en el último eslabón. La mujer indígena sufre una triple exclusión: racial por ser indígena, económica por ser pobre y sufre obviamente una exclusión de género por ser mujer. Creo que estos dos colectivos tienen demandas que deben ser visibilizadas y necesitamos generar solidaridad al interior del movimiento de mujeres en este sentido.

María Florencia Freijo es Licenciada en Ciencias Políticas, especializada en Geopolítica Latinoamericana por el PLED y en Derecho internacional ambiental por la USAL. Trabaja en barrios y con comunidades de pueblos originarios.







Comentarios

DEJAR COMENTARIO